Días carwow: Especial verano Coches en oferta y con entrega inmediata hasta el 30 de junio

Las mejores carreteras para conducir por Madrid

La Comunidad de Madrid tiene parajes y paisajes por los que atraviesan carreteras cuya combinación hacen de estos entornos ideales para quienes disfrutan de la conducción como una actividad lúdica. Recogemos por ello las mejores carreteras para conducir por Madrid.

Lejos de la red de vías rápidas que nacen desde Madrid, un entramado de carreteras de menor calado, algunas de ellas, remotas e increíbles, se reparten por la geografía de la comunidad.

Desde los puertos de montaña más exigentes, a las interminables alfombras asfaltadas, el encanto de las carreteras madrileñas que proponemos en un momento y de un lugar reside en visitarlas en momentos claves del año cuando más y mejor pueden explotarse sus características.

Puerto de Canencia

La M-629 es conocida por los montañeros y por los aficionados a los rallyes de Madrid por ser uno de los entornos más míticos de ambos grupos.

Fotografía: Miguel Lorente

La carretera M-629 que, partiendo desde el pueblo de Miraflores de la Sierra y hasta el mismo pueblo de Canencia discurre entre sendas localidades un rapidísimo tramo de complicadas enlazadas y brutales codos u horquillas. Una carretera madrileña que es mejor recorrer en primavera o verano ya que, o bien por la caída de las hojas caducas en otoño o la nieve en invierno, puede complicar su circulación a pesar del buen estado del firme.

Puerto de Morcuera

Citar el puerto de Canencia y no hacer el de Morcuera o viceversa es un craso error si de las mejores carreteras madrilleñas se trata. De hecho, dada la proximidad entre ambas es muy fácil recorrer ambos tramos, también tomados en innumerables ocasiones como segmentos cronometrados en rallyes, uno tras otro.

Fotografía: EMLATA

La carretera M-6111 que también parte o llega a Miraflores de la Sierra, dependiendo del sentido realizado, hasta Rascafría hace o necesita obligatoria parada en el aparcamiento de recreo del propio puerto, junto al mirador situado que permite unas vistas de una montañosa Comunidad de Madrid ignota para los forasteros o urbanitas más acérrimos a la capital.

La Hiruela

Llegar a la aldea de La Hiruela es todo un desafío para la conducción. La M-137 que muere en este bellísimo municipio de la sierra este madrileña requiere de un deleite para quienes disfrutan de la conducción por carreteras que no dan tregua.

Tanto si se viene desde Robledillo de la Jara por la M-130 como si se accede a La Hiruela desde la A-1 desde Horcajo y Montejo de la Sierra, la tramada es brutal, con unos paisajes menos forestados que los de la sierra noroeste descritos anteriormente pero con una dureza montañosa que es mejor evitar en pleno invierno por las zonas donde el hielo o, peor, el hielo negro, estuviera esperando a la vuelta de la esquina.

Valdelaguna

Como reza el nombre del rallysprint, el tramo entre Morata de Tajuña y Valdelaguna de la M-135 es una sección tan dura como su entorno entre campos de cultivos pero endiabladamente divertida por la rapidez en la sucesión de sus virajes que solo se ve frenada cuando las curvas de noventa grados exigen aminorar la marcha. Una carretera que exige de una atención al pavimento, roto e, incluso a veces, con un margen dentado y desgastado que se confunde con la grava de la cuneta.

Ofertas de coches para disfrutar de Madrid
Modelo Desde
Ford Puma 35.580 € Comparar ofertas
Mazda Mazda3 25.145 € Comparar ofertas
SEAT León 22.260 € Comparar ofertas
Renault Mégane 23.515 € Comparar ofertas
Volkswagen Golf 29.605 € Comparar ofertas

Aranjuez

Recorriendo la geografía de la comunidad en búsqueda de las mejores carreteras para conducir por Madrid, siguiendo en el sentido propio del movimiento de las agujas del reloj, el entorno que rodea al turístico Chinchón y que puede conectar hasta otro no menos cultural y recurrente pueblo de obligatoria visita como es Aranjuez tiene una bellísima carretera de acceso al mismo Real Sitio y Villa de Aranjuez.

