BLACK FRIDAY Desde el 11 al 29 de Noviembre

Opinión del nuevo Toyota RAV4

Una opción polivalente cuya última versión no te dejará indiferente

8/10
Puntuación carwow
Esta es la valoración de nuestros expertos tras probar el coche
  • Habitabilidad interior
  • Consumo controlado
  • Comportamiento mejorado
  • Aptitudes off-road en retroceso
  • Precio algo excesivo
  • Diseño menos agresivo

35.150 € - 44.950 € Gama de precios

5 Asientos

4,3 - 4,6 l/100km

Resumen general

El Toyota RAV4 que se vende en la actualidad salió al mercado a finales de 2018. Este nuevo RAV4 se corresponde con la quinta generación del todocamino japonés. Se trata de un SUV híbrido de tamaño notable que tiene en todas sus versiones 5 plazas. Se ofrece con tracción delantera o total y con una sola motorización híbrida convencional de gasolina que le permite obtener la etiqueta ECO de la DGT.

El punto fuerte de este coche es sin duda su eficiencia, ya que el sistema híbrido es totalmente nuevo y mejora al de la generación anterior. Ahora es más eficaz en las aceleraciones pero también más ahorrador. Además, el interior es muy amplio y el equipamiento de serie es generoso.

Hay modelos más ágiles, aunque la configuración de las suspensiones es buena. El cambio automático ha mejorado, pero sigue siendo un CVT (Variador continuo). Esto implica que el motor se revoluciona mucho en las aceleraciones. El sistema de infoentretenimiento podría tener gráficos más actualizados.

Es en ciudad donde más partido se le saca al sistema híbrido, sin embargo, las grandes dimensiones de este RAV4 penalizan la agilidad y el aparcamiento. El tacto del freno es algo raro, un punto común en los vehículo híbridos y eléctricos debido al sistema de recuperación de energía.

En términos de diseño este Toyota RAV4 cambia notablemente respecto a su predecesor. Ahora es un coche mucho más rectilíneo con rasgos más musculosos, por lo que en general se aprecia como un coche más grande. Algo que no se corresponde con sus medida, ya que incluso pierde medio centímetro de largo respecto a la anterior generación.

En carwow podrás comparar las mejores ofertas y elegir el precio que más se amolde a ti para comprar tu nuevo Toyota RAV4.

Con un PVP mínimo de 35.150 € y un máximo de 44.950 €, el RAV4 se sitúa como una de las mejores opciones del mercado, y más aún teniendo en cuenta las grandes ofertas de nuestra red de concesionarios.

Configura el acabado y el motor que más te interesen y disfruta de un ahorro medio de hasta 4.567 €.

Motor – Acabado

PVP  Ahorro medio carwow*
2.5l 220H Advance 5dr 35,150 € 2,535 €
2.5l 220H Advance 4WD 5dr 38,350 € 2,967 €
2.5l 220H Advance Plus 5dr 37,150 € 2,568 €
2.5l 220H Advance Plus 4WD 5dr 40,350 € 2,856 €
2.5l 220H Feel! 5dr 39,150 € 2,770 €
2.5l 220H Feel! 4WD 5dr 42,350 € 3,231 €
2.5l 220H Luxury 5dr 41,750 € 2,982 €
2.5l 220H Luxury 4WD 5dr 44,950 € 3,328 €

*Precio sujeto a financiación con el concesionario.

El Toyota RAV4 cuenta con una sola motorización híbrida convencional de gasolina, por lo que obtiene la etiqueta ECO de la DGT. El nombre técnico para este conjunto mecánico es 220H y produce una potencia total combinada de 218 o 222 CV en función de si elegimos la tracción delantera o total.

En las versiones 4×2 este sistema híbrido está compuesto por dos motores, uno de combustión y otro eléctrico, ambos mueven las ruedas del eje delantero. El gasolina es un bloque de 4 cilindros y 2,5 litros de cilindrada atmosférico que se combina con otro eléctrico a través de una transmisión de variador continuo.

Este sistema de cambio no tiene marchas propiamente dichas, mediante un tren epicicloidal formado por una correa se varía el recorrido de esta para que el motor se encuentre siempre en su rango óptimo de giro, evitando así los saltos entre marchas. Este tipo de transmisión también simplifica la acción conjunta de un motor eléctrico y otro de combustión.

Es un sistema de transmisión muy similar al que utilizan los ‘Scooters’, a pesar de tener virtudes también presenta defectos. El primero es que revoluciona continuamente el motor cuando el conductor demanda una aceleración fuerte, esto eleva la rumorosidad en el interior del habitáculo. El segundo defecto más común de estos sistemas es que no son del todo eficaces a la hora de gestionar cifras de par y potencia elevadas en los primeros compases de la aceleración, por lo que en ocasiones parece que patinan y se pierde potencia.

