Cómo instalar un punto de recarga para coches eléctricos

Instalación de un punto de carga para coches eléctricos

El coche eléctrico se ha convertido en el objetivo de muchos conductores que tienen en mente cambiar de vehículo. Tanto por sus ventajas medioambientales, como también por las económicas con un bajo coste de mantenimiento y funcionamiento hacen que ya podamos hablar del coche eléctrico como una realidad.

Sin embargo, uno de sus puntos más débiles sigue siendo, además de la autonomía reducida, los elevados tiempos de carga. Esto nos obliga a pensar en un punto fijo donde nuestro coche pueda permanecer varias horas parado para recuperar energía.

Nuestro garaje o el del trabajo son las opciones más viables para esto, pero sin embargo todavía no tenemos muy claros los pasos a seguir para poder instalar de manera legal un punto de carga en nuestro domicilio o lugar de trabajo.   

Desde carwow una vez más intentamos ser de utilidad con esta pequeña guía para la instalación de puntos de carga en el hogar o en el trabajo, esperamos que os sirva de ayuda.

Pasos a seguir para particulares

Si somos un particular son varios los pasos a seguir para poder colocar un punto de recarga para vehículos eléctricos en nuestro domicilio. Varios factores influyen en el proceso, que depende principalmente del tipo de vivienda en el que tengamos pensado realizar la instalación.

Contactar con el instalador

Lo primero es contactar con una empresa especializada en la instalación de puntos de carga. Cada vez es más frecuente que las propias marcas de automoción, o incluso los operadores eléctricos, nos faciliten el contacto de un instalador certificado.

Este instalador debe orientarnos sobre el tipo de recarga que más se adecúa a nuestras necesidades, qué potencia debemos contratar para poder utilizar el punto de carga y cuál es el tipo de instalación que necesitamos en función de las características de nuestra casa.

Como es lógico este proceso de instalación varía notablemente si nuestro garaje es particular o comunitario, pero también depende de las características de cada construcción, la ubicación de la plaza respecto del contador de luz, etc.

¿Qué tipo de recarga me conviene?

En función de la capacidad de la batería de nuestro vehículo, o de los kilómetros semanales que tenemos planeado recorrer, hay que decidir cuál es el tipo de cargador que más se ajusta a nuestro presupuesto y necesidades.

  BÁSICA SEMI-RÁPIDA RÁPIDA SUPER-RÁPIDA
Potencia 2,3 – 7,4 kW 22 kW 40 -50 kW 100 – 150 kW
Tipos de enchufe Schuko o Mennekes Mennekes Combo  CCS Combo  CCS
Coste aproximado del sistema De 500 a 1500 euros A partir de 2.500 euros Entre 20.000 y 30.000 € Más de 100.000 euros

En este punto también se puede elegir un punto en propiedad o en alquiler, en este segundo caso un operador de movilidad puede gestionar nuestro punto de manera remota y cobrar una tarifa en función del uso. Esta segunda opción también puede aportar varios servicios añadidos a la recarga.

Elegir una opción de instalación

Normalmente nos encontramos ante tres posibles escenarios a la hora de elegir cuál es el tipo de instalación que más nos conviene. Estos escenarios están de nuevo marcados por la ubicación de nuestra plaza de garaje, así como las características técnicas del edificio.

La primera opción es aprovechar la instalación eléctrica de una vivienda unifamiliar. En este caso, y si la potencia contratada es suficiente, podremos instalar nuestro punto de carga sin mayores complicaciones y utilizando la red eléctrica ya existente en nuestro domicilio. La principal ventaja aquí es que probablemente no se tenga que realizar ningún tipo de obra.

Otra posibilidad es instalar un nuevo contador para el punto de recarga partiendo del cuadro general de contadores de un edificio, lo que implica un nuevo contrato de alta con una distribuidora eléctrica. Es decir, contrataremos una segunda tarifa de luz independiente para alimentar nuestro punto de carga.

