¿Quieres vender tu coche? Mejor precio garantizado

Interior y maletero del Mazda CX-60 Híbrido Enchufable

En el habitáculo del Mazda CX-60 híbrido enchufable encontrarás materiales y ajustes de buena factura. Todo en general inspira la sensación de que el coche "vale lo que cuesta". La amplitud es correcta.

Interior del Mazda CX-60 híbrido enchufable

Resumen general

No hay prácticamente ningún detalle especial que distinga el habitáculo de esta versión del resto de la gama (del que tienes todos los detalles en la información del Mazda CX-60), salvo los mandos específicos del sistema híbrido de impulsión para cambiar los modos de conducción.

Los acabados y la presentación son buenos. En general el habitáculo se siente todo lo lujoso que creemos que puede esperar alguien que gasta más de 50.000 euros en un coche de este tipo.

El cuadro de instrumentos está formado por una pantalla de 12,3 pulgadas, al estilo de lo que otros fabricantes emplean. Por visibilidad y claridad de la información, no admite ningún tipo de reproche. Mazda hace, en este aspecto, un trabajo encomiable por la calidad gráfica y la ergonomía de sus diseños.

Maletero del Mazda CX-60 híbrido enchufable

El maletero del Mazda CX-60 híbrido enchufable tiene 570 litros de capacidad, llega a un volumen de 1.148 litros si se abaten los respaldos de la segunda fila de asientos y se carga hasta la altura de la cortinilla, y a 1.726 litros si aprovechas la altura de carga hasta el techo del habitáculo.

Por ahora no conocemos el volumen del maletero de las versiones con motor diésel y gasolina, aunque lo habitual es que las variantes híbridas enchufables pierdan algo de capacidad por la necesidad de ubicar elementos del sistema de propulsión. Este aspecto no parece problema en el CX-60, porque en su plataforma hay espacio suficiente entre ambos ejes para albergar la batería sin restar capacidad al maletero.