Opinión del nuevo Mercedes GLC

Un SUV diseñado para sorprender en cada detalle

8/10
Puntuación carwow
Esta es la valoración de nuestros expertos tras probar el coche
  • Divertido de conducir
  • Interior sensacional
  • Buena equipación de serie
  • Asientos traseros estrechos
  • Extras caros
  • Amortiguación rígida

51.400 € - 124.800 € Gama de precios

5 Asientos

10,2 - 7,1 l/100km

Resumen general

El Mercedes-Benz GLC es el SUV intermedio de la marca alemana y se ubica en el segmento SUV-D. Está a la venta desde el año 2019 y se trata de una actualización del modelo lanzado en el año 2015, este sustituyó al antiguo GLK.

El Mercedes-Benz GLC tiene dos rivales muy duros, son el BMW X3 y el Audi Q5, aunque otros modelos como el Volvo XC60 o el Jaguar F-Pace. Eso solo en lo que se refiere a los modelos ‘premium’, ya que también hay muchas alternativas generalistas en su segmento.

Como la mayoría de modelos premium, el Mercedes-Benz GLC también cuenta con una variante coupé, con una línea del techo más baja, lo que ofrece un diseño más atractivo a cambio de mermar la habitabilidad, contamos con una ficha exclusiva para esta variante.

La gama mecánica está compuesta por motorizaciones diésel, gasolina e híbrida enchufables. Además los motores gasolina cuentan con un sistema de microhibridación que permite obtener la etiqueta ECO de la DGT.

A pesar de ser un modelo ‘premium’ tiene unas buenas capacidades off-road, siempre y cuando equipemos opciones como la suspensión neumática o las protecciones en los bajos, sin embargo probablemente los conductores del GLC jamás se alejen en exceso del asfalto.

El Mercedes-Benz GLC también cuenta con versiones deportivas, son las AMG 43 y 63, que tienen una potencia de 390 y 510 CV con elementos mecánicos exclusivos que realmente aseguran un comportamiento deportivo eficaz.

La prensa especializada de motor destaca del GLC, su refinamiento, la habitabilidad interior, la carga tecnológica y las capacidades off-road. Nosotros añadimos la amplitud de la gama mecánica, puesto que podemos contar con todos los distintivos de la DGT.

Los aspectos más criticables son sin duda el precio elevado y la falta de equipamiento, nos veremos obligados a incorporar bastante equipamiento opcional, lo que sube todavía más la factura final, por suerte en carwow tenemos las mejores ofertas para tratar de solventarlo.

En carwow podrás comparar las mejores ofertas y elegir el precio que más se amolde a ti para comprar tu nuevo Mercedes GLC.

Con un PVP mínimo de 50.700 € y un máximo de 58.325 €, el GLC se sitúa como una de las opciones más acertadas del mercado, y más aún teniendo en cuenta las grandes ofertas de nuestra red de concesionarios.

Configura el acabado y el motor que más te interesen y disfruta de un ahorro medio de hasta 6.053 €.

Motor – Acabado

PVP Ahorro medio carwow*
GLC 200 d 4MATIC 5dr 50,700 € 4,702 €
GLC 220 d 4MATIC 5dr 52,475 € 4,815 €
GLC 200 4MATIC 5dr 52,875 € 4,852 €
GLC 300 d 4MATIC 5dr 54,900 € 4,940 €
GLC 300 4MATIC 5dr 58,325 € 5,357 €

*Precio sujeto a financiación con el concesionario.

La gama mecánica del Mercedes-Benz GLC está compuesta por versiones diésel y gasolina así como por una híbrida enchufable. Gracias a las tecnologías de microhibridación disponibles podemos contar con la etiqueta ECO de la DGT.

En gasolina encontramos dos opciones denominadas GLC 200 y GLC 300. Ambas cuentan con un motor de cuatro cilindros y desarrollan 197 y 258 CV de potencia respectivamente. Cuentan con tecnología microhíbrida de 48 V, esto les permite contar con la etiqueta ECO de la DGT.

