¿Quieres vender tu coche? Mejor precio garantizado

Cómo poner las cadenas de nieve en el coche, paso a paso

14 de diciembre de 2022 de

Llega el invierno. La época más fría del año puede sorprendernos en la carretera con situaciones climatológicas muy cambiantes. El frío, el viento, la lluvia, el hielo o la nieve pueden truncar nuestro viaje si no vamos debidamente preparados. La nieve es uno de los peores escenarios al que podemos enfrentarnos, como cada año por estas fechas es necesario saber cómo poner las cadenas de nieve a tu coche para que una idílica estampa no se convierta en un momento de tensión y ansiedad. Es más fácil de lo que imaginas y actualmente hay muchos sistemas de cadenas para la nieve, aunque básicamente todos ofrecen el mismo principio.

En España no es habitual cambiar los neumáticos en función de la época del año, así que la mayor parte de los conductores circulan en invierno con neumáticos de verano que no ofrecen ningún agarre ante el hielo o la nieve. Es ahí donde entran en juego las cadenas, proporcionando una superficie de agarre que permita al neumático traccionar. Debes saber que cuando circulamos con las cadenas para la nieve puestas se recomienda no circular a más de 50 kilómetros por hora porque de lo contrario podemos provocar daños importantes en la suspensión de nuestro coche. Ante esa situación te recomendamos que sigas nuestros consejos para una conducción segura ante situaciones complicadas.

Tipos de cadenas de nieve

Aunque solemos pensar que sólo hay un tipo de cadenas de nieve, la verdad es que en los últimos años han surgido en el mercado alternativas muy diferentes, incluyendo neumáticos all-season que muestran excelentes aptitudes ante el hielo o la nieve. Hay varios tipos:

Cadenas o fundas textiles

Son una de las alternativas preferidas por los conductores. Con un sistema de montaje mucho más sencillo que las cadenas tradicionales, cuentan con la ventaja añadida de su menor coste. El inconveniente es que no resultan tan efectivas ante situaciones extremas, y que su agarre es temporal por culpa de una alta degradación. El precio medio ronda los 40 o 45 euros.

Cadenas metálicas tradicionales

La solución más común de todas. Mediante una cadena de eslabones de alta resistencia el neumático queda cubierto por completo. La tracción que genera es muy elevada, incluso en situaciones extremas. El inconveniente principal, además de lo que pesan, reside en la dificultad de su montaje. Las podemos encontrar en el mercado por un precio aproximado de 30 euros.

Cadenas líquidas o tipo spray

Actualmente son una opción que empieza a cuajar entre muchos conductores, aunque lamentablemente tenemos que decirte que su efecto es tan limitado como duradero. Las cadenas en spray sirven para sacarnos de un apuro, pero no tienen las mismas capacidades de tracción. Su empleo es sencillo y las podemos encontrar por apenas 15 euros.

Cadenas compuestas o tipo red

Son similares a las cadenas de tela, porque en realidad la cota metálica de las cadenas tradicionales se sustituye por una red textil que mejora el agarre del neumático. El montaje es sencillo y también tienen la ventaja de que no degradan el neumático o provocan averías en la suspensión. Su precio medio ronda los 80 euros.

 Cadenas semiautomáticas o tipo araña

Como dice el dicho: lo bueno sale caro. Las cadenas tipo araña tienen muchas ventajas como el excelente agarre que proporcionan, la elevada seguridad, la buena fijación y el fácil montaje. Sus inconvenientes principales son el precio, por encima de los 150 euros en la mayoría de los casos, y el espacio que ocupan en el maletero.

Cadenas TPU

Son las más modernas del mercado, y presentan características similares a las cadenas tipo araña, pero con un precio menor. Su montaje también es sencillo, y apenas ocupan espacio en el maletero. El inconveniente principal es que su efectividad y durabilidad va a depender mucho de la calidad del fabricante y del montaje que realicemos. Su precio medio ronda los 80 euros.

¿Cuáles son las mejores cadenas para la nieve?

Esta es una pregunta difícil de contestar, porque el mejor arma contra la nieve es un buen neumático de invierno. La Dirección General de Tráfico establece que los neumáticos M+S son aptos para rodar incluso en situaciones complicadas. Si te mueves habitualmente por una zona de montaña nada mejor que un buen neumático para garantizarte el seguir en marcha. Las cadenas son una solución puntual pero las mejores alternativas que podemos equipar son las cadenas tradicionales, las cadenas TPU o las cadenas semiautomáticas. Las ventajas e inconvenientes entre ellas varían, pero son la mejor solución puntual ante una situación de nieve o hielo en la carretera.

