¿Quieres vender tu coche? Mejor precio garantizado

Precio y opinión del Ford Puma

El Ford Puma es un SUV urbano de tracción delantera que está disponible con motores de gasolina con hibridación ligera y etiqueta ECO, o diésel.

Compra el Ford Puma al precio que buscas
Disfruta de cambiar de coche con Carwow, recibe las mejores ofertas de concesionarios oficiales y compra al mejor precio.
PVP 28.172 € - 34.221 € Ahorra 4.420 € de media
Precio carwow desde
Al contado
24.782 €
Oferta financiando
23.188 €
Listo para ver precios adaptados a ti?
Comparar ofertas
Opinión de carwow
8/10
Evaluado por Álvaro Ortega tras una exhaustiva prueba de conducción.

A favor

  • Maletero
  • Consumo
  • Abundante equipamiento de serie

En contra

  • Precio
  • Prestaciones algo discretas en comparación a algunos rivales
  • Niveles de equipamiento bastante cerrados

Ford Puma: ¿Sobre qué te gustaría leer ahora?

Cuánto cuesta el Ford Puma

El Ford Puma tiene un precio de venta al público entre 28.172 € y 34.221 €. No obstante, en carwow puedes ahorrar 4.420 € de media. El precio de salida es de 24.782 € si pagas al contado.

Nuestras versiones más populares del Ford Puma son:

Versión del modelo Precio carwow desde
1.0 EcoBoost 125cv Titanium MHEV 5dr 24.782 € Comparar ofertas

Información general

Texto por Álvaro Ortega

El Ford Puma es un SUV que mide 4,21 metros de largo, tiene 5 puertas y 5 plazas, y fue presentado en septiembre de 2020. Está disponible con un motor de cuatro cilindros diésel de 1.5 litros de 120 CV, y un tricilíndrico de gasolina de 1.0 litro con microhibridación de 48 voltios y etiqueta ECO, con dos niveles de potencia: 125 y 155 CV. Tienen una caja de cambios manual de 6 relaciones, con opción a una automática de 7 para las versiones de gasolina. Además, hay una variante deportiva Puma ST de 200 CV que tratamos de forma independiente. La tracción es delantera, en cualquier caso.

Existe una gran competencia en esta categoría en la que cada vez hay una oferta más amplia de modelos, como por ejemplo el Peugeot 2008, Hyundai Kona, Toyota Yaris Cross, Mazda CX-3, Nissan Juke o Volkswagen T-Roc. Sólo los dos primeros tienen sistemas de propulsión híbridos y el Peugeot una variante eléctrica. Todos son SUV que tienen entre 4,1 y 4,3 metros de longitud, y el Ford Puma se posiciona con uno de los precios más altos, aunque también es de los mejor equipados, solo son algo más caros el Toyota y el Volkswagen, que además pueden ser de tracción total en opción, como el Kona.

El Ford Puma cuenta con un equipamiento abundante ya de serie, e incluye elementos en el acabado Titanium como los faros y pilotos LED, pantalla de 8 pulgadas para el sistema multimedia con navegador o los sensores de aparcamiento traseros. El acabado Titanium X añade a lo anterior el climatizador, cargador inalámbrico, sistema de sonido con 10 altavoces y una tapicería símil cuero y unas llantas de 18 pulgadas, entre otros.

La versión más deportiva la tenemos con el acabado ST-Line, con una estética marcada por unos paragolpes distintos, molduras en negro brillo y un alerón trasero más grande, además de un volante, palanca de cambios y pedales específicos. También tiene una suspensión más firme y se puede añadir en opción unas llantas de 19 pulgadas en negro mate. La variante ST-Line X, incorpora elementos de confort del acabado Titanium X, y la ST-Line Vignale incluye, además de todo lo anterior, un cuadro de instrumentos digital, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, faros Full LED dinámicos y función de masaje del asiento del conductor, entre otros.

Interior del Ford Puma

El Puma no tiene las plazas traseras más amplias de su segmento, pero lo compensa con un maletero ejemplar por volumen y cantidad de soluciones prácticas. La ergonomía es muy buena. 

Resumen general

El Ford Puma no ofrece un espacio interior particularmente bueno, pero lo compensa con un maletero enorme, de 456 litros de capacidad, que supera en volumen y practicidad a cualquiera de sus rivales (e incluso a muchos de segmentos superiores). La calidad de los acabados es buena, sin más, y la ergonomía de los mandos está muy cuidada. En esto es muy parecido al Fiesta, el modelo del que deriva.

En las plazas delanteras se viaja bien gracias a que los asientos son cómodos, sujetan bien el cuerpo y la posición de conducción es muy buena. Ahora bien, hay varios rivales con plazas traseras más espaciosas, sobre todo en anchura, y también más luminosas. 

