¿Qué coche me compro, híbrido o híbrido enchufable?

26 de mayo de 2022 de

Qué fácil era antes, cuando la duda era entre diésel o gasolina. En la actualidad la variedad de tipos de propulsión es mucho más variada y no sólo tenemos un combustible u otro, también eléctricos e híbridos… incluso dentro de los híbridos tenemos una sopa de letras curiosa: HEV, PHEV y MHEV.

Con todas estas alternativas es más complicado que nunca decidir qué coche me compro y, aunque tengamos claro que queremos un híbrido, cuesta decidirse entre un coche híbrido enchufable (PHEV) o un coche híbrido. Para tomar la decisión correcta debemos conocer las diferencias y características de los híbridos e híbridos enchufables y analizar cómo y cuánto vamos a usar el coche.

¿Qué es mejor, un coche híbrido o híbrido enchufable?

Como en todo, no hay una respuesta tajante a esta pregunta. Es obvio que, si fuese claramente mejor una alternativa que otra, la peor no existiría porque nadie la elegiría. Hay casi tantas formas de usar el coche como personas, así que esta variedad sirve para dar solución a varios tipos de usuarios, de manera que lo más importante es saber a quién le compensa un tipo de electrificación u otro y cuál es nuestro caso concreto.

En la actualidad existen varios niveles de electrificación:

  • Combustión pura: se trata de vehículos sin ningún tipo de electrificación, con mecánicas exclusivamente de combustión (diésel, gasolina, gas, etanol…)
  • Híbridos: combinan el funcionamiento de un sistema eléctrico con el motor de combustión y dentro de ellos tendríamos 3 subniveles (MHEV, HEV y PHEV) que veremos a continuación.
  • Eléctricos: se mueven exclusivamente con electricidad, que puede llevar almacenada en baterías o mediante pilas de hidrógeno.

Tipos de coches híbridos

Dentro de los vehículos híbridos tenemos tres niveles de electrificación, que ordenaré de menor a mayor, con las siguientes características:

  • Coches microhíbridos: sus siglas son MHEV de Mild Hybrid Electric Vehicle y se suelen conocer también como híbridos ligeros. Se trata de coches en los que básicamente se reemplaza el alternador tradicional por una máquina reversible llamada BSG o ISG (según el fabricante) que es capaz de actuar unas veces como un generador de electricidad (al levantar el pie del acelerador o si es necesario cargar la batería) y otras como un motor eléctrico que apoya al de combustión para reducir el consumo en las fases de arranque y aceleración. Dependiendo del voltaje de esta asistencia eléctrica tenemos de 12, 24 o 48 principalmente, aunque marcas como Subaru llegan hasta los 110 voltios. El motor eléctrico que asiste al de combustión no tiene potencia suficiente como para mover al vehículo por sí solo, aunque recientemente Jeep ha presentado modelos MHEV de 48 voltios que sí son capaces de mover a los Renegade y Compass en determinadas circunstancias sin que sea necesario encender el motor de combustión. La principal ventaja de los microhíbridos está en su etiqueta Eco y en un pequeño ahorro de combustible en uso urbano debido a la mejor eficiencia del sistema Start & Stop.
  • Coche híbrido: sus siglas son HEV y es un peldaño más en la electrificación. Son coches que cuentan con el mismo sistema descrito anteriormente, pero añaden una batería de mayor capacidad y voltaje capaz de alimentar un motor eléctrico de tracción que sí es capaz de mover y maniobrar al vehículo por sí solo. Suelen trabajar a tensiones alrededor de los 400 voltios y usar baterías entre 1 y 2 kWh de capacidad que se recarga exclusivamente al recuperar energía durante las frenadas y retenciones del vehículo.
  • Coche híbrido enchufable o PHEV : es el peldaño más alto entre los modelos híbridos. Básicamente son como los híbridos HEV, pero con una batería de mayor capacidad que no es capaz de llenarse por completo sólo a base de frenadas y retenciones, por lo que es necesario añadir un sistema de recarga enchufando el vehículo a la red. Como la batería es más grande (entre 8 y 20 kWh de capacidad), también se montan motores eléctricos más potentes que hacen que de facto tengamos dos coches en uno: por un lado, un eléctrico con una autonomía entre 40 y 100 km y, por otro, un híbrido convencional una vez agotada esa autonomía.

