Días eléctricos de carwow Híbridos enchufables y 100% eléctricos en oferta

La importancia de la presión correcta en los neumáticos

1 de julio de 2021 de

Llega el verano con las vacaciones y sus viajes, ya sea ir a una calurosa zona de playa o a la fría montaña, y es cuando nos acordamos de los neumáticos. Esto es algo que deberíamos hacer más a menudo, si bien algo tan simple como poner la presión correcta de las ruedas muchas veces supone un quebradero de cabeza y es cuando nos surgen las mismas preguntas: ¿Cuál es la presión de neumáticos correcta? ¿Cuándo poner la presión de los neumáticos? ¿Dónde la puedo poner? ¿Cada cuánto tengo que comprobar la presión de las ruedas?

Los neumáticos son el componente más importante que tiene nuestro coche, ya que es el que nos conecta con el suelo. De nada sirve tener el mejor coche del mundo si sus neumáticos tienen la presión incorrecta. Normalmente es algo de lo que solo nos acordamos antes de afrontar un viaje. Sin embargo, el control de las presiones hay que tenerlo en cuenta siempre, aunque el coche se use para trayectos cortos en ciudad. Unas buenas presiones nos ayudarán en situaciones de emergencia, como una frenada o un volantazo inesperado, pero también servirán para alargar la vida de los neumáticos, para controlar mejor su desgaste y, en definitiva, para aumentar la seguridad de nuestro vehículo. En esta guía vamos a tratar de dar luz a todas estas dudas.

¿Por qué es tan importante revisar la presión de los neumáticos?

La presión de trabajo ideal es la que el propio fabricante recomienda en cada caso. Cada rueda y cada modelo tiene su presión y conviene seguir las instrucciones que vienen indicadas en la tabla de presiones del propio coche. La dificultad podría venir porque la presión que se indica en el vehículo está pensada para ponerla en frío y no en caliente, y la mayoría de las veces no tenemos un compresor cerca cuando lo necesitamos. Además, el coche nos indica dos presiones distintas, una para carga y la otra para dos o tres personas sin equipaje.

Cuando un neumático rueda, se genera un aumento de la temperatura, que a su vez provoca que la presión suba, por eso no existe la misma presión en frío y en caliente. Se da la circunstancia que una rueda baja de presión tiene más probabilidades de reventar por exceso de temperatura, ya que el neumático genera más calor que si circulase con su presión adecuada, debido a los mayores rozamientos internos y a la menor cantidad de aire. Por eso, y ante la duda, en caliente siempre es mejor tratar de acercar la presión lo máximo posible a lo recomendado por el fabricante, pero un poco por encima (0,2 – 0,3 bares como máximo), para asegurarnos de que cuando se enfríe no se queda bajo de presión. Si el neumático está frío, aquí no hay duda y se debe poner lo que indica el fabricante del vehículo.

Configura aquí un coche nuevo

¿Qué presión tengo que poner en mis neumáticos?

En un mundo ideal, lo recomendable es poner la presión en frío, la que viene en el manual, en una pegatina en el marco de la puerta o en la tapa del depósito del propio coche, y comprobarlo regularmente con un mismo manómetro. Si no queda más remedio que ir a la gasolinera, es buena idea parar un rato antes de reponer aire para que la temperatura baje. Si no ha sido posible y estamos en mitad de un viaje, antes de añadir aire es recomendable primero comprobar qué presión hay en las cuatro ruedas para poder tomar una decisión; si en un mismo eje ambas tienen lo mismo (derecha e izquierda), aunque estén un poco por encima de lo que recomienda el fabricante, es mejor no sacar aire y dejarlas tal cual, y sólo rellenar si están por debajo de lo indicado. Es muy importante que siempre queden a la misma presión en la derecha y la izquierda.

En la mayoría de los vehículos hay diferencia en la cantidad de aire entre las ruedas traseras y las delanteras, pero en un mismo eje las presiones tienen que ser iguales siempre y sin excepción. En esa situación de llenado de aire en caliente, añadiremos 0,2 ó 0,3 bares de presión a lo que recomienda el fabricante, no más; es decir, si el fabricante nos indica que debe llevar 2,2 bares, podemos poner 2,4 bares sin miedo a equivocarnos. Luego, en cuanto tengamos ocasión, corregiremos la presión en frío, pero al menos sabremos que así nos garantizamos que no habrá problemas de seguridad o desgaste anormal del neumático. Si antes de comprobar la presión de los neumáticos hemos realizado un trayecto corto y con velocidad moderada, lo recomendable es poner la presión que indica el fabricante tal cual.

¿Cuándo poner la presión de los neumáticos?

En la tabla de presiones que viene en el vehículo se indican dos presiones, la de el coche con pocas personas y sin equipaje y la de carga. Es importante hacer caso al fabricante y adecuar la presión de las ruedas a la carga del vehículo. Con esto, de nuevo, ganaremos en seguridad y duración de las ruedas. No pasa nada por rodar con las presiones de carga en trayectos cortos; si hemos dejado a la familia y nos movemos por la zona, por ejemple. Pero si se van a realizar muchos kilómetros, es conveniente volver a poner la presión recomendada para cada caso.

¿Cada cuánto tengo que comprobar la presión de las ruedas?

Si en el coche hay sensor de presión de neumáticos, conviene revisar que los datos son buenos al menos una vez a la semana, y no esperar a que el sensor nos avise de un problema. Lo ideal sería hacerlo siempre antes de emprender la marcha. Si no tiene sensores de presión, entonces es conveniente revisar las presiones cada 15 días o un mes como mucho, sobre todo si circulamos por terrenos en mal estado, si recorremos muchos kilómetros o si notamos que el coche tiende a no mantener la trayectoria. Y un detalle muy importante que no siempre se tiene en cuenta: siempre que se controle la presión de los neumáticos, hay que contar con la rueda de repuesto (si es que el coche lleva), para asegurarnos que está en perfectas condiciones el día que la necesitemos.

Configura aquí un coche nuevo

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.