Analizamos la fusión entre PSA y FCA… así es este nuevo gigante del automóvil

Peugeot, Citroën, Opel, Fiat y Jeep se unen

Esta semana se ha producido uno de los acontecimientos más importantes del año en la industria del motor. Este jueves 18 de diciembre se ha dado luz verde a la fusión entre dos grandes grupos de automóviles.

Por un lado tenemos a PSA, que reúne a firmas como Peugeot, Opel, Vauxhall, Citroën y DS. Y, por otro, se trata de FCA, que reúne a marcas como Fiat, Jeep, Alfa Romeo, Chrysler, Maserati, Lancia, Dodge, Chrysler y RAM, entre otros.

La unión de ambos grupos, que es al 50%, es decir ninguno prevalece sobre el otro, redundará en uno de los grupos automovilísticos más grandes del mundo.

En concreto, si tenemos en cuenta su nivel de ventas y con datos de 2018, estaríamos hablando de un total de 8,7 millones de unidades vendidas, una facturación de 170.000 millones de euros al año y un beneficio operativo de 11.200 millones de euros, con un margen del 6,6%.

Analizamos a continuación los motivos que llevan a esta alianza que según sus responsables será efectiva en el plazo de un año o año y medio.

¿Por qué se fusionan?

El principal motivo por el que estos dos grupos constructores (FCA y PSA) se fusionan es porque juntos pueden ser más fuertes que por separado.

Hoy en día el automóvil está viviendo una situación complicada. La llegada de los nuevos sistemas de propulsión eléctricos, la conducción autónoma, los coches conectados, la competitividad…

Todo ello supone inversiones muy cuantiosas, que son difíciles de amortizar cuando las ventas son menores.

Por ello, desde FCA y PSA creen que si se unen podrán realizar unas sinergias de cerca de 3.700 millones de euros, una cifra que, sobre todo, procedería del ahorro de plataformas y motores, pero también de inversión en nuevas tecnologías.

En este sentido, desde ambas compañías señalan cerca del 60% del total de las ventas de ambos grupos corresponderán a dos únicas plataformas, entre las que entendemos que las nuevas de PSA (la EMP1 y la CMP) serían las mejor posicionadas.

A ello hay que sumar una mayor internacionalización de las marcas. Conviene recordar en este sentido que PSA inicialmente era una marca francesa.

Después, en 2017, compraron Opel y se introdujeron en Alemania e Inglaterra, con Vauxhall. Y ahora con FCA hacen lo propio con Estados Unidos, con firmas muy presentes allí como Jeep.

En este sentido, desde la nueva compañía señalan que el 46% de su volumen de negocio procederá de Europa y el 43% de Norteamérica.

¿A cuántas personas afecta en España?

Esta nueva fusión entre FCA y PSA creará una gran multinacional en todo el mundo. En total estamos hablando de cerca de 400.000 personas.

De todas ellas, en torno al 3,75% pertenecen a España, cerca de 15.000 trabajadores. En este sentido, además, el Grupo PSA cuenta con tres fábricas en España, que son Vigo, Zaragoza y Madrid.

En cuanto a los directivos, el consejero delegado será el actual presidente del Grupo PSA, Carlos Tavares; mientras que John Elkann, será el presidente. Ocuparán estos cargos durante los próximos cinco años.

Cuarto grupo constructor mundial

Esta fusión, además, supondrá como hemos señalado anteriormente crear el cuarto constructor mundial de automóviles.

Según las ventas de 2018, las últimas cifras que manejamos, en primera posición estaría el Grupo Volkswagen, con cerca de 10,8 millones de unidades vendidas y las marcas de Volkswagen, Audi, Seat y Skoda. La segunda plaza sería para la alianza RenaultNissan-Mitsubishi con 10,8 millones de unidades.

Y el tercer lugar del podio estaríamos hablando del Grupo Toyota, con cerca de 10,6 millones de unidades. A partir de ahí sería cuando llegaría el nuevo grupo formado entre PSA y FCA con cerca de 8,7 millones de unidades.

Este nuevo grupo, por tanto, superaría fabricantes como General Motors, Hyundai-Kia, Ford, Suzuki, BMW o Daimler entre otros.

En Europa PSA vende el doble que FCA

Como decíamos anteriormente, una de las razones principales para esta fusión es que se complementan bien estos dos grupos, sobre todo en lo que a mercados se refiere.

Si comenzamos con Europa, aquí no hay duda. PSA tiene todas las de ganar. En 2019, por ejemplo, ha comercializado un total de 2,27 millones de coches entre los meses de enero y noviembre de todas sus marcas.

Por el contrario, FCA ha vendido en este mismo período 860.800 unidades de sus marcas Fiat y Jeep, principalmente.

Eso significa, por tanto, que mientras que PSA es muy fuerte en Europa con marcas como Peugeot y Opel como las más vendidas con algo menos de un millón de unidades cada una; en FCA, Jeep es la marca con más fuerza en otros mercados como Estados Unidos.

De hecho, en 2018, FCA comercializó un total de 4,8 millones de unidades, frente a las 3,9 millones de unidades de FCA. Y algo similar ocurre con los beneficios, ya que FCA logró en 2018 unos beneficios netos de 110 millones de euros, mientras que PSA logró un total de 58 millones de euros de beneficios.

Esto significa por tanto que, aunque inicialmente nos puede parecer que PSA es un grupo mayor que FCA, esto es así porque vivimos en Europa y aquí hay dos marcas muy potentes como Peugeot y Opel. Sin embargo, fuera de Europa FCA tiene más presencia, sobre todo en América.