Si bien circular por el centro cultural de Aranjuez merece la pena, incluso a pesar del adoquinado, los entornos que rodean el Palacio son preciosos tanto en primavera, por el esplendor de la propia estación, como en otoño por el ocaso de la época. Una zona de baja velocidad que permite disfrutar de un paraje de extremada belleza como el que se disfruta al transitar por la Avenida del Palacio-Carretera de Toledo.

Casillas

Efectivamente, Casillas es un pueblo de la provincia de Ávila pero la carretera M-549 que llega y se va del coqueto y montañoso pueblo abulense es una delicia. De nuevo, en primavera y en otoño aunque, dado el tipo de árboles presente, es una visita que merece la pena a lo largo de todo el año.

Fotografía: Miguel Lorente/Divexmotor

Una carretera cuya ruta completa con la anexión en la visita en dirección desde la M-501 hacia Casillas, enlazando con Sotillo de la Adrada y retornando a Madrid hacia Santa María del Tiétar propicia un triángulo maravilloso para disfrutar de una de las mejores carreteras por donde conducir de Madrid.

Cenicientos

Como de cuento es el llamado triángulo mágico donde confluyen las provincias de Madrid, Toledo y Ávila. Un entorno especial tanto para los amantes del vino como de las carreteras, pero sin combinar ambas emociones, por donde circular por el mero hecho de conducir. Tanto desde Cenicientos a Caldalso de los Vidrios por la M-541 como como hacia Almorox por la M-544/TO-1560, localidad toledana, las carreteras son propicias para dejarse llevar por un devenir de curvas entre campos de cultivos y un nutrido bosque de arbustos y matorrales.

Navas del Rey

La concurrida M-501 tiene un tramito o tramazo escondido para el público en general y conocido para los ruteros y camioneros ya que, hasta no hace mucho, la M-851 ha pasado de ser un paso obligatorio para vehículos pesados a un desvío alternativo u obligatorio, según se mire.

Una carretera en ascenso hasta la entrada al pueblo de Navas del Rey, que no solo evita el atasco de fin de semana, sino que pone el corazón a mil. Un breve pero intenso tramo perfectamente asfaltado de difíciles y parecidas curvas que cuenta con dos fuertes y cerrados virajes de izquierda que permiten disfrutar y contemplar de la naturaleza arbórea y que lleva a la guinda de nuestro repaso a las mejores carreteras para conducir por Madrid.

Robledo de Chavela

Desde la salida de Navas del Rey, retornando hacia la M-501 dirección Ávila tomaremos el desvío hacia Robledo de Chavela por la M-512 hacia el Puerto de Cruz Verde y, de ahí, la M-505 hasta, o bien el propio San Lorenzo de El Escorial, como el propio El Escorial según el viajero disponga.

Este tramo de más de 30 kilómetros es susceptible de ser modificado con una visita a las míticas antenas de la Madrid Deep Space Communications Complex, más conocida como el centro de INTA-NASA en la sierra madrileña, e incluso con la pertinente foto de rigor bajo la inmensa “oreja” espacial, es muy recomendable continuar hasta Colmenar de Arroyo por la M-531.

Fotografía: Miguel Lorente

En cualquier caso, la bonita y entretenida carretera hacia Robledo de Chavela se transforma en un brutal y digno tramo de rallyes que, en su cruce por el puerto y zona de avituallamiento de Cruz Verde también invita a tomar la M-533 hacia Zarzalejo o la M-535 hacia Santa María de la Alameda hacia la M-538 y de nuevo retornar a la M-505 dirección a, por ejemplo, la bellísima entrada a San Lorenzo de El Escorial, lugar donde, en otoño, es un entorno propicio para los amantes de la fotografía, habida cuenta de encontrarse frente al mirado de la conocida como Silla de Felipe II.

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.