¿Quieres vender tu coche? Mejor precio garantizado

¿Cómo recurrir una multa de tráfico?

26 de agosto de 2022 de

A la hora de circular con nuestro coche nos podemos enfrentar a numerosas trampas pensadas para atacar nuestra cartera. Las multas son algo común entre los conductores, aunque no siempre las autoridades llevan la razón. Se pueden dar ocasiones o circunstancias donde la sanción no sea correcta o en las que el conductor no esté de acuerdo y quiera interponer una queja o recurso. Si ese es tu caso no tienes nada de qué preocuparte. ¿Te han puesto una sanción y no sabes que hacer? Te enseñamos a cómo recurrir una multa de tráfico.

Si echamos un vistazo al código de circulación vemos como existen unas reglas básicas que deben respetar todos los conductores. Desde el 1 de julio de 2016 en España tenemos implantado un sistema de carnet de conducir por puntos. Cada conductor puede obtener un máximo de 15 puntos, que son el crédito que tenemos a la hora de recibir multas. La Dirección General de Tráfico establece un baremo por cada acción que no se cumpla: Leves, Graves y Muy graves. Es decir, las multas no sólo supondrán una pérdida económica de hasta 500 euros, también una sustracción de puntos, entre dos y seis, pudiendo encadenar varias sanciones en un mismo incidente.

¿Dónde puedo consultar si tengo una multa?

A la hora de multarnos no tiene por qué ser un agente de la autoridad, también podemos ser interceptados por uno de los muchos radares que minan nuestras carreteras o por el famoso helicóptero de la DGT, el Pegasus. En esos casos el conductor no será advertido inmediatamente de la sanción, lo que puede suponer un importante contratiempo para el usuario.

Cada multa se registra en la base de datos general de Tráfico (Cataluña, el País Vasco y Navarra tienen sus propias bases). Para poder ver si tenemos una multa pendiente de pago podemos echar un vistazo al portal específico de la Dirección General de Tráfico. También es posible realizar una búsqueda a través de la aplicación móvil de la DGT, que informa automáticamente cuando una multa entra en la base de datos. Si tienes alguna sanción pendiente aparecerás en el listado, de lo contrario no.

¿Quién puede multarme?

Solemos caer en el error de pensar que sólo la DGT tiene potestad para interponer castigos por nuestras malas acciones al volante. El Ministerio del Interior reconoce múltiples figuras capaces de multarnos: agentes locales, municipales o autonómicos tienen potestad para sancionar. Algunas comunidades, como es el caso de Cataluña, el País Vasco y Navarra, tienen las competencias en cuestiones de Tráfico, por lo que serán los Mossos d’Esquadra, la Ertzaintza y la Policía Foral Navarra los agentes responsables de poner y comunicar las multas.

Será muy importante saber qué organismo nos ha sancionado de cara al posible recurso que queramos interponer, para así agilizar el proceso y hacerlo correctamente. Para que lo sepas, la Dirección General de Tráfico tiene la potestad en vías interurbanas y travesías cuando no exista una policía local. Los ayuntamientos, a través de los agentes de Policía local, tienen la competencia para la ordenación y el control del tráfico en vías urbanas de su titularidad, así como la vigilancia y las sanciones por medio de agentes propios, incluidos los radares de velocidad.

¿Cuándo tengo derecho a reclamar una multa?

Debes saber que siempre puedes recurrir una multa. Si pagas la sanción asumes la culpabilidad, pero si no lo haces tienes derecho a poner una apelación ante los organismos responsables. Hay varios motivos por los cuales puedes interponer una reclamación:

  • Información errónea: Tanto el conductor como el vehículo deben estar correctamente identificados. Cualquier error tipográfico o numérico puede ser motivo de recurso.
  • Agente no identificado: A no ser que nos multe el helicóptero de la DGT o un radar de velocidad, siempre deben darnos el alto para sancionarnos. Si no lo hacen podemos apelar la sanción.
  • Falta de pruebas: Cada multa incorpora una descripción con los motivos por los cuales hemos sido castigados. Si faltan detalles, pruebas o evidencias, así como si la multa no está correctamente especificada tenemos derecho a reclamar.
  • Multa prescrita: Al igual que los conductores tienen un plazo para pagar o recurrir, las autoridades tienen un plazo para comunicar la sanción. Pasarse de fecha también es motivo evidente para comunicar una reclamación.
  • Fallo técnico: Los aparatos usados por la DGT o cualquier organismo sancionador (principalmente cámaras y radares) deben estar correctamente reglados en función de las circunstancias.

