¿Quieres vender tu coche? Mejor precio garantizado

¿Existe una multa por quedarse sin gasolina?

22 de noviembre de 2022 de

El código de circulación es la biblia de todo conductor que se ponga a los mandos de un vehículo y entre en circulación. En ella se recogen no solo las normas para circular, también las posibles sanciones a las que nos enfrentamos en el caso de no cumplir con la legalidad. Dentro de las muchas multas que nos pueden poner los agentes de tráfico, quedarse sin gasolina puede ser una de ellas. Tipificada en el código sancionador, el hecho de vaciar al máximo nuestro depósito de combustible nos puede acarrear problemas más serios de los que podemos imaginar.

Multa por quedarse sin combustible

Como tal no nos pueden no existe una multa que sea exactamente quedarse sin gasolina, pero sí que pueden sancionarnos por algunas acciones que tomemos durante o después de tan fatídico momento, que al igual que muchas otras pueden ser recurridas. Mucho cuidado con como actuamos porque las multas pueden llegar a ser de hasta 3.000 euros en los casos más extremos. Estos son los motivos principales por los que pueden sancionarnos si nos quedamos sin combustible:

  • Estacionar en lugar indebido: Es la más corriente de todas. Si a la hora de circular el coche se detiene por falta de combustible y nos quedamos parados en un lugar poco adecuado para la seguridad, los agentes de tráfico pueden sancionarnos por no estacionar bien el vehículo. En este caso se mezclan dos componentes: negligencia y lugar indebido. Por ese motivo no es igual que si sufrimos una avería mecánica o un pinchazo, ya que en ese caso se trata de una emergencia imprevista. La multa es de 200 euros sin pérdida de puntos en el carnet de conducir.
  • Conducción negligente: También es corriente que cuando nos acercamos al límite del depósito de combustible y no veamos una estación de servicio cercana reduzcamos la velocidad. Ten en cuenta que hay límites de velocidad mínimos que debemos cumplir. En autopistas es de 60 kilómetros por hora, mientras que en la red secundaria se sitúa entre los 45 y los 50 kilómetros por hora. Si circulamos por debajo de esa velocidad las autoridades pueden sancionarnos por conducción negligente, lo que supone un pago de 200 euros sin que se sufra la pérdida de puntos en el carnet de conducir.
  • No señalizar el vehículo o usar el chaleco reflectante: Desde hace años el código de circulación exige que todo vehículo detenido en la vía quede correctamente señalizado, al igual que el conductor y los pasajeros, que deben vestir un chaleco reflectante de seguridad. El no cumplir con cualquiera de estos requisitos implicará que los agentes de tráfico nos pongan una multa con una cuantía de 80 euros, sin pérdida de puntos en la licencia de conducir.
  • Mover el coche manualmente: Se trata de un caso muy parecido al anterior, aunque en este caso entra en juego el agravante de poner en riesgo la seguridad de otros usuarios de la vía. Está completamente prohibido bajarse a empujar un vehículo si las condiciones de seguridad no están garantizadas. La DGT se toma muy en serio esta norma, aplicando una sanción de 200 euros sin pérdida de puntos para aquellos que no la cumplan.
  • Uso de garrafas no homologadas: Nos situamos en el extremo más severo del rango de sanciones. Si empleamos garrafas no homologadas por la DGT para el transporte de combustible podremos llegar a ser sancionados con hasta 3.000 euros. Si acudes a una gasolinera a pedir una garrafa para repostar el coche, compra una que esté correctamente certificada y sea apta para cumplir con la norma de la Dirección General de Tráfico.

¿Cuánto dura la reserva de un coche?

Resulta vital prestar atención a los testigos de nuestro coche. El cuadro de instrumentos muestra numerosas alertas, incluyendo la falta de combustible. Cuando baja el nivel por debajo de determinada marca, el coche inmediatamente activa la señal de reserva de combustible para así alertar al conductor de la necesidad de parar en una estación de servicio. Se trata de un testigo de color naranja que en los coches más actuales se acompaña de un indicador de autonomía digital.

Debes saber que no conviene apurar el depósito de tu coche por los posibles problemas mecánicos que se puedan derivar. Sin embargo, a todos nos ha pasado que en largos viajes se encienda el testigo de la reserva de combustible. Cuando se active debes saber que estás por debajo de los 100 kilómetros de autonomía. Hay margen más que de sobra para encontrar una gasolinera y parar a repostar. Si ignoras los avisos ya sabes a lo que te expones: problemas mecánicos y posibles sanciones por parte de los agentes de tráfico.

Qué hacer al encenderse la luz de reserva

Lo primero es mantener la calma. Como ya hemos dicho, el testigo de la reserva de combustible nos alerta cuando la autonomía baja de los 100 kilómetros, aproximadamente, por lo que hay mucho margen de maniobra para encontrar una estación de servicio, pero nunca está de más tomar ciertas precauciones añadidas por si la búsqueda se extiende demasiado. Lo ideal es seguir circulando de forma eficiente, intentando seguir todos los consejos para ahorrar gasolina. Además de eso, si no localizamos una gasolinera siempre podemos revisar en el móvil la ubicación de la estación más cercana y activar el guiado al destino.

¿Qué pasa si te quedas sin gasolina?

Llegados a este punto hay que tener en cuenta que no es lo mismo quedarse sin combustible en un coche diésel que en uno de gasolina. El problema es mucho mayor en el caso de los vehículos de gasoil. Si llega el caso de que has ignorado todas las alertas y el depósito de combustible se agota por completo, el coche se va a detener. El motor no es capaz de funcionar, por lo que se para.

Como ya hemos dicho, el problema es mucho mayor si hablamos de un coche diésel. Si bien con un vehículo de gasolina basta con rellenar el depósito para que el motor vuelva a trabajar, en los coches diésel no se puede hacer lo mismo. Si nuestro coche es turbodiésel y de inyección directa -la mayoría- no bastará con repostar. Será necesario acudir a un taller para que nos solucionen la papeleta porque ni con combustible en el depósito el coche va a arrancar. Más problemas y más dinero.

Qué hacer si te quedas sin combustible en el coche

Lo primero de todo es estacionar el coche en el lugar más seguro posible, tanto por nuestra bien como por el del resto de usuarios de la vía. Antes de bajar del vehículo ponte un chaleco reflectante, y procura descender por el lado del copiloto para así no invadir el carril. Si viajas acompañado haz que el resto de los ocupantes abandonen el vehículo, situándose tras los quitamiedos o alejándose del vehículo todo lo que sea posible.  Busca los triángulos de señalización y ponlos a la distancia correcta tanto por delante como por detrás. Por último, si la tienes, activa la señal luminosa V2 en un lugar del coche que sea bien visible para otros conductores.

Una vez hayas balizado el coche llama a la asistencia en carretera de tu seguro y comprueba si hay alguna estación de servicio cercana. Si es así asegúrate de que la garrafa que compres cumple con la normativa de la DGT, aunque si tu coche es diésel no importará porque como ya hemos dicho, tendrás que llamar a la grúa obligatoriamente. Si puedes reemprender la marcha algo con seguridad y no te olvides de retirar los triángulos.