Días carwow: Especial verano Coches en oferta y con entrega inmediata hasta el 30 de junio

La autonomía de los coches híbridos según la arquitectura de su sistema de impulsión

El mercado de los coches híbridos aglutina diferentes tipos de configuraciones mecánicas basadas en esquema donde aparece un propulsor térmico, diésel o gasolina, otro eléctrico y un acumulador de energía eléctrica. A partir de las características del equipo eléctrico, existen tres clases de automóviles híbridos según la arquitectura del sistema mecánico.

MHEV: coches microhíbridos, híbridos ligeros, suaves o mild-hybrid

Uno de los grandes problemas que supone elegir qué tipo de coche híbrido interesa es conocer, a parte de distinguir, los diferentes tipos de coches híbridos que interesan. En este dilema no ayuda la denominación usada para referirse a un mismo tipo, más cuando en este grupo hay, a su vez, dos subtipos.

Configura tu coche

Y es que por coches microhíbridos, también llamados de hibridación suave o ligera cuando no, del inglés, mild-hybrid, se aglutinan aquellos vehículos a cuyo motor térmico convencional se le asocia otro motor-generador eléctrico y que, a su vez, está vinculado a una batería de 12 ó 48 voltios, de ahí los híbridos ligeros de 12 ó 48V.

Híbridos ligeros de 12V ó 48V

Estos coches se diferencian entre sí no solo por la potencia del citado motor-generador eléctrico sino por la capacidad de almacenamiento de la batería.

Mientras que el motor-generador del coche microhíbrido puede generar una potencia escasa, desde unos pocos caballos, como pueden ser los sistemas de 8 kW/11 CV, hasta otros cuyo aporte es prácticamente el de un motor de combustión de moderada potencia, 60 kW/82 CV, la batería que equipa el sistema híbrido puede ofrecer una capacidad de 12 ó 48V.

En cualquier caso, estos sistemas se instalan con el fin de reducir el consumo del motor principal, bien sea diésel, bien sea gasolina, asumiendo el papel de motor-generador de electricidad de sistema auxiliares como son el arranque, alumbrado exterior o iluminación interior, climatizador, información y entretenimiento… de tal forma que se libere al propulsor principal de esa función, evitando así que consuma combustible en la generación de la electricidad que provea a tales sistemas como tradicionalmente ha hecho a través del alternador.

Cabe señalar que, en los coches mild-hybrid, el motor-generador del sistema eléctrico en ningún caso sustituye al motor térmico principal aunque sí es posible que el coche circule con el propulsor de gasolina o gasóleo apagado en momentos concretos gracias a la inercia, es lo que se conoce como “navegación a vela“. Entonces el vehículo mantiene encendidos los sistemas eléctricos a partir de la energía generada por el motor-generador eléctrico y que permite la vuelta a la actividad del tradicional cuando sea necesario y de manera casi inmediata.

Los microhíbridos de 12V han sido el salvoconducto y la solución más económica para que muchos fabricantes hayan podido, no solo mejorar las cantidades homologadas de consumo y emisiones, sino hacer de sus automóviles clasificados con el etiquetado C como coches ECO y lucir la pegatina verde y azul de la DGT.

Ofertas de coches híbridos
Modelo Desde
Toyota C-HR 28.200 € Comparar ofertas
KIA Niro PHEV 27.650 € Comparar ofertas
Renault Clio 14.910 € Comparar ofertas
Hyundai IONIQ 26.445 € Comparar ofertas

Igualmente, los híbridos suaves de 48V mejoran tanto el gasto de combustible como la expulsión de gases pero, además, pueden apoyar al motor de gasolina en momentos en que sea necesario un aporte adicional de potencia pero, en ningún caso el motor-generador reemplaza al motor tradicional ya que no tiene capacidad motriz para hacerlo, esto significa que la autonomía de los híbridos suaves, ligeros o mild-hybrid es nula.

HEV: coches híbridos, híbridos combinados o full hybrid

Con la distinción por sus siglas, del inglés, hybrid electric vehicle, como seña y la primera acepción como la más extendida, cuando hablamos de coches híbridos nos referimos a mecánicas que están compuestas por un motor térmico principal y un sistema eléctrico con un propulsor que tiene capacidad para impulsar por sí mismo al vehículo y con un acumulador que consigue regenerar de manera autónoma la energía eléctrica que requiere, sin necesidad de ser conectado a un punto de recarga externo.

Técnicamente, los MHEV son híbridos autorrecargables, ya que el motor-generador es el encargado de producir esa electricidad acumulada en la batería, pero los HEV son vehículos que, además de esto, el motor del sistema eléctrico mueve por sí mismo al coche mientras que los mild-hybrid no.

El motor eléctrico del coche híbrido tiene como fin dos tareas: mover en determinadas circunstancias al coche y apoyar al propulsor térmico cuando haya necesidad.

En el primer contexto, la acción motriz del motor eléctrico de un coche híbrido queda relegada para movimientos como el de inicio de la marcha, estacionamiento, o por ejemplo, lances del tráfico como reinicio tras semáforos u otras señales que impliquen la detención del vehículo como también sucede en retenciones, etc.

La movilidad eléctrica suele llevarse a cabo mediante la intervención de la centralita del vehículo que es la que evalúa y determina el motor adecuado para la situación. Aunque es cierto que la mayoría de los híbridos disponen de un modo EV seleccionable por el conductor y que se pondrá en marcha siempre y cuando la misma centralita estime que es propicio.

Así las cosas, la autonomía de un híbrido, HEV, es muy limitada. En estos contextos, no suele superar, a lo sumo, los 2 ó 3 km en régimen como vehículo de movilidad eléctrica.

En cuanto al otro gran aporte de la mecánica eléctrica de un híbrido viene de su asistencia al propulsor tradicional. En estos casos, dependiendo de la arquitectura del coche en sí, el motor eléctrico asiste directamente al térmico o se encarga de la tracción enviando a las ruedas su trabajo, mejorando el consumo y reduciendo, por ende, las emisiones de gases.

PHEV: coche híbridos enchufables

Los plug-in hybrid electric vehicle, de ahí las siglas PHEV, son vehículos híbridos que, a la vez de poder recargar en movimiento su batería, como hacen los HEV, además, disponen de un sistema de recargar externa. De hecho, el concepto hace referencia a un coche que es híbrido, por contar con dos sistemas distintos de motricidad, uno de ellos eléctrico que es recargable de forma autónoma pero, a la vez, también externamente.

Cuando estos automóviles híbridos y enchufables obtienen energía mediante su conexión a una toma eléctrica externa, acumulan dicha electricidad en unos condensadores de mayor capacidad que los que equipan los híbridos autorrecargables.

Hecho que permite ofrecer mayor rango e, incluso, que el propulsor eléctricos sustituya al térmico durante una considerable. Si hablamos de la autonomía de los PHEV, hay que entender que, no hace demasiado tiempo, los de mayor rango alcanzaban los 20 ó 30 km. Hoy en día, los coches híbridos enchufables de mayor autonomía apuntan a los 100 km.

La mayor capacidad para circular como vehículo de cero emisiones es la cualidad que ha tomado la DGT para establecer la clasificación de los vehículos híbridos, incluidos los enchufables, que cuentan con la etiqueta ECO y lo que lo hacen con la CERO. El umbral lo fija la marca de los 40 km de autonomía en modo EV. Los coches con menos de 40 km, disponen de la azul y verde. Los coches que puedan moverse 40 o más kilómetros sin recurrir al combustible fósil, reciben la azul.

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.