El equipamiento de confort puede ser abundante, con un sistema multimedia que funciona bien, asientos con calefacción y masaje, techo solar, tapicerías de cuero en los acabados superiores, una instrumentación digital y un sistema de sonido de altas prestaciones, entre otros elementos.

Espacio interior

El Ford Puma no es el coche más indicado de su segmento para llevar adultos altos en las plazas traseras con frecuencia, aunque no es un motivo tan de peso como para descartar el coche. El espacio longitudinal, para las piernas, es normal, por lo que cuatro adultos de talla media-alta pueden viajar sin estrecheces. 

En anchura no sale bien parado, así que tres adultos van a ir incómodos casi seguro si los llevas sentados atrás. El espacio para la cabeza es normal, pero queda muy justito si instalas el techo panorámico de cristal, que resta algunos centímetros.    

El acceso a las plazas traseras no es malo, pero el hueco que liberan las puertas no es tan amplio como en un SEAT Arona, por ejemplo. En general, el Puma tiene unas plazas traseras más oscuras y un poco más agobiantes que los mejores de su segmento, pero podría valer como coche único para una familia con dos niños pequeños, por ejemplo.

Hay varios huecos donde dejar objetos, pero ninguno de ellos es demasiado grande. Por ejemplo, la guanterita que hay entre los asientos, bajo el reposabrazos, es estrecha y profunda.

Medidas interiores frente a sus rivales

Hay varios rivales con un interior más amplio que el del Puma. El espacio para las piernas es intermedio, similar al de un Volkswagen T-Roc, por ejemplo, pero mientras que este tiene mucha altura libre al techo y una anchura buena, el Puma pincha en esas cotas. Si quieres consultar más datos, te recomendamos acceder a la pestaña de mediciones interiores del Ford Puma para compararlo con sus alternativas.

Calidad de acabado

El Ford Puma no tiene un acabado tan lujoso como el de un Mazda CX-3, por ejemplo. En conjunto, el interior tiene buen aspecto y todo parece estar bien ensamblado, pero hay mucho plástico duro. No es algo nuevo en la marca, que suele centrarse en las facetas más prácticas y dinámicas de sus coches. 

Dicho esto, el Puma es un coche muy agradable en el que estar porque todos los mandos están donde los esperas, funcionan con precisión y la información relativa a todos los sistemas es fácil de consultar. La ergonomía es mucho mejor que la de un Peugeot 2008, por ejemplo. 

Los asientos son muy cómodos y sujetan bien el cuerpo. Las tapicerías son agradables y pueden desenfundarse de los asientos para limpiarse. En los acabados altos hay tapicerías de cuero, calefacción en los asientos y hasta una función de masaje.

Multimedia

Los Puma llevan el sistema multimedia SYNC 3 de Ford. No es el más moderno de los disponibles en la marca, pero nos parece totalmente satisfactorio. La pantalla central, de 8 pulgadas, funciona muy bien, tiene unos menús por los que resulta sencillo moverse y responde siempre con fluidez.

La pantalla va colocada donde debe, en la parte superior del salpicadero. Además, con mucho acierto, Ford mantiene una serie de botones y ruletas físicos para controlar el sistema de climatización.

El sistema SYNC 3 tiene conectividad con Android Auto y Apple CarPlay. En las versiones más equipadas hay una superficie para la recarga inalámbrica de teléfonos móviles, un sistema de sonido B&O con 10 altavoces y caja de graves, y una instrumentación digital que se visualiza en una pantalla de 12, 3 pulgadas y admite cierto grado de configuración. Entre otras cosas, su aspecto se modifica en función del modo de conducción que elijas.

Maletero del Ford Puma

El maletero del Puma es, sin lugar a duda, uno de sus puntos fuertes. Para empezar, es el más grande de entre sus alternativas. Con 456 litros de capacidad, se aproxima o incluso supera en volumen a modelos del segmento superior. Dicho esto, el Volkswagen T-ROC le sigue de cerca, con 450 litros. Si eliges un Puma con hibridación ligera, debes saber que el volumen del maletero queda reducido a 401 litros, un volumen calcado al de un SEAT Arona, por ejemplo.

En cualquier caso, el maletero no solo destaca por volumen, sino que lo hace por el uso tan ingenioso que ha hecho Ford del espacio disponible. Lo que más llama la atención es que hay un doble fondo muy profundo, acabado en plástico y sin tapizar, con un tapón para el drenaje. La idea es que si metes unos trajes mojados tras hacer surf o transportas una planta de pie con su maceta (se pueden llevar objetos de hasta 115 centímetros de altura), por ejemplo, luego puedas limpiar el hueco con agua. Nos parece una idea práctica que, sinceramente, vendría bien ver en más coches. 