Este sistema microhíbrido está compuesto por un pequeño motor eléctrico de 16 CV que sirve como motor de arranque que apoya puntualmente al térmico. Los periodos en los que el motor térmico puede estar apagado, en un semáforo por ejemplo, también son más largos, todas estas medidas tienen un efecto positivo en los consumos.

En ciclo diésel hay tres opciones que se denominan 200d, 220d y 300d, también son motores de dos litros y cuatro cilindros. Desarrollan una potencia de 163, 194 y 245 CV, en este caso no contamos con microhibridación.

Todos los motores de combustión se asocian al sistema de tracción total 4Matic de la marca y cuentan con cambio automático 9G-Tronic de convertidor de par y nueve velocidades.

La versión híbrida enchufable cuenta con un motor de gasolina de 211 CV y uno eléctrico de 122 CV alimentado por una batería de 13,5 kWh. La potencia combinada del sistema es de 320 CV y la autonomía en modo eléctrico supera los 50 kilómetros, por lo que obtiene la etiqueta CERO de la DGT.

Por encima de estas opciones mecánicas aparecen las dos variantes deportivas AMG GLC 45 y 63, la primera utiliza un motor V6 de 360 CV mientras que la segunda tiene dos variantes de 476 o 510 CV, ambas con un V8 biturbo.

En carwow hemos podido probar todas las mecánicas diésel y gasolina. Los motores gasolina son realmente suaves y silenciosos, el sistema de microhibridación consigue mantener los consumos en cifras por debajo de los ocho litros en la mayoría de los casos.

Las mecánicas diésel son las que mejor se asocian con un vehículo de este tipo, ya que permiten hacer largas distancias con consumos contenidos y cercanos a los 6,5 litros. Por peso las versiones “menos” potentes son capaces de mover el modelo sin problema, por lo que no vemos necesario optar por los propulsores que sobrepasan los 200 CV.

El Mercedes-Benz GLC como la mayoría de vehículos premium cuenta con un equipamiento base bastante escaso sobre el que podemos incorporar líneas estéticas así como una extensa lista de equipamiento opcional.

Estándar

El equipamiento básico cuenta con elementos como la cámara de marcha atrás, llantas de aleación de 18 pulgadas, pantalla tácil, instrumentación digital, climatizador, luces LED, sistema de alerta de colisión, modos de conducción, arranque y apertura sin llave, sistema de reconocimiento de voz ‘Hola Mercedes’, etc.

Línea Exclusive

Esta primera variante estética aporta múltiples elementos cromados al interior del vehículo, así como barras longitudinales en el techo, llantas exclusivas, embellecedores de escape, marcos de las ventanas cromados, tapicería específica, volante de cuero con tres radios, alumbrado ambiental interior y molduras de madera.

Línea Off-Road

El aspecto más aventurero llega con esta línea que ofrece parachoques optimizados para mejorar los ángulos de ataque y salida, llantas específicas para la práctica off-road, protecciones de bajos, etc.

Línea AMG

No podía faltar la alternativa más deportiva con esta línea AMG que ofrece una parrilla exclusiva, marcos cromados, llantas de 19 pulgadas, discos de freno perforados, volante deportivo específico, tapicería de cuero perforada, pedales deportivos, etc.

Elementos opcionales

La mayoría de asistentes a la conducción, como el control de crucero, el centrado de carril o el aviso de ángulo muerto han de añadirse de manera opcional dentro de paquetes de equipamiento. Otros elementos extra son el techo panorámico, los asientos calefactables, el sistema de cámaras 360 grados, asistente de aparcamiento automático, faros LED de alto rendimiento, etc.

El Mercedes-Benz GLC es un SUV de grandes dimensiones que se enmarca en la categoría de vehículos premium, tanto por su calidad de acabados como por la imagen de marca que se asocia a este tipo de vehículos. Por tanto tiene un precio elevado en comparación con la mayoría de opciones generalistas.

Sus rivales más directos son sin duda el BMW X3 y el Audi Q5, los tres modelos tienen unas dimensiones muy similares y han sustituido claramente a las berlinas de cada marca, aunque de esto hablaremos un poco más adelante. Otros modelos de características muy similares son el Volvo XC60 y el Jaguar F Pace.

