¿Qué ventajas tienen los coches híbridos en ciudad?

Todas las marcas están inmersas de lleno hacia la electrificación total del automóvil. Sin embargo, parece que los coches híbridos son una parada intermedia antes de llegar al coche 100% eléctrico. Estos vehículos resultan especialmente eficientes en entornos urbanos, así que hoy descubrimos que ventajas aportan los coches híbridos en ciudad.

La circulación urbana poco o tiene que ver con otras condiciones de conducción, como los viajes o las rutas de fin de semana por carreteras secundarias. Las ciudades son un territorio especialmente duro para los vehículos, ya que a las imperfecciones del asfalto hay que añadir la alta posibilidad de entrar en contacto con otros vehículos o las constantes detenciones y aceleraciones.

Es precisamente en este último aspecto donde los coches híbridos destacan especialmente, puesto que gracias a su tecnología consiguen reducir notablemente los consumos a la vez que simplifican la conducción al tener cambio automático.

Ventajas de los coches híbridos en ciudad

Al conducir en ciudad hay múltiples elementos que nos impiden mantener una velocidad constante, como por ejemplo, semáforos, pasos de peatones, obras o frenazos imprevistos de otros conductores a causa del tráfico. Estas situaciones son poco eficientes en térmicos físicos, puesto que debemos estar constantemente aplicando fuerzas para detener y acelerar nuestro vehículo, lo que se traduce en desgaste de frenos e incremento de consumo de combustible.

Los motores de combustión consumen menos cuando funcionan a unas revoluciones contantes y solo deben mantener la inercia del coche, esto ocurre cuando se alcanza una velocidad de crucero, principalmente en carretera.

Esto no ocurre en ciudad y aunque los coches híbridos no pueden saltarse las leyes físicas, sí consiguen minimizar sus consecuencias gracias al funcionamiento de su sistema híbrido, ya sea auto recargable (HEV) o enchufable (PHEV).

Aunque los coches híbridos deben igualmente acelerar y detener constantemente su masa emplean la electricidad como combustible y a la vez son capaces de recuperar la mayor parte de la energía de las aceleraciones.

Una de las ventajas de los motores eléctricos es que pueden invertir su funcionamiento, por lo que cuando ya no son necesarios para ganar velocidad se preparan para cambiar su funcionamiento y de ser necesario empezar a frenar el vehículo a la vez que generan electricidad.

Esto nos deja con un sistema que permite en muchos casos prescindir de los motores de combustión, o al menos no hacerlo en los momentos en los que tendrían mayor consumo, las aceleraciones. Por otro lado, aunque esto supone un menor ahorro, otros elementos como las pastillas y discos de freno también tienen un menor desgaste.

Etiquetas de la DGT

Además de conseguir ahorrar combustible, reducir o eliminar las emisiones y mitigar el desgaste de algunos elementos mecánicos, los coches híbridos obtienen distintivos medioambientales de la DGT más favorables.

En el caso de los híbridos enchufables (PHEV) obtendremos la etiqueta CERO siempre que supere los 40 kilómetros de autonomía en modo 100% eléctrica. Los híbridos convencionales o híbridos auto recargables (HEV) consiguen la etiqueta ECO de la DGT.

Estos dos distintivos ofrecen varias ventajas, especialmente en ciudad, ya que garantizan el acceso a zonas restringidas como las Zonas de Bajas Emisiones de Madrid o Barcelona. También ofrecen descuentos en zonas de aparcamiento regulado, parkings o incluso en el impuesto de circulación y matriculación.

Como siempre el punto negativo de los coches híbridos es que tienen un precio más elevado que las variantes de combustión interna. Por suerte en carwow también contamos con ofertas para coches híbridos, por lo que te recomendamos entrar a nuestro configurador para ver cuánto puedes ahorrar respecto al precio de la marca.

Ir al configurador