¿Quieres vender tu coche? Mejor precio garantizado

Precio y opinión del BMW i4

Uno de los eléctricos más redondos del mercado. Tiene buenos acabados, altas prestaciones, gran autonomía y una cabina relativamente amplia.

Opinión de carwow
9/10
Esta es la opinión de nuestro equipo de
expertos
Esta es la opinión de nuestro equipo de expertos tras realizar pruebas exhaustivas con el coche
tras realizar pruebas exhaustivas con el coche

A favor

  • Autonomía en cualquier versión
  • Comportamiento dinámico
  • Calidad de los acabados

En contra

  • Precio de acceso elevado
  • Mismo diseño que Serie 4 Gran Coupé
  • Escaso espacio para las piernas en los asientos traseros

BMW i4: ¿Sobre qué te gustaría leer ahora?

Cuánto cuesta el BMW i4

El BMW i4 tiene un precio de venta al público entre 61.900 € y 76.500 €.

Información general

El BMW i4 es una berlina de tamaño medio con aspecto de coupé. Mide 4,78 metros de longitud, tiene 5 puertas y 5 plazas. Fue presentado en junio de 2021. Es prácticamente igual que un Serie 4 Gran Coupé. Su sistema de propulsión es totalmente eléctrico y hay disponibles dos versiones: el eDrive40 de 340 CV y tracción trasera y el M50 de 544 CV y tracción total, con unas autonomías homologadas de 589 y 520 kilómetros, respectivamente. El más potente destaca por ser una versión M Performance, que cuenta con un tren de rodaje con una configuración más deportiva.

Como tienen la misma batería también el volumen de maletero es de 470 litros para ambos, lo que es una buena cifra para su tamaño. En los eléctricos, un segundo motor también puede reducir el maletero, y no solo el tamaño de la batería.

El i4 ha llegado para competir directamente con el Tesla Model 3, con un mayor lujo y refinamiento en los acabados, una autonomía similar y unas prestaciones algo inferiores a las de éste. Otro competidor a tener en cuenta es el KIA EV6, diferente por concepto al ser un crossover, pero de un tamaño y prestaciones equiparables y que tiene un maletero considerablemente mayor. El BMW es el más caro y también el menos amplio de los tres.

Qué motores tiene el BMW i4

El BMW i4 se comercializa con dos configuraciones posibles con diferente nivel de potencia y tipo tracción, pero con el mismo tamaño de batería. La versión de acceso se denomina eDrive40 y tiene un único motor eléctrico que transmite 340 CV de potencia y 430 Nm de par a las ruedas traseras, equipa una batería de 80,7 kWh útiles (83,9 kWh brutos) y recorre hasta 589 km según homologación WLTP.

En cambio, la versión más prestacional M50 es de tracción total y está equipada con un motor en el eje delantero de 258 CV y otro en el trasero de 313 CV, que de forma combinada entregan 544 CV y 795 Nm. La batería no cambia con respecto al modelo base, por lo que su autonomía se ve mermada con respecto a este y es de 520 km.

Prueba de conducción y consumo

Conducción

Por el momento solo hemos tenido la oportunidad de conducir la versión M50 del i4, que tiene un comportamiento dinámico claramente diferenciado del eDrive40 debido a que algunos componentes del chasis (suspensión, estabilizadoras, barra de torretas y frenos) y la dirección variable no son los mismos. Lo que más llama la atención en el M50 es su aceleración gracias a la eficacia del sistema de tracción total, esto marca completamente el carácter del coche.

A diferencia de otros modelos de BMW con una potencia similar, el M50 tiene unas reacciones menos violentas a pesar de la inmediatez en la entrega de potencia que ofrece. Las reacciones bruscas o imprevistas tardan en aparecer aun con los controles de estabilidad y tracción en su modo más permisivo, lo que permite tener un paso por curva rápido con pocas complicaciones para el conductor. A este resultado no solo contribuye el buen trabajo del chasis, sino también el bajo centro de gravedad que propicia la colocación de las baterías en la parte más inferior del conjunto.