Diferencias entre los coches híbridos e híbridos enchufables

Viendo lo anterior ya te haces una idea de las principales diferencias entre un híbrido y un híbrido enchufable y serán ellas las que hagan que unos se adapten mejor o peor a nuestras necesidades, así que vamos a ver en qué se diferencian básicamente los HEV de los PHEV:

  • Etiqueta de la DGT: los híbridos consiguen la etiqueta Eco, mientras que los híbridos enchufables con una autonomía en modo 100% eléctrico superior a los 40 km consiguen la etiqueta Cero.
  • Capacidad de la batería: las baterías de los PHEV son de mayor capacidad y se mueven en cifras entre los 8 y los 20 kWh, siendo las más comunes alrededor de los 14 kWh. Los HEV, en cambio, montan baterías entre 1 y 2 kWh de capacidad, normalmente.
  • Potencia de los motores: al tener baterías más grandes y estar pensados para poder usarse un cierto número de kilómetros como coches exclusivamente eléctricos, los PHEV suelen tener motores de tracción más potentes, normalmente entre los 60 y los 120 caballos, aunque los hay incluso con un motor para cada eje y potencias combinadas de más de 200 CV. Los HEV, en cambio, rara vez disponen de motores de más de 80 CV de potencia y lo normal es que los motores eléctricos de los coches híbridos se muevan en el entorno de los 60 CV.
  • Autonomía eléctrica: al tener baterías de capacidades muy diferentes, sus autonomías en modo 100% eléctrico varían mucho. Lo normal es que la autonomía de los HEV apenas llegue a los 2 km, mientras que en los PHEV se buscan autonomías eléctricas por encima de los 40 km para obtener la etiqueta Cero de la DGT.
  • Recarga: es tal vez la mayor diferencia entre los HEV y los PHEV. Los coches híbridos se recargan exclusivamente mediante la energía que se recupera en las frenadas y retenciones. Aunque esto también se hace en los PHEV, como sus baterías tienen de media diez veces más capacidad, para recargar los híbridos enchufables por completo tenemos que conectarlos a un punto de carga, de ahí lo de “enchufable”.
  • Precio: los PHEV son más caros debido a su mayor complejidad, en realidad tenemos todos los componentes de un coche puramente eléctrico y también los de un coche de combustión. Este factor será decisivo a la hora de valorar cuál nos conviene más, pues su amortización está más condicionada.

Con todo esto en mente, vamos a ver las ventajas de cada uno, teniendo en cuenta que las ventajas de uno serán las desventajas del otro.

Ventajas y desventajas de los coches híbridos

Las principales ventajas de los coches híbridos son:

  • Menor peso: las baterías son pesadas, así que al tener baterías diez veces más pequeñas que los PHEV el incremento de peso es menor, lo cual mejora el comportamiento dinámico y penaliza menos los consumos una vez agotada la autonomía eléctrica.
  • Precio: los híbridos son más económicos que los PHEV, de modo que su amortización es más sencilla para muchos usuarios.
  • No necesitan un punto de recarga: para que un PHEV merezca la pena, obligatoriamente debemos tener la posibilidad de cargarlo a diario para usarlo lo máximo posible en modo eléctrico. No todos los usuarios pueden disponer de un punto de carga para su coche, en cuyo caso es evidente que es mejor alternativa el HEV que el PHEV.
  • Menor consumo en modo híbrido: debido a su menor peso y arrastre, cuando se usan en modo híbrido (tras agotar su autonomía eléctrica) los HEV tienen consumos sensiblemente menores que los PHEV.
  • Precio de sustitución de las baterías: la vida útil de las baterías de los coches híbridos no es eterna y a medida que pasa el tiempo se reduce su capacidad. Esto hace que cada vez podamos aprovechar menos la energía que almacenamos en ellas, que es la gran ventaja y razón de ser de los coches híbridos. Las baterías más grandes de los PHEV son mucho más caras que las de los HEV.