Lo cierto es que en este Toyota RAV4 ambos problemas apenas están presentes, quizás la insonorización del motor podría mejorar, puesto que el motor se escucha claramente en aceleraciones exigentes, pero la parte importante es que el conjunto responde de manera correcta y podemos aprovechar la cifra de potencia que declara el motor.

En las versiones 4×4 encontramos un tercer motor eléctrico que se encarga de animar el eje trasero, de ahí el pequeño aumento de potencia de 218 a 222 CV. La batería es la misma para ambas versiones, una unidad de hidruro metálico de niquel que tiene 1,6 kWh de capacidad.

El consumo homologado es de 5,5 l/100 km para la versión de dos ruedas motrices y 5,6 l/100 km para las de tracción total. Según nuestra experiencia tras una semana conduciendo el 220H 4×2 podemos decir que es posible conseguir estas cifras de consumo, e incluso reducirlas si circulamos exclusivamente en ciudad.

Encontramos cinco niveles de equipamiento dentro de la gama del Toyota RAV4, son: Advance, Advance Plus, Feel, Luxury y Business. Los modelos japoneses tienen un equipamiento de serie bastante generoso, pero también cerrado, ya que apenas hay elementos opcionales.

Advance

En el escalón de acceso Advance nos encontramos con llantas de aleación de 18 pulgadas, faros full LED, cámara de visión trasera, carga inalámbrica para smartphone, pantalla táctil de 8” e instrumentación digital de 7”.

Advance Plus

El acabado Advance Plus añade elementos como la tapicería de cuero sintética, asientos delanteros calefactables, portón del maletero eléctrico, entrada sin llave y sensores de aparcamiento delanteros y traseros.

Feel

El siguiente escalón se llama Feel, cuenta con elementos estéticos como la pintura Bi-tono, llantas de aleación negras de 18 pulgadas, faros delanteros LED con proyector, costuras azules en la tapicería, levas de cambio y equipo de sonido firmado por la marca JBL.

Luxury

Con el nivel Luxury se incluyen elementos de equipamiento que suben el nivel tecnológico del modelo, son sistemas como la alerta de tráfico traseros, el aviso de ángulo muerto, sistema de cámara 360º y navegador con funciones avanzadas. Además se incluye tapizado de cuero y retrovisor interior electrocromático.

Business

Hay disponible un quinto acabado más enfocado a flotas de empresas que se denomina Business, incluye elementos como el climatizador bi-zona, llantas de aleación de 17 pulgadas, frenos de mano eléctrico o arranque sin llave.

Extras

El equipamiento opcional se reduce a la pintura metalizada (600€), pintura perlada (825€), barras en el techo (250€), techo panorámico (1.300€) y navegador Toyota Touch 2 & Go (850€).

Colores

La gama de colores del Toyota RAV4 se bastante variada ya que alcanza las 8 tonalidades. Hay pinturas sólidas, metalizadas y perladas. La única que se ofrece sin sobrecoste es el Negro Cosmo Metalizado.

A nosotros la pintura que más nos llama la atención por su originalidad es el sólido Urban Khaki, que tiene un notable coste de 1.250 euros. El resto de opciones disponibles son el Blanco Cassic (275€), el Gris Grafito metalizado (600€), Azul Orión metalizado (600€), Plata Luna metalizado (600€), Rojo Tokio Perlado (825€) y Blanco Perlado (825€).

El Toyota RAV4 se enmarca en el segmento SUV-D, ya que mide 4,60 metros de largo. De ancho alcanza el 1,86 m y de alto 1,69 m. Ofrece un maletero de 580 litros y cinco plazas para pasajeros. Se trata de un SUV puro, no coupé, ya que mantiene una línea de techo alta que permite una buena habitabilidad.

Este tipo de vehículos tiene como principal punto fuerte la comodidad que facilita una carrocería más elevada. Esto permite un acceso más fácil al interior del vehículo así como una mejor habitabilidad en el interior.

Su principal rival es, sin duda, el Honda CR-V, ya que es el único SUV-D del mercado que ofrece una versión híbrida convencional. El Lexus NX comparte muchos elementos mecánicos con el Toyota RAV4, ofrece quizás un acabado algo más ‘premium’. El Mitsubishi Outlander también es también similar, pero utiliza un sistema híbrido enchufable y tiene un precio bastante más elevado.