La suspensión de dureza variable es otro de los motivos que explican el buen comportamiento dinámico, ya que en su ajuste más firme consigue contener los movimientos de carrocería sin perder completamente la capacidad de filtrado, aunque sin duda el tarado en el modo 'Comfort' es el más recomendable para viajar o circular a diario. Se echa en falta mayor dureza en momentos de máxima aceleración ya se hunde demasiado de detrás, haciendo que se descargue en exceso el eje delantero y perdamos peso en la dirección.

El equipo de frenos tiene un comportamiento satisfactorio con un tacto de pedal que sorprende positivamente, aunque no consigue ocultar completamente la recuperación de energía eléctrica en la primera parte de su recorrido. Es especialmente en las deceleraciones donde los más de 2.200 kilos del M50 se dejan notar, ya que aunque las distancias son completamente correctas la física sigue estando ahí.

La dirección es precisa y lo suficientemente rápida como para poder hacer cambios de dirección acusados sin necesitar un excesivo ángulo de volante, aunque el tacto nos parece poco comunicativo.

El sonido artificial que se puede escuchar en el habitáculo tiene un claro componente "marketiniano" al estar firmado por el compositor Hans Zimmer, pero tiene también cierta utilidad al ser una referencia adicional para generar sensación de velocidad, algo que no siempre es fácil en un coche eléctrico. La ausencia de marchas en la transmisión elimina una de las referencias clásicas para conducir rápido, pero este sonido puede ser una especie de sustituto a base de mucha práctica.

Consumo y emisiones

Oficialmente, el consumo medio homologado del BMW i4 con base en el ciclo WLTP es de 16,1 kWh/100 km en su versión eDrive40 y de 18,0 kWh/100 km en la M50. Habiendo podido probar ambas configuraciones, creemos que es posible lograr tal gasto energético siempre y cuando se lleve a cabo una conducción muy relajada y a velocidades bajas. En condiciones normales de circulación y explotando puntualmente todas las capacidades dinámicas del coche, un consumo normal sería de 19 kWh/100 km para la versión menos potente y de 21 kWh/100 km para la más. En cualquiera de los dos casos, las emisiones de CO2 son nulas, ya que hablamos de un vehículo 100% eléctrico.

Prestaciones

Sin haber comprobado con nuestras propias mediciones las cifras que ofrece la firma germana, el BMW i4 acelera de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos y alcanza 190 km/h de velocidad punta en su versión eDrive40. En el caso de la versión M50, es capaz de lograr los 100 km/h desde parado en 3,9 segundos y llegar a un máximo de 225 km/h según su ficha técnica. En su totalidad, se trata de prestaciones por encima de la media de su categoría, tanto por precio como por tamaño. Sólo las mejora un Tesla Model 3.

Tiempo de carga

Según BMW el i4 puede cargar su batería con hasta 210 kW, por lo que conectándolo a una estación de carga de alta potencia necesita sólo diez minutos para recargar suficiente energía como para aumentar la autonomía en 140 kilómetros. En corriente alterna puede recargarse hasta un máximo de 11 kW y también puede recuperar energía en deceleración, llegando hasta los 195 kW si pisamos el pedal del freno.

Ayudas a la conducción

Las ayudas a la conducción que puede incorporar el BMW i4, como estándar o de forma opcional, y que le permiten contar con un nivel de conducción autónoma 2, son las siguientes:

  • Asistente de cruce
  • Asistente de conducción en autopista (HDA)
  • Control de crucero adaptativo basado en la navegación
  • Centrado de carril automático
  • Reconocimiento de señales con ajuste de velocidad
  • Monitorización del ángulo muerto en el cuadro de instrumentos
  • Alerta de tráfico cruzado posterior
  • Frenada de emergencia autónoma con detección de ciclistas y peatones
  • Aparcamiento remoto inteligente
  • Visión perimétrica (360 grados) mediante cámaras exteriores
  • Control de tracción y estabilidad

Opinión del BMW i4

El i4 M50 nos ha parecido un coche sobresaliente en términos generales y una de las mejores berlinas eléctricas que se pueden comprar actualmente. Es eficiente y tiene autonomía para poder viajar con cierta comodidad, además de contar con un soberbio equilibrio de chasis en cuanto a deportividad y confort, propio de BMW M Performance, y un interior bien construido y de alta calidad, con una amplitud del habitáculo y un maletero aceptables. Los puntos más flojos son escasa longitud para las piernas en los asientos traseros y su elevado precio.