Plan Moves III Revisa las ofertas y toda la información del Plan Moves III para la compra de tu coche nuevo

Guía de colores para tu coche: todos los tipos explicados

Es una de las decisiones más importantes que tomarás sobre tu nuevo coche: el color que tendrá. El color de tu coche puede decirle al mundo algo sobre ti, puede afectar dramáticamente al aspecto del coche y puede afectar radicalmente a su valor de uso.

Configura tu coche

Pero no sólo hay que elegir el color. Hay una gran variedad de acabados de pintura disponibles, que afectan al aspecto del coche y a su coste.

Aquí, carwow te explica cuáles son las distintas opciones, qué aspecto tienen, cuánto pueden costar y lo fáciles que son de mantener y reparar.

Pintura sólida

La gran mayoría de los coches vienen con un acabado de pintura “sólida” de serie. La mayoría de los fabricantes sólo ofrecen una selección limitada de tonos sólidos: normalmente blanco, rojo, azul y negro. Pero incluso en esa gama, suele haber una gran variedad de tonos entre los que elegir. Así que, tanto si quieres que tu coche pase desapercibido, como si quieres que destaque entre la multitud, deberías poder encontrar un color apropiado sin tener que gastar dinero extra.

Ofertas de coches eficientes
Modelo Desde
BMW X5 PHEV 82.600 € Comparar ofertas
Skoda Octavia PHEV 36.420 € Comparar ofertas
Hyundai Ioniq PHEV 33.625 € Comparar ofertas
Citroën C5 Aircross PHEV 42.960 € Comparar ofertas
Mercedes Clase E PHEV 63.900 € Comparar ofertas

Los acabados sólidos son gratuitos porque son sencillos de producir. Suelen tener sólo tres capas: imprimación, pintura y laca. Muchos fabricantes utilizan ahora una pintura conocida como “two-pack”, que es simplemente la pintura y la laca mezcladas.

La reparación de la pintura sólida es fácil: los pequeños desconchones de piedra pueden rellenarse simplemente con un rotulador de retoque del tono adecuado. Cualquier tienda de recambios de coches puede suministrar el rotulador adecuado por poco dinero. Las reparaciones más importantes también son relativamente fáciles, ya que la pintura se seca rápidamente con la ayuda de una simple lámpara de calor. Incluso puedes hacerlo en casa, ya que el equipo necesario es barato y es fácil conseguir un acabado uniforme.

No obstante, hay que tener cuidado para evitar la temida “piel de naranja”. Esto ocurre cuando las capas se separan, normalmente porque la humedad ha entrado mientras se aplicaban.

Puede que no sean los más interesantes, pero los acabados de pintura sólida son sin duda los más baratos y fáciles de cuidar.

Acabados metálicos

Las pinturas metalizadas reflejan la luz para conseguir un brillo mucho más intenso que las sólidas. Están disponibles en una mayor variedad de colores y añaden relativamente poco al coste del coche, desde unos 500 euros en los coches pequeños.

El brillo proviene de una pequeña cantidad de polvo de aluminio mezclado en la pintura. Las partículas metálicas captan y reflejan la luz, de ahí el brillo. Las múltiples capas de pintura y laca -que explican en gran medida el coste adicional- contribuyen al efecto.

Los metálicos lucen mejor bajo la luz natural directa, pero incluso en un día apagado siguen brillando.

La suciedad es más evidente en los acabados metálicos que en los sólidos, por lo que es posible que tengas que limpiar el coche más a menudo. Eso sí, ten cuidado, ya que la pintura se marca más fácilmente. Utiliza un jabón adecuado para el coche -el detergente contiene sales abrasivas- y asegúrate de que no hay arenilla en la esponja. Un pulido excesivo provoca marcas de remolino y los cepillos de los lavaderos también pueden dejar marcas. Pero las marcas suelen poder eliminarse con cuidado.

La pintura metálica es más difícil de reparar, ya que es complicado conseguir una coincidencia exacta. Incluso los talleres homologados por el fabricante no ofrecen ninguna garantía.

Aumentan el coste y requieren más cuidados, pero los acabados metálicos aumentan significativamente el atractivo visual de un coche y a menudo aumentan su valor de uso.

Acabados nacarados

Las pinturas nacaradas brillan aún más que las metálicas. Y también cuestan más de 500 euros. Los fabricantes convencionales suelen ofrecer una gama limitada de colores nacarados, pero las marcas de gama alta parecen ofrecer docenas.

El brillo nacarado lo crean los cristales de cerámica de la pintura, que reflejan y refractan la luz. Esto confiere al color una profundidad que ni siquiera los metálicos pueden igualar. Y bajo una luz intensa, los tonos más claros se vuelven iridiscentes y parecen ser de diferentes colores desde distintos ángulos, a veces con un efecto espectacular.

Por otro lado, las pinturas nacaradas son aún más susceptibles a las marcas y más difíciles de reparar que las metálicas. Si se mantiene sin marcas, el nacarado tiene un aspecto absolutamente fantástico. Lo que ayuda a aumentar su valor.

Acabados mates

Los acabados mate no brillantes no son una opción habitual porque suelen venir sólo en tonos plateados, grises o negros. Y porque cuestan mucho.

Hay varios métodos para conseguir un acabado mate: utilizar una imprimación con un alto contenido en epoxi, un alto contenido en PVC en la propia pintura o un agente aplanador en la laca. Sea cual sea el método utilizado, la pintura absorbe más luz de la que refleja, produciendo un brillo apagado con una cierta textura del color que resulta atractiva.

Los acabados mate requieren mucho mantenimiento: hay que limpiarlos regularmente con champús y abrillantadores especializados. Los excrementos de los pájaros deben limpiarse lo antes posible, ya que contienen ácidos que corroen el acabado con bastante rapidez. Cuando BMW vendió hace unos años una edición especial del M3 con pintura mate, había una exención de garantía que obligaba al propietario a cuidarla escrupulosamente. Como era de esperar, los acabados mate son muy difíciles y caros de reparar adecuadamente.

O te gustan los acabados mate o no. Si te gustan, puede que pienses que el gasto extra y las molestias merecen la pena. Pero no te sorprendas si tu coche resulta difícil de vender.

Pinturas especiales: ¿una excusa para cobrar más?

Si nada de lo anterior te convence, varios fabricantes de coches utilizan otras técnicas para conseguir acabados aún más brillantes en una gama de colores aparentemente infinita. Pero hay que pagar por ello.

La superposición de tonos más claros sobre colores más oscuros -el rojo sobre el negro, por ejemplo- puede crear un llamativo efecto tintado. O la superposición de diferentes pinturas nacaradas puede crear un efecto multifacético que estalla en todo tipo de colores diferentes a la vez cuando le da el sol. Incluso el uso de una laca tintada puede tener un efecto espectacular.

Yendo aún más lejos, la mayoría de los fabricantes de coches de gama alta pueden crear cualquier color que desee. Si quieres que tu coche vaya a juego con tu pez de colores, o quieres un color completamente nuevo, estarán encantados de complacerte.

Hay aún más posibilidades si compras un coche de fibra de carbono. Pagani, por ejemplo, puede añadir un tinte de color a la fibra de carbono durante el proceso de fabricación del material, por el precio de todo un Ferrari nuevo. Bugatti cobra una cantidad similar por no tener nada de pintura, sólo fibra de carbono desnuda y altamente lacada.

En el extremo superior del mercado, los únicos límites son la imaginación y el dinero. Hay coches con plata, oro e incluso diamantes mezclados en la pintura.

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.