¿Qué ventajas tienen los coches con etiqueta ECO y CERO de la DGT?

Estos distintivos medioambientales han cambiado significativamente la forma en la que compramos coches en los últimos años. Por eso hoy nos preguntamos qué ventajas reales nos ofrecen los coches nuevos con etiqueta ECO y CERO de la DGT en el día a día.

Etiquetas ECO y CERO de la DGT

Estas etiquetas se otorgan a los vehículos menos contaminantes, aunque la clasificación que se ha llevado a cabo por la DGT ha levantado cierta polémica en algunas ocasiones, puesto que muchas tecnologías de propulsión diferentes entre sí se catalogan de una manera igual y por tanto injusta en algunos casos.

Los coches que obtienen etiqueta ECO de la DGT son aquellos que cuentan con algún tipo de hibridación, es decir que combinan dos o más combustibles para moverse. Aquí encontramos híbridos convencionales, híbridos de GNC o GLP y también microhíbridos, vehículos con un componente eléctrico muy poco potente pero que también obtienen la etiqueta ECO.

La etiqueta CERO tampoco se libra de la polémica, ya que algunos vehículos que la obtienen no tienen cero emisiones como anuncia su nombre, nos referimos a los híbridos enchufables o PHEV, que siempre que superen los 40 kilómetros de autonomía eléctrica obtienen el distintivo.

Como es lógico los vehículos 100% eléctricos también obtienen la etiqueta CERO de la DGT y son probablemente los vehículos que más “merecen” las ventajas que os vamos a detallar a continuación.

Si tienes claro que tu próximo coche debe tener la etiqueta ECO o CERO te recomendamos que entres a nuestro configurador, donde podrás recibir ofertas de concesionarios oficiales pero que rebajen el precio de tu coche soñado en más de 4.000 euros.

Ir al configurador

Ventajas de los coches con etiqueta ECO de la DGT

La principal ventaja de un vehículo que cuente con este distintivo es que será más respetuoso con el medio ambiente ya que sus emisiones de CO2 serán inferiores a las de los vehículos con propulsión convencional.

Esta menor emisión de gases también se suele asociar a un menor consumo de combustible, por lo que nuestros desplazamientos tendrán un menor coste y probablemente también se espacien más las visitas a las estaciones de servicio.

Siguiendo con las ventajas económicas de la etiqueta ECO llegamos al impuesto de matriculación, del cual estos vehículos están completamente exentos. Normalmente esta tasa impositiva puede llegar hasta los 1.000 euros o incluso superarlos.

Dependiendo de la comunidad autónoma en la que residamos también nos veremos beneficiados por un descuento en el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica. En algunas ciudades como Madrid o Barcelona esta rebaja es del 75%.

También en Madrid o Barcelona los coches con etiqueta ECO obtienen varias ventajas de circulación, ya que pueden acceder sin restricciones a la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona así como a Madrid Central. Tampoco se ven afectados por las restricciones de circulación que se activan cuando la calidad del aire empeora durante varios días seguidos.

Por último en la ciudad de Madrid los coches con etiqueta ECO de la DGT reciben un descuento del 50% al aparcar en las zonas del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), es decir, que pagaremos menos en los parquímetros.

Ventajas de los coches con etiqueta CERO de la DGT

Como es lógico los vehículos con etiqueta CERO de la DGT ofrecen un menor impacto medioambiental cuando circulan, aunque esto se ve algo desvirtuado por la catalogación de los vehículos híbridos enchufables (PHEV) como vehículos sin emisiones.

Por suerte en la mayoría de casos los coches con etiqueta CERO de la DGT, sobre todo los eléctricos, son vehículos realmente respetuosos con el medioambiente, puesto que mientras circulan no emiten gases contaminantes. Sin embargo, no debemos olvidar que la electricidad que los mueve debe ser producida de alguna manera, aunque ese es otro tema.

Estas emisiones inexistentes también tienen un gran impacto sobre el coste de circulación que tienen estos vehículos, ya que no necesitan gasolina para circular, excepto los híbridos enchufables.

La electricidad es un combustible mucho más barato que el diésel o la gasolina, sobre todo si cargamos en nuestra propia casa. Si queréis saber más sobre el coste de la recarga de los vehículos eléctricos os recomendamos nuestro reciente post sobre el tema.

Las mismas ventajas de circulación que obtienen los coches con etiqueta ECO también se trasladan a los vehículos con etiqueta CERO de la DGT y en algunos casos aparecen todavía más ayudas.

Los coches con etiqueta CERO están exentos de pagar tanto el impuesto de matriculación como el de vehículos de tracción mecánica (IVTM) , algo que supone un ahorro importante tanto en el momento de la compra como a lo largo de la vida útil del vehículo.

En las calles de Madrid estos coches van más allá y pueden aparcar en las zonas de estacionamiento regulado sin ningún tipo de coste ni limitación de tiempo. Esto explica que la mayoría de empresas de ‘carsharing’ elijan modelos con esta etiqueta para poder así aparcar y circular sin ningún tipo de restricción. 

También de manera frecuente los Gobiernos autonómicos y también el centrar sacan diversos planes de ayuda como el Moves o el Renove, a los que estos vehículos se pueden acoger en la mayoría de casos.