Interior y maletero del Mercedes Clase C

En esta generación del Clase C, Mercedes-Benz demuestra que está a la última en tecnología, pero descuida aspectos prácticos como el espacio y el maletero.

Interior del Mercedes-Benz Clase C

Resumen general

El Mercedes-Benz Clase C dejó hace tiempo de ser la berlina más pequeña y asequible de la gama Mercedes-Benz. Se nota que el fabricante alemán no ha escatimado en hacer valer su cercanía con las clases superiores (Clase E y Clase S) dotando a esta última generación de su tecnología más avanzada, sobre todo en lo que concierne a los sistemas de infoentretenimiento. El sistema MBUX es uno de los puntos fuertes del Clase C y, sin duda, hará las delicias de los más interesados en el mundo de la tecnología.

La presentación interior es verdaderamente llamativa. Mercedes-Benz ha sabido combinar bien materiales, pantallas y luces para crear una atmósfera de coche sofisticado y tecnológico. Pero lo que a la vista es muy placentero, hay veces que al tacto no lo es tanto. Algunos plásticos negros brillantes y algunos crujidos no acompañan y crean dudas sobre si este coche lucirá con el mismo lustro en unos pocos años.

La carrocería del Mercedes-Benz Clase C tiene unas dimensiones considerables (4,75 metros de longitud), pero su habitáculo no es particularmente amplio, por lo que no es la mejor opción de cara a un uso familiar. Delante no hay problema, pero aspectos prácticos como la facilidad de acceso a la fila trasera o el tamaño del maletero son más bien mediocres.

Encuentra las mejores ofertas en alternativas al Mercedes Clase C
Actualmente, no tenemos ofertas disponibles para este modelo; pero hemos recopilado las mejores ofertas en alternativas a considerar.

Espacio

El habitáculo de esta generación del Mercedes-Benz Clase C es más “galáctico” que nunca. Las dos enormes pantallas que hay en el salpicadero (instrumentación y sistema multimedia) están colocadas para dar la sensación de estar flotando, una ilusión que queda reforzada con el sistema de iluminación ambiental. Este es un coche para clientes a los que les guste la tecnología, no tanto para los que busquen un diseño clásico.

Los asientos delanteros se pueden colocar muy cerca del suelo, como en las berlinas tradicionales de hace no muchos años. Esto llama la atención en un mundo dominado por SUV. En cuanto al confort y la sujeción, son unos asientos son correctos, sin más. Van equipados de serie con calefacción, aunque, curiosamente, no disponen de regulación en altura del reposacabezas (sí en aproximación a la cabeza). En opción se pueden pedir que tengan ventilación y memorias de posición. El material de recubrimiento puede ser cuero artificial (“Artico” que es como lo denomina Mercedes-Benz) o cuero natural y existe una variada gama de colores y combinaciones para adaptarlos a los gustos de cada propietario.

El aspecto del volante cambia según el nivel de equipamiento sea Avatngarde o AMG Line, pero en ambos casos cuentan con superficies táctiles en los radios para el manejo de los menús de la instrumentación y el sistema multimedia. Estas superficies táctiles suelen responder bien, pero hay ocasiones en las que se agradecería mucho tener botones físicos.

Aunque Mercedes-Benz se ha esforzado en crear un diseño moderno y atractivo, no ha dejado apartada la practicidad y es reseñable el buen número de huecos y su tamaño que hay disponibles para guardar en ellos objetos de uso cotidiano como las llaves, el móvil o la cartera. Además, todos ellos tienen un fondo de goma que evita ruidos durante la conducción.

El acceso a las plazas posteriores no es un punto fuerte del Clase C porque las puertas no abren mucho y el hueco que queda no es particularmente grande. El espacio es bueno en sentido longitudinal (para las piernas), pero mediocre por altura y anchura. Como vehículo de uso familiar, un SUV es claramente más recomendable. Con todo, es cierto que dos adultos de talla media irán estupendamente bien por confort del asiento y atenciones porque dispones de salidas de aire en el centro, regulación independiente de la climatización y reposabrazos central. Los anclajes ISOFIX se localizan en las plazas laterales y son de muy fácil acceso.

Medidas interiores frente a sus rivales

El Mercedes-Benz Clase C nunca ha sido un modelo que haya sobresalido por su relación entre tamaño exterior y espacio interior y esta generación sigue con esa tendencia. No es que sea pequeño, pero estando su longitud cerca de los 4,8 metros y su anchura en 1,82, uno podría esperar un poco más.