¿Dónde y cuándo se ponen las cadenas de nieve?

Te recordamos que sólo debemos circular con cadenas siempre y cuando las condiciones o las autoridades así lo exijan. Para nuestro coche las cadenas son un elemento extraño. En los modelos más modernos es obligatorio desconectar el control de tracción con el fin de evitar posibles averías y maximizar el efecto del sistema de agarre. Si no lo desactivamos puede que destrocemos los frenos del coche o parte del tren motriz como el diferencial, la caja de cambios o la suspensión.

Si las autoridades o las condiciones nos exigen instalar las cadenas, debemos tener mucho cuidado de dónde llevamos a cabo la operación. Busca un lugar lo más apartado de la calzada, ponte el chaleco de seguridad y vigila bien que no te sitúes en una zona de tráfico. A ser posible señaliza el vehículo, tanto por delante como por detrás para hacerte ver lo máximo posible, además de encender las luces de emergencia del coche. La operación te llevará un rato, dependiendo del sistema de cadena que hayas elegido. Las cadenas tradicionales son complicadas, y generalmente el montaje se alarga por culpa de las malas condiciones climatológicas y la ansiedad por resolver el problema. Mantén la calma y ante todo seguridad.

¿En qué ruedas se ponen las cadenas de nieve?

Esta es otra de las grandes dudas a la que se enfrentan muchos conductores cuando necesitan poner las cadenas. En función del tipo de vehículo deberemos instalar las cadenas en unas ruedas o en otras, dependiendo principalmente del eje encargado de la motricidad. Te lo detallamos a continuación:

  • Coches con tracción delantera: Es la opción más habitual. Si tu coche dirige la fuerza del motor al eje delantero no hay duda, es ahí donde tienes que instalar las cadenas. Las ruedas delanteras se encargan de la propulsión y de la dirección, así que será más sencillo.
  • Coches de tracción trasera: En este caso priorizamos la tracción sobre la dirección. Las cadenas deben montarse en las ruedas traseras ya que son estas las que nos permitirán ganar motricidad para salir del problema.
  • Coches 4×4: En este caso los dos ejes aseguran la motricidad, pero debemos montar las cadenas en las ruedas delanteras ya que así tendremos también dirección. Si el problema es más serio no descartes poner las cadenas en las cuatro ruedas para así garantizar el máximo agarre.

Cómo poner las cadenas de tela

Como ya hemos dicho, son muy fáciles de poner, he ahí una de sus principales cualidades, aunque debemos saber cómo hacerlo. Bastan tres sencillos pasos:

  • Paso 1: Estira la banda elástica negra sobre la mitad superior de la rueda y baje la lona cubriendo la mayor cantidad de neumático posible.
  • Paso 2: Mueve ligeramente el coche hasta que la parte superior del neumático, ya cubierta por la tela, quede en la parte inferior. Tira una vez más de la cubierta y protege como el neumático con la cadena de tela.
  • Paso 3: Si es necesario y el fabricante así lo indica, ajusta la tensión mediante las tiras correspondientes, si es que se incluyen. Si no es necesario basta con empezar a circular para que la cadena de tela se centre automáticamente.

Cómo poner las cadenas de nieve metálicas

Sin lugar a dudas son las más complicadas de ajustar, aunque la práctica lleva a la perfección. Si es posible prueba antes en la tranquilidad de casa para que llegado el momento todo sea mucho más sencillo. El tiempo medio de montaje es de aproximadamente 12 minutos, así que cada segundo que ahorres bajo el intenso frío lo agradecerás.

  • Paso 1: Despliega y extiende toda la cadena delante del neumático. Asegúrate de que no hay nudos u obstáculos detrás de la rueda que puedan complicar la operación.
  • Paso 2: Una vez hayas extendido la cadena coge uno de los extremos y pásalo por detrás de la rueda a ras de suelo hasta que puedas sacarlo por el otro lado.
  • Paso 3: Levanta la cadena totalmente y engancha los extremos por encima de la banda de rodadura. Comprueba que el neumático queda bien cubierto y fija el primer enganche en la parte superior del neumático.
  • Paso 4: En la parte inferior del neumático encontraremos el tensor de la cadena. Estira de él todo lo que puedas, y fija el enganche en el punto más alejado, así quedará la cadena tensa y su trabajo será más efectivo.
  • Paso 5: Ya dentro del vehículo desactiva el control de tracción, ponte el cinturón y se delicado a la hora de pisar el acelerador. A los pocos metros comprueba la tensión de la cadena y aImágeImájústala si es necesario.

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.