Mercedes-Benz presenta Hyperscreen, la pantalla multimedia del futuro EQS

Mercedes-Benz ha presentado la pantalla multimedia Hyperscreen, que dispone de un asistente virtual para conductor y acompañante cuyo funcionamiento se sustenta en la inteligencia artificial. Algunas de sus prestaciones resultan innovadoras en modelos de producción. El EQS será el primer modelo de la marca en disponer de esta tecnología en 2021.

La llegada de la berlina de gran tamaño EQS, 100% eléctrica, está prevista para 2021. Sin embargo, el fabricante ya ha presentado el nuevo sistema multimedia con el que contará y al que ha bautizado como Hyperscreen MBUX, diseñado para ser más sencillo de utilizar.

Se trata de una gran pantalla curva y táctil de alta definición que se extiende a lo ancho de todo el salpicadero, con los aireadores del climatizador integrados, y que consta de un software capaz de aprender de sus usuarios gracias a la inteligencia artificial, así como de ofrecer una experiencia completamente personalizada a cada uno de ellos. Esto se consigue modificando las visualizaciones de las distintas funciones de infoentretenimiento (más de una veintena) y realizando sugerencias adaptadas a cada individuo.

La Hyperscreen posee una función denominada “capa cero”, mediante la cual el usuario puede desplazarse entre las aplicaciones más importantes del mejorado sistema MBUX (de sus siglas en inglés, Mercedes-Benz User Experience) sin necesidad de contacto físico con la pantalla ni tampoco tener que recurrir a los comandos de voz.

De este modo, la información más básica se presenta simplificada, más accesible y variable en función del contexto o situación que acontezca en cada momento, pudiéndose eliminar varios pasos para controlar el equipo multimedia, tanto para el conductor como para el pasajero a su derecha, quien también posee su correspondiente área de pantalla para realizar sus propias operaciones (el contenido y uso de la pantalla del copiloto variará dependiendo de las normas específicas de cada país). Según las fotos, se aprecia que son tres pantallas de diferentes formatos interconectadas.

El nuevo dispositivo, además, posee hasta siete perfiles y, si el asiento del acompañante no está ocupado, ese lado de la pantalla deja de mostrarse operativo y se convierte en una pieza de decoración con un patrón animado de estrellas de tres puntas, como el logo de Mercedes, con el propósito de no distraer al conductor.

Las dos dimensiones que Mercedes-Benz ha comunicado de la pantalla son la anchura y la superficie, 141 centímetros de amplitud y 2432 centímetros cuadrados de área, y del particular brillo que posee gracias a su tecnología OLED. Estas características se suman a una cámara y una docena de sensores tras el cristal de la pantalla que interpretan el uso que se hace de la misma, un proceso de fabricación que permite una visualización sin distorsiones independientemente del ángulo de visión y dos revestimientos a prueba de ralladuras que reducen los reflejos al tiempo que facilitan su limpieza.

No obstante, este no es el único ni siquiera el primer automóvil que equipe un concepto de pantalla similar: el Honda e o el Byton M-Byte (todavía por comercializar en España) cuentan con dispositivos parecidos que ocupan todo el salpicadero y permiten ser manejados por el copiloto, si bien no ofrecen tantas funciones como la Hyperscreen de Mercedes-Benz.