En la fila delantera, no podemos quejarnos por longitud (el asiento del conductor se puede poner a 115 cm del pedal del freno, que es mucho), ni por anchura (143 cn, un dato correcto), pero sí por altura. Es de los vehículos de su segmento con peor cota de altura, más aún sí se pide el techo solar opcional. Por lo que a las personas de midan 1,85 metros o más, les conviene evitar esta opción.

En la fila posterior, el hueco para las piernas y la anchura entre (75 y 138 cm) están en sintonía con la de un BMW Serie 3 (76 y 137 cm) y son superiores a las de un Audi A4 (71 y 136 cm). En cambio, por altura libre al techo, se encuentra a la cola. Hemos medido 89 cm desde la banqueta, que son dos menos de los que hay en el BMW Serie 3 y tres menos que en el Audi A4.

Calidad de acabado

Este es un apartado en el que Mercedes-Benz sobresalía en el pasado y en el que en los últimos años ha perdido parte de su prestigio. A pesar de todo, sigue siendo un coche bien hecho en términos generales, con buenos remates y materiales. Pero quizás algunos crujidos que se escuchan al hacer presión con los dedos en distintos puntos del salpicadero y las puertas, no inspiran confianza sobre su durabilidad a largo plazo.

Un BMW Serie 3 y un Audi A4 tienen habitáculos menos espectaculares (con pantallas más pequeñas y juegos de luces menos llamativos), pero transmiten una mayor sensación de robustez, de estar hecho para perdurar más tiempo.

Multimedia

El sistema MBUX de Mercedes-Benz es de lo mejor que hay en el mercado en lo que a sistemas multimedia se refiere. Dominar su manejo lleva tiempo porque hay muchas funciones y muchos menús, pero una vez sabes dónde encontrar lo que buscas, la experiencia de uso es muy buena. Además, el sistema de reconocimiento de voz para dar instrucciones verbales funciona muy bien. Entiende un lenguaje natural y es rápido procesando las órdenes.

Todo ello va a acompañado de unas pantallas (con una resolución, nitidez y luminosidad excelentes. También el procesador que mueve los gráficos es de alto rendimiento, pues las transiciones entre pantallas son muy fluidas. Además, hay muchas opciones para jugar con los colores de fondo y la ubicación de los datos, lo que da un grado de personalización muy superior al que encontramos en el Audi A4 y el BMW Serie 3. Por supuesto, MBUX es compatible con Android Auto y Apple CarPlay.

La pantalla de la instrumentación es de 12,3 pulgadas y la central mide 11,9, pero esta última está colocada en vertical ocupando prácticamente todo el centro del salpicadero. En ella se integran en su zona inferior los mandos del climatizador. Estos mandos táctiles son fijos, siempre están ahí y, aunque seguimos prefiriendo los mandos físicos, hay que reconocer que dentro de lo que cabe, Mercedes-Benz ha resuelto bien este tema.

Maletero del Mercedes-Benz Clase C

El volumen de carga del maletero del Mercedes-Benz Clase C es de 455 litros, excepto en la versión híbrida enchufable, que se tiene que contentar con 315. Es más pequeño que el del BMW Serie 3, que tiene 480 litros (375 l las versiones PHEV) y también que el de un Audi A4, aunque por muy poco (460 l; el A4 no hay versiones PHEV).

A pesar de no ser más grande, al menos el volumen disponible se puede aprovechar bien gracias a unas paredes que no tienen muchos recovecos ni formas extrañas. En uno de los laterales encontramos un gancho para bolsas y en el suelo hay argollas. Bajo el piso se encuentra un hueco que no sirve para guardar una rueda de repuesto, sino los triángulos de emergencia y la bolsa con el kit de reparación de pinchazos.

En caso de necesitar más espacio, existe la posibilidad de tumbar los respaldos de la fila posterior, que están divididos en tres partes, en una proporción 40:20:40. Mercedes-Benz no nos ha proporcionado el volumen de carga asciende con todos los asientos abatidos. El portón del maletero tiene accionamiento eléctrico.

Encuentra las mejores ofertas en alternativas al Mercedes Clase C
Actualmente, no tenemos ofertas disponibles para este modelo; pero hemos recopilado las mejores ofertas en alternativas a considerar.