Ventajas y desventajas coches híbridos enchufables

Veamos ahora cuáles son las principales ventajas de los híbridos enchufables:

¿Qué contamina más, un híbrido o un PHEV?

Esta pregunta tiene una respuesta que está muy condicionada al tipo de uso que hagamos del coche. Los PHEV están diseñados para que procuremos usarlos lo máximo posible como si se tratase de coches eléctricos puros. Si nuestro día a día transcurre en recorridos en los que vamos a usar nada o casi nada el motor de gasolina y sólo usamos éste para desplazamientos largos esporádicamente en vacaciones, fines de semana, etc., el PHEV va a contaminar muy poco porque el motor de combustión apenas funcionará.

Si nos compramos el PHEV simplemente para tener una etiqueta Cero, pero no vamos a recargarlo a diario y vamos a usarlo como si se tratase de un coche híbrido convencional, entonces el híbrido enchufable contaminará mucho más (porque es más pesado, principalmente). También será más contaminante si la mayoría de nuestros desplazamientos son largos y la parte que hagamos en modo 100% eléctrico suponga un porcentaje minoritario de los kilómetros recorridos.

De todo esto queda claro que es muy importante el tipo de uso que hagamos del coche para saber cuál nos conviene, el HEV o el PHEV.

Cómo valorar qué tipo de coche híbrido comprar

Para tomar la mejor decisión y saber cuál de las alternativas de coches híbridos nos interesa más, tenemos que hacernos tres preguntas:

  • ¿Tengo posibilidad de recargarlo a diario en casa (o en el trabajo)? Si la respuesta a esta pregunta es NO, ya podemos olvidarnos del PHEV, que no nos compensará en ningún caso al no poder usarlo en modo 100% eléctrico
  • ¿Cuántos kilómetros hago al día? Antes la pregunta clave para decidirnos entre diésel o gasolina era cuántos kilómetros hago al año, ahora debemos preguntarnos cuántos hacemos al día. No es lo mismo hacer 18.000 km anuales recorriendo todos los días 50 km, que hacer 18.000 km anuales haciendo 1.000 km en un viaje largo cada mes. En el primer caso nos interesa claramente un PHEV, mientras que en el segundo es mejor decisión un HEV.
  • ¿Qué uso hago de coche? Si uso el coche de forma muy esporádica va a ser complicado poder amortizar el mayor coste de un PHEV. Si el coche lo uso a diario y además es en desplazamientos urbanos o si vivo o trabajo en el centro de una gran ciudad con zona de bajas emisiones, también será una alternativa a tener en cuenta un híbrido enchufable.

En resumen, y para dejarlo lo más claro posible, veamos cuándo interesa una y otra alternativa.

Cuándo interesa comprar un PHEV

Para que realmente compense comprar un PHEV debemos cumplir estos requisitos:

  • Poder cargar en casa o en el trabajo a diario el coche
  • Hacer casi todos los días desplazamientos en los que prácticamente agote la autonomía eléctrica del coche o la supere por poco.
  • Si estamos obligados a acceder a zonas de bajas emisiones a diario.

Cuándo interesa comprar un HEV

Para que realmente nos interese comprar un híbrido no enchufable debemos cumplir estos requisitos:

  • Si hacemos un uso intensivo en ciudad, pero no disponemos de un punto de recarga en casa o en el trabajo.
  • Si hacemos un uso principalmente urbano, pero solemos también realizar desplazamientos de larga distancia.

Configura aquí tu coche híbrido

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.