En condiciones normales, si no quieres usar el doble fondo, hay una tabla en el piso que lo separa de la zona de carga principal. Si quieres aprovechar todo el espacio, doble fondo incluido, la tabla se coloca en vertical, pegada a los respaldos de los asientos traseros, sin apenas ocupar espacio. En las fotos que adjuntamos puedes ver el maletero del Puma con todo detalle. 

Otro detalle interesante es la cortinilla cubre equipajes, que no es rígida, sino de material textil para adaptarse a las formas de la carga. Se abre y cierra de lado a lado del maletero. Si abates los respaldos de los asientos traseros, puedes dejar una superficie de carga prácticamente plana, siempre y cuando la tabla del piso esté colocada en su sitio. El portón puede tener accionamiento eléctrico y un sistema de apertura manos libres que se activa pasando el pie por debajo del parachoques trasero.

Qué motores tiene el Ford Puma

En el Ford Puma hay disponibles dos versiones de gasolina con etiqueta ECO, de 125 y 155 caballos, con el motor de tres cilindros y 1.0 litro con hibridación ligera de 48 voltios, también llamado EcoBoost Hybrid. El motor eléctrico de 16 CV tiene una doble función, sustituye al alternador estándar y también actúa como propulsor integrándose con el motor, para ofrecer un par de asistencia en aceleraciones normales y para aumentar el par máximo disponible en hasta 20 Nm, alcanzando los 210 y 240 Nm, respectivamente. Esta solución llamada BISG, ha permitido reducir la relación de compresión del motor y optar por un turbocompresor más grande sin tener que sufrir un mayor retardo en la respuesta, utilizando el complemento de par que ofrece el motor eléctrico. Van asociados a una caja de cambios manual de 6 velocidades, o a una automática de 7 de doble embrague en opción.

También cuenta con un motor diésel de cuatro cilindros y 1.5 litros, que desarrolla 120 caballos y 285 Nm de par, catalogado con la etiqueta C al no disponer de ninguna clase de hibridación. Sólo se comercializa con un cambio manual de 6 marchas, al igual que la versión más deportiva ST de gasolina de 200 CV.

Todos los motores cuentan con un sistema de desactivación de cilindros, que desconecta automáticamente uno de los tres cuando no se necesita esa capacidad, por ejemplo, al circular a velocidad crucero. Además, los modos de conducción seleccionables permiten ajustar la respuesta del acelerador, el ESC y el control de tracción, además de los tiempos de cambio de marcha en los modelos con transmisión automática. En cualquiera de las variantes, el Ford Puma es de tracción delantera.

Prueba de conducción del Ford Puma

Consumo

El consumo medio homologado según ciclo WLTP del Ford Puma está entre 5,4 y 5,9 l/100km para el motor 1.0 EcoBoost con hibridación ligera (según versión y tipo de cambio), y es de 4,5 litros para el motor 1.5 diésel. Éstos son unos valores muy ajustados en comparación a otros rivales del segmento como el Volkswagen T-Roc, que con motor gasolina de 110 y 150 CV tiene un consumo entre 6 y 6.3 litros, 4,7 en el caso de la versión diésel de 115 CV. 

Prestaciones

La versión del Ford Puma más rápida (al margen del ST) lleva el motor de gasolina y 155 CV, con una aceleración de 0 a 100 km/ de 9 segundos y 205 km/h de velocidad máxima, mientras que la más lenta lleva el motor diésel de 120 CV, que acelera en 10,3 segundos y alcanza los 185 km/h. En sus versiones comparables, es más rápido que un Nissan Juke de 114 CV (10,7 s y 180 km/h) o un Hyundai Kona de 120 CV (11 s y 182 km/h) pero menos que un Peugeot 2008 de 130 CV (8,9 s y 198 km/h).  

Ayudas a la conducción

Las ayudas a la conducción que trae el Ford Puma de serie son:

  • Faros LED
  • Detector activo de cambio de carril
  • Asistente de frenado activo
  • Indicador de velocidad límite
  • Luces de carretera automáticas
  • Control de tracción y estabilidad
  • Control de crucero con limitador de velocidad
  • Llamada de emergencia e-Call
Compra el Ford Puma al precio que buscas
Disfruta de cambiar de coche con Carwow, recibe las mejores ofertas de concesionarios oficiales y compra al mejor precio.
PVP 28.172 € - 34.221 € Ahorra 4.420 € de media
Precio carwow desde
Al contado
24.782 €
Oferta financiando
23.188 €
Listo para ver precios adaptados a ti?
Comparar ofertas
Ford Puma
Configura tu propio Puma en carwow
Ahorra 4.420 € de media
  • Personaliza el color, motores, acabado y mucho más
  • Recibe ofertas de concesionarios oficiales
  • Compara según su valoración, ubicación, precio y disponibilidad
  • Usar carwow es 100% gratis y confidencial