Probamos el nuevo Peugeot 2008, un SUV urbano fabricado en España

Un todocamino de éxito

El SUV más pequeño de Peugeot acaba de estrenar su segunda generación, que ahora gana tamaño, cambia notablemente su diseño y ofrece una versión totalmente eléctrica. Hoy nos subimos en este nuevo modelo para ver cómo se comporta.

Es interesante destacar que este nuevo Peugeot 2008 se ensambla en la factoría de PSA en Vigo, se trata de uno de los modelos más importantes para la marca francesa, eso son buenas noticias para la planta española que hará 1.200 nuevas contrataciones.

El nuevo Peugeot 2008 compite en uno de los segmentos más disputados del mercado, nos referimos al SUV-B o los todocaminos urbanos. Aquí aparecen modelos como el Seat Arona, el Volkswagen T-Cross, el Hyundai Kona o el Renault Captur, este último también acaba de estrenar generación y se le puede considerar el rival más directo del 2008.

Nuevo diseño y medidas

La nueva generación del Peugeot 2008 estrena un nuevo lenguaje estético muy similar al del también nuevo Peugeot 208, podríamos decir que estos dos modelos son hermanos, a pesar de que ahora las distancias en lo que a longitud se refiere se incrementan todavía más.

En el frontal nos encontramos con un conjunto óptico muy característico gracias a las alargadas luces diurnas LED, muy similares a las del Peugeot 508 y también a las del 208. Es un cambio radical respecto al anterior 2008. Esto le confiere un aspecto más agresivo al modelo, que no tiene dificultad para atraer miradas.

El conjunto en general es mucho más afilado con una total predominancia de las líneas rectas así como distintos volúmenes en el lateral. La parte trasera también varía e incluye por ejemplo las letras de Peugeot en el portón del maletero, parece que cada vez más marcas se apuntan a esta tendencia.

La gama de colores también es bastante llamativa, destacando el Orange Fusion de las imágenes. También llama mucho la atención el Rojo Elixir y el Blue Vertigo, este último estará disponible a partir de febrero de 2020.

En cuanto a medidas nos encontramos con un coche notable más grande, ya que alcanza los 4,3 metros, gana dos centímetros de anchura y los pierde de altura. Junto con el diseño estas medidas permiten una imagen más asentada, algo que también ayuda y mucho en el interior del habitáculo.

Interior con i-cockpit

Peugeot lleva ya varios años utilizando una distribución interior algo diferente a la empleada por otras marcas. Esta consiste en utilizar un volante pequeño que de predominancia a la instrumentación, lo denominan i-cockpit. Esta nueva generación del 2008 emplea una versión renovada que mantiene la misma filosofía.

La instrumentación digital cuenta con un efecto tridimensional que sin duda llama la atención cuando nos montamos por primera vez. A través de un sistema de láminas consigue mostrar la información a distintos niveles de profundidad, un buen recurso que sirve para mantener el reclamo tecnológico que últimamente ha utilizado el fabricante francés.

El volante como decimos es más pequeño de lo normal y no nos obliga a colocarlo en una posición especialmente baja para que no interfiera con nuestra visión del tablero de instrumentos. Esto hace que sea algo complicado encontrar una buena postura de conducción, con el paso de los kilómetros es fácil acostumbrarse a la dinámica, pero no creemos que aporte ventajas significativas.

Las calidades interiores son bastante buenas, mejores que las de algunas de sus alternativas más directas. La pantalla táctil es de siete pulgadas y tiene una buena colocación, sin embargo, sigue reuniendo muchas funcionalidades, entre ellas los controles de climatización. De esta manera cada vez que queremos ajustar la temperatura, nos vemos obligados a recurrir a este panel, lo que resta atención de la carretera.

Las plazas traseras han sido las grandes beneficiadas en el aumento de longitud que ha sufrido el Peugeot 2008, gracias a los 6,8 centímetros extra de batalla. Esto otorga un buen espacio para las piernas de los ocupantes, es una pena que esta banqueta no sea desplazable, ya que eso permitiría poder aprovechar mejor el interior y ofrecer más espacio de maletero cuando sea necesario.

Por suerte el maletero es notablemente capaz, ahora tiene un cubicaje de 434 litros, es un incremento de casi cien litros respecto a su predecesor, lo que permite que el nuevo Peugeot 2008 esté casi al nivel de un SUV-C, el segmento superior.

Comportamiento dinámico

Los SUV de Peugeot y en especial el 3008 han recibido buenas críticas en lo que a comportamiento dinámico se refiere, esto se debía en parte a la plataforma EMP-2, pero ahora la estructura que emplea el nuevo 2008 es la CMP, una arquitectura que permite combinar mecánicas térmicas y eléctricas.

Nada más comenzar a circular nos damos cuenta de que la filosofía no cambia ni un ápice, esta nueva arquitectura sigue permitiendo un comportamiento dinámico muy correcto que sitúa al 2008 como uno de los modelos más ágiles de su segmentos.

La configuración de las suspensiones nos parece muy acertada ya que no permite inclinaciones excesivas de la carrocería y a la vez muestra un buen comportamiento con firmes en malas condiciones, ya que tiene una buena capacidad de filtrado.

La dirección es precisa y muestra un alto grado de asistencia, lo que en ocasiones resta información sobre el grado de adherencia de los neumáticos, es un problema muy extendido a día de hoy fruto de los sistemas de asistencia eléctricos.

En términos de aislamiento también podemos hablar de buenos resultados, sobre todo en lo que a ruido de motor y rodadura se refiere. Cuando pasamos los 120 km/h el ruido aerodinámico empieza a estar más presente.

1.2 Puretech 150 CV EAT8

En esta primera prueba hemos podido conducir la motorización más potente de la gama, se trata del 1.2 Puretech de 150 CV, un propulsor gasolina tricilíndrico que nos ha dejado buenas sensaciones.

A pesar de contar con tres cilindros es un motor agradable y que no resulta excesivamente rumoroso, además tiene respuesta a partir de las 1.500 revoluciones, por lo que no requiere una atención excesiva sobre las revoluciones, esto es conocido como elasticidad del motor.

Sin embargo, es en la zona media del cuentavueltas donde claramente muestra su mejor faceta con un empuje contundente que permite mover al vehículo de una manera ágil, incluso si este está cargado. Creemos que la opción de 130 CV también puede ser suficiente para circular con agilidad en cualquier circunstancia.

En cuanto a consumos no podemos dar datos fiables debido a la brevedad de esta primera toma de contacto, sin embargo, calculamos una media por debajo de los siete litros a los cien si la conducción es eficiente, pudiendo llegar a los nueve si elevamos el ritmo en carreteras reviradas.

La caja de cambios automática EAT8 es de convertidor de par y tiene ocho velocidades. Las transiciones entre marchas son muy suaves y en modo manual consigue subir de marcha con rapidez, las reducciones son algo más perezosas.

Peugeot 2008

El SUV urbano derivado del 208 que destaca por su comportamiento
7/10
21.150 € - 31.500 €
PVP
Leer opinión Comparar ofertas