El Porsche GT4 ePerformance adelanta la próxima generación del 718, que será 100% eléctrica

2 de junio de 2022 de

Debutará en el Goodwood Festival of Speed a finales de junio de 2022, después de haberse puesto a punto en el Circuito Ricardo Tormo de Valencia.

Hace unos pocos meses, Porsche confirmó que la próxima generación del 718 será totalmente eléctrica. Hablamos del coche deportivo de dos puertas más pequeño de su gama de modelos, tanto en su variante de carrocería coupé (718 Cayman) como en la descapotable (718 Boxster). Mientras estos vehículos se encuentran en desarrollo, la marca alemana está experimentando en paralelo con el prototipo de lo que podría llegar a ser la máxima expresión del futuro 718. Hablamos del Porsche GT4 ePerformance, un automóvil de carreras 100% eléctrico que rinde más de 1.000 CV y cuya antesala fue el Mission R que JF Calero tuvo ocasión de probar en circuito junto a Timo Bernhardt, piloto oficial del fabricante germano. Por ahora, es un “concepto”.

En esencia, el Porsche GT4 ePerformance es un anticipo de cómo podría ser a nivel tecnológico y prestacional (no tanto estético), un hipotético 718 Cayman eléctrico de competición que no llegaría hasta finales de esta década. Construido sobre el chasis de un Cayman GT4 RS Clubsport actual y haciendo uso de algunas piezas del 911 RSR GTE, este coche equipa la mayoría de los elementos mecánicos ya vistos en el Mission R, especialmente aquellos que tienen que ver con su sistema de propulsión: dos motores síncronos de imanes permanentes (uno en cada eje, luego la tracción es integral) y la batería que los alimenta. En conjunto, ambos propulsores desarrollan hasta 1.088 CV. En clasificación la potencia se limitaría a 1.000 CV y en carrera a 612 CV.

Para el segundo supuesto, sus creadores declaran que este coche es capaz de sostener ese grado de rendimiento durante 30 minutos, que es la duración habitual de una carrera en la Porsche Carrera Cup. Y es que la intención de la firma en el medio plazo, una vez este vehículo tenga una versión de producción, es organizar un campeonato monomarca en el que batir a esta clase de deportivos eléctricos. Cargar las baterías entre carrera y carrera, dicen, no sería un problema. Cada una cuenta con una capacidad neta de 80 kWh, además de refrigeración líquida y tensión nominal de 900 V, lo que permite recargas a una potencia de hasta 340 kW en corriente continua. Esto se traduce en una velocidad de recuperación de energía eléctrica altísima.

Sobre su efectividad en circuito, Porsche asegura que está a la altura de las prestaciones de sus homólogos térmicos, como el 911 GT3 Cup de la presente generación (992), que es mucho menos potente. También lo está en términos de tiempo por vuelta. Eso sí, no habla de resistencia mecánica ni de pesos. Y es que, para obtener más o menos el mismo rendimiento que en un automóvil con motor de combustión tradicional, la compañía ha tenido que llevar a cabo una obra maestra de ingeniería: proezas técnicas tanto en el chasis como en los propulsores a fin de que ni la inercia añadida ni el lastre adicional que supone el acumulador energético se traduzcan en una merma sobre la pista. Los neumáticos, de Michelin, son específicos.

Configura aquí tu nuevo coche eléctrico

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.