¿Cuánto tiempo tengo para recurrir una multa?

Si llega el triste momento de recibir una multa de tráfico, debes saber que las autoridades establecen un periodo de tiempo para que tomes las medidas que consideres oportunas. La DGT establece un periodo de 20 días naturales a contar desde el mismo día que recibiste la notificación. En esos 20 días podremos tomar dos medidas: pagar (reconocemos la sanción) o interponer una queja ante las autoridades. Todas las multas pueden recurrirse, aunque debes tener en cuenta que si comunicas una apelación perderás algunos beneficios.

Durante los primeros 20 días las autoridades establecen un periodo de pronto pago. Una bonificación del 50% en el importe de la multa que se emplea a modo de reclamo para evitar que los conductores recurran la sanción. Si pagas no podrás apelar, y si apelas no puedes acogerte a la reducción de dinero. Los puntos no se ven afectados en ningún momento. Sólo se bonifica el pago de la sanción, no la sustracción de los puntos que esta suponga. Tenlo en cuenta.

¿Qué diferencia hay entre una alegación y un recurso de una multa?

Aunque sean sinónimos y quieran decir más o menos lo mismo, hay pequeñas diferencias entre una alegación y un recurso. Una alegación es el documento en el que expones tu desacuerdo por la multa recibida, ya sea por un error en la forma o un fallo en el aparato de velocidad. Por el contrario, el recurso es el procedimiento que se interpone cuando la DGT ha dictado la resolución de la alegación y sigues sin estar de acuerdo con la misma. Es decir, la apelación siempre va antes del recurso, siendo este la última medida posible.

¿Dónde recurrir una multa de tráfico?

Todo va a depender de quién te haya sancionado. Aunque la mayoría de los organismos cuentan con sistemas telemáticos o telefónicos para recurrir multas de tráfico, no todos disponen de los medios para poder llevar a cabo el proceso. Como ya hemos dicho un poco más arriba, identifica bien quién te ha multado y ponte en contacto con dicho organismo para ver qué forma existe para poder aplicar un recurso. Si ha sido la propia DGT el proceso es más sencillo, habiendo tres formas de realizar el procedimiento:

  • En línea: A través de la aplicación de la DGT podremos realizar todas las gestiones necesarias para comunicar que no estamos de acuerdo con la sanción. A través de la aplicación podremos subir la alegaciones pertinentes y las pruebas que consideremos oportunas.
  • Correo postal: Al igual que en el caso anterior tendremos que indicar los motivos por los cuales apelamos una multa y las posibles muestras que evidencien un fallo en el procedimiento.
  • Presencialmente: Basta con acudir a cualquiera de las jefaturas de la DGT repartidas por el territorio. Esta forma está reservada a particulares y representantes. Empresas y personas jurídicas deberán realizar el trámite de forma telemática.

¿Qué pasa si vivo en otro país?

Para los extranjeros que han sido sancionados durante su estancia temporal en España, la Dirección General de Tráfico facilita canales adicionales:

Documentos necesarios para recurrir una multa

Lo más importante de todo es registrar correctamente la apelación en base al código de la sanción. En la hoja de notificación viene claramente indicado el número de expediente sancionador. Además de eso debes dar a conocer tus datos: nombre y apellidos y DNI, principalmente. Resulta esencial realizar un impreso de alegaciones en el que expones las razones por las cuales no consideras oportuna la sanción interpuesta. Procura ser claro en la forma de comunicarte y, al poder ser, adjuntar cualquier prueba que reconozca el error, como por ejemplo facturas o cualquier otro documento que consideres necesario. Por último, y no menos importante, firma el documento.

¿Cuánto cuesta recurrir una multa?

Absolutamente nada. Todo el procedimiento es gratuito, aunque como ya te hemos advertido, la presentación de un recurso implica la renuncia a la bonificación de pronto pago. Si finalmente pierdes el litigio estarás obligado a pagar el total de la multa.

Aunque el proceso es más sencillo de lo que parece, debes saber que la mayoría de los seguros de automóvil incluyen un equipo de gestión de multas de tráfico. Es la forma más sencilla y profesional de hacerlo ya que su experiencia a la hora de presentar recursos supondrá ampliar el porcentaje de éxito. De cualquier manera siempre puedes hacerlo de forma personal.

Configura aquí tu coche nuevo

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.