La tercera posibilidad es aprovechar el suministro eléctrico ya existente en un garaje comunitario y enlazar nuestro punto de carga al contador del garaje. Este tercer punto, además de necesitar una pequeña obra, nos obliga a tratar con la comunidad de propietarios, algo que detallamos en el siguiente paso.

Comunicación a la comunidad de vecinos

Como es lógico, este punto está únicamente dirigido a aquellas personas que residan en edificios comunitarios o aparquen su coche en un garaje comunitario. En este caso debemos notificar a la comunidad de propietarios nuestra intención de instalar un punto de recarga para nuestro nuevo coche eléctrico.

Según la Ley de Propiedad Horizontal, es obligatorio comunicar con antelación a la comunidad de vecinos nuestra intención de instalar un punto de carga eléctrico. Se debe hacer por escrito, tanto al presidente de la comunidad como al administrador de la finca.

La comunidad de propietarios no puede oponerse a la instalación, pero nos tocará correr con los gastos de la instalación, así como de la energía consumida, como es lógico. Además de la comunicación por escrito, hay que presentar una memoria técnica de diseño en la que se especifique cómo se realizará la instalación.

Una vez hayamos pasado por todos estos procesos de decisión y ejecución ya podremos disfrutar de nuestro punto de recarga personal, que nos permita disfrutar de todas las ventajas de coche eléctrico, que, con un punto de recarga asegurado, son muchas.

Pasos a seguir para empresas

Si quien lee estas líneas es un empresario decidido a apostar por la tecnología eléctrica para su flota, o bien quiere facilitar la vida de sus empleados poniendo puntos de carga en el garaje de la oficina, también tenemos algunos consejos para la instalación.

En líneas generales el proceso a seguir es el mismo, puesto que las potencias y los tipos de instalación suelen ser similares tanto en edificios de oficina como en los bloques de viviendas. Además, muchas empresas cuentan con la propiedad de su edificio de oficinas, lo que elimina bastantes trámites.

Según Red Eléctrica Española, los puntos a los que deben atender las empresas para la instalación de cargadores están centrados en la necesidad que se quiera satisfacer. Evidentemente no es lo mismo instalar una infraestructura de carga para una flota entera que dos puntos para los empleados con coche eléctrico.   

También influye el tipo de servicio que la empresa quiera dar, puesto que en el mejor de los casos la recarga resulta gratuita para los empleados y en otros forma parte de una retribución en especie o incluso se convierte en un servicio de pago.

Lo que es cierto es que la instalación de puntos de carga compartidos en los lugares de trabajo puede ser una de las claves para popularizar y extender el uso del vehículo eléctrico a muchos conductores que nos disponen de una plaza de garaje en su domicilio.

Cuántos coches eléctricos se están vendiendo en 2020

Todavía son pocos, hay que reconocerlo. Si bien, el incremento está siendo elevado. En cocnreto, en el pasado mes de febrero se comercializaron un total de 1.759 vehículos eléctricos, lo que supone un crecimiento del 75%, según la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac).

Esta cifra hace que en lo que va de año se hayan entregado ya 3.580 vehículos eléctricos, lo que supone un crecimiento del 98% respecto al mismo período del año pasado.

De seguir con este crecimiento, por tanto, esto quiere decir que a finales de año podríamos haber comercializado algo más de 20.000 eléctricos en España. De ser así estaríamos hablando de una cuota de mercado (en ventas de entre el 1,5% y el 2%). Ahora solo falta esperar a ver si se cumplen estas estadísticas.

Opel Corsa-e

La esperada versión eléctrica del Corsa con el nuevo y espectacular diseño
9/10
29.900 € - 33.600 €
PVP
Leer opinión Comparar ofertas

Peugeot e-208

La versión totalmente eléctrica del clásico modelo 208
9/10
32.100 € - 37.400 €
PVP
Leer opinión Comparar ofertas

Renault ZOE

El coche eléctrico perfecto para la ciudad
8/10
25.800 € - 35.700 €
PVP
Leer opinión Comparar ofertas