Como ha ocurrido en otros segmentos la moda de los SUV se ha apoderado también de las marcas premium que han decidido apostar totalmente por estas carrocerías elevadas en detrimento de otras más clásicas como las berlinas.

De esta manera el Mercedes-Benz GLC ha sustituido en gran medida al todopoderoso Clase C, que durante muchos años fue el modelo más vendido de la marca. Por tanto nuestro SUV ahora es uno de los modelos más relevantes para la marca de la estrella.

Frente a las berlinas los SUV ofrecen un acceso más cómodo al interior así como una mejor habitabilidad y capacidad de carga, la estética puede ser otro de los motivos que explique su imparable éxito.

Por el contrario también son vehículos más pesados, lo que perjudica al comportamiento dinámico y también al consumo. Por su parte el GLC consigue unas reacciones clásicas de la marca, prima el confort aunque no deja de lado un cierto toque de dinamismo que permite mantener ritmos elevados en carretera.

Una de las características del Mercedes-Benz que le permite diferenciarse de sus principales rivales es su capacidad para desenvolverse en entornos off-road. Si equipamos la suspensión neumática y las protecciones para los bajos nos encontramos con un modelo sorprendentemente capaz en campo. Por supuesto su elevado precio es una gran barrera psicológica a la hora de aventurarnos en el campo.

Algunos rivales generalistas del Mercedes GLC podrían ser el Volkswagen Tiguan, el Hyundai Santa Fé, el Toyota RAV4, el Honda CR-V o el Skoda Kodiaq entre otros.

El Mercedes-Benz GLC mide 4,65 metros de largo, 1,89 m de ancho y 1,64 metros de alto, la batalla o distancia entre ejes es de 2,87 metros. Esto le coloca con un tamaño intermedio entre el BMW X3 y el Audi Q5, aunque en general cuentan con dimensiones muy similares.

El maletero del GLC alcanza los 550 litros de capacidad, una cifra exactamente igual a la ofrecida por el BMW X3 y el Audi Q5, y 45 litros superior a la del Volvo XC60. El Jaguar F-Pace por su parte gana holgadamente y se coloca como el primero con 650 litros de volumen.

Tanto las plazas delanteras como las traseras ofrecen un espacio muy correcto para adultos de gran estatura. La plaza central, al ser más estrecha, es sólo recomendable para desplazamientos cortos o niños.

Los asientos traseros cuentan también con un espacio muy desahogado para la cabeza y las piernas, las cotas son mejores que las que encontramos en el GLC Coupé, además la colocación de una silla infantil es mucho más cómoda gracias a la altura del techo.

La calidad de los acabados en todo el habitáculo es muy elevada y justifica, en parte, el precio a pagar por este vehículo. La atención por el detalles es mucho mayor que la que encontraríamos en modelos de menor precio.

El sistema de infoentretenimiento es uno de los mejores del mercado y el asistente de voz actualmente no tiene rival. A través del comando ‘Hola Mercedes’ podemos resolver muchas tareas como hacer llamadas, ajustar la temperatura o introducir direcciones en el navegador.

Conclusión

El Mercedes-Benz GLC es un coche ideal para familias, tanto por habitabilidad como por capacidad de carga nos encontramos con un coche capaz de realizar largos viajes con mucha comodidad. Su gama mecánica es amplia y eficaz y las versiones electrificadas permiten obtener distintivos medioambientales ventajosos para circular por zonas de bajas emisiones.

La atención por el detalle y la carga tecnológica disponible nos permiten hablar sin problemas de un vehículo premium. Es aquí donde aparece su principal inconveniente, puesto que su precio también va acorde con la categoría de coche a la que queremos acceder. Sin embargo, lo más criticable es que el equipamiento opcional sea tan extenso, puesto que obliga a sumar una buena cantidad a una factura inicial ya de por sí elevada.

¿Estás buscando las mejores ofertas de Mercedes GLC?

En carwow podrás comparar las mejores ofertas de coches nuevos de concesionarios locales y nacionales. Mercedes - Concesionario autorizado. ¡Ofertas increíbles y una experiencia de compra sin sorpresas inesperadas!

Compara ofertas de GLC 6.257 € de ahorro medio