Otros rivales que carecen de mecánicas híbridas son por ejemplo, el Nissan Qashqai, el Volkswagen Tiguan, el el Hyundai Tucson o el Peugeot 3008, que próximamente sí estará disponible con una mecánica híbrida enchufable.

El RAV4 utiliza la plataforma TNGA de Toyota, estas siglas corresponden a Toyota New Global Architecture, esto nos indica que nos enfrentamos a un modelo global y que por tanto se vende inalterado en distintas partes del mundo. De hecho en otros mercados se ofrece una motorización de seis cilindros que no llegará a nuestro mercado.

El Toyota RAV4 tiene un tamaño medio dentro del segmento SUV-D. Mide 4,6 metros de largo, 1,86 m de ancho y 1,69 m de alto. Son cotas muy similares a las del Honda CR-V. El RAV4 sí se desmarca ligeramente en la batalla, gana 3 centímetros respecto a la anterior generación hasta alcanzar los 2,69 metros.

Esto permite que las plazas traseras sean muy amplias, sobre todo en lo que al espacio para piernas se refiere. Es una pena que la banqueta trasera no se pueda desplazar longitudinalmente, ya que esto permitiría aprovechar mejor el espacio interior si, por ejemplo, viajamos con niños.

Ofrece 75 centímetros entre respaldos, en esta medida se ve superado por el Honda CR-V, pero el Toyota RAV4 ofrece una mayor altura libre respecto al techo así como mejora anchura de hombros. Es viable que tres adultos viajen en la parte trasera de una manera relativamente cómoda.

El maletero alcanza los 580 litros de volumen de carga, son 80 l más que los que se ofrecen en el Honda CR-V. Como ya hemos mencionado a partir del acabado Advance cuenta con apertura eléctrica del portón del maletero. También se incluye una alfombrilla de goma que resulta muy fácil de extraer y limpiar, por lo que no tendremos problema al transportar un perro, por ejemplo.

El interior está realizado en materiales simples, la mayoría de ellos son plásticos. Sin embargo, y a pesar de la simplicidad, la calidad de construcción es buena ya que los ajustes entre elementos son correctos. Esto permite pensar que a la larga será más fácil que no aparezcan vibraciones o ruidos.

Quizás el aspecto más criticable del diseño interior es que es algo sobrio, no aporta muchas decoraciones. Los mandos del climatizador también podrían estar mejor integrados en el resto del conjunto, ya que sobresalen y no aportan la misma sensación de solidez que el resto de elementos. Lo bueno es que son mandos totalmente físicos e independientes del sistema de infoentretenimiento, algo cada vez más difícil de encontrar y en nuestra opinión hace que la conducción sea más segura.

La pantalla del sistema de infoentretenimiento está situada en lo alto del salpicadero, esto es bueno ya que para consultarla apenas tendremos que retirar la vista de la carretera. Por suerte combina el panel táctil con dos ruedas que permiten ajustar el volumen o cambiar la frecuencia de la radio sin tener que restar atención de la conducción.

Tanto la resolución de la pantalla como el diseño de los menús podrían ser algo mejores, ya que se aprecian algo anticuados, sobre todo a la hora de usar el sistema de cámaras que no tiene la misma nitidez que el de otros modelos. El navegador es opcional, tiene un coste de (850€) y podría tener un funcionamiento más simple y dar unas indicaciones más claras, ya que es posible confundirse en los desvíos.

También es destacable el hecho de que este sistema multimedia no pueda funcionar ni con Android Auto ni con Apple Car Play, esto nos obliga a prescindir de aplicaciones de mapas de terceros o de música como Spotify. La única solución es utilizar el sistema MirrorLink que permite reproducir la pantalla de nuestro teléfono en la del coche, pero no es una alternativa que ofrezca todas las funcionalidades que sí están presentes en otros modelos de la competencia.

Conclusión

El Toyota RAV4 tiene como principal ventaja su sistema de propulsión híbrido ya que gracias a él consigue unos consumos muy ajustados, además ahora el rendimiento mecánico es mejor que en la generación anterior. La habitabilidad es buena y las calidades correctas, aunque el diseño es algo sobrio. El precio es algo elevado debido al sistema híbrido y dinámicamente el peso del conjunto penaliza ligeramente la agilidad.

¿Estás buscando las mejores ofertas de Toyota RAV4?

En carwow podrás comparar las mejores ofertas de coches nuevos de concesionarios locales y nacionales. Toyota - Concesionario autorizado. ¡Ofertas increíbles y una experiencia de compra sin sorpresas inesperadas!

Compara ofertas de RAV4 4.607 € de ahorro medio