¿Quieres vender tu coche? Mejor precio garantizado

¿Cuánto tardan en llegar y cómo se transportan los coches desde la fábrica al concesionario?

28 de julio de 2021 de

Si has comprado un coche nuevo recientemente y tu pedido ha sido encargado a fábrica porque la configuración que deseabas no estaba disponible entre el stock del fabricante, seguramente te preguntes cómo llegará tu automóvil al concesionario, cuánto tardará en hacerlo y qué proceso se llevará a cabo para su transporte. Sigue leyendo, te lo explicamos en este artículo.

Tiempo de espera

Realmente, el tiempo necesario para que un cliente reciba su vehículo obedece a muchas razones y no sólo a motivos logísticos. Por ejemplo, ahora mismo los plazos se han triplicado sobre los habituales a causa de la crisis de los semiconductores. Si se eliminan las variables de cualquier otra índole, la espera depende principalmente del lugar del mundo donde se construye el coche y el sitio donde debe entregarse. Por lo general, este lapso es de entre uno y tres meses si la cola de fabricación es corta, la producción lleva un ritmo normal o aceptable y no hay imprevistos durante el transporte (recordemos lo que pasó hace unos meses con un barco que encalló en el canal de Suez).

Tierra, mar y aire

Cuando un automóvil sale de la cadena de producción, puede transportarse hasta su destino o hasta su punto intermedio de distribución por vía terrestre, marítima o aérea. Es una labor complicada que requiere mucha coordinación y conlleva una parte importante de los costes de un vehículo nuevo, algo que se le retribuye al cliente a través del precio final. A continuación, te explicamos los diferentes métodos de envío.

Aviones

El traslado de vehículos por aire tarda menos de 24 horas en la inmensa mayoría de casos, pero su coste es tan elevado y su capacidad de carga tan baja (menos de 50 coches) que se trata de un medio poco recomendable desde el punto de vista de la rentabilidad económica y que sólo es empleado ocasionalmente por marcas muy exclusivas o por algunos fabricantes cuando necesitan llevar recambios o piezas con urgencia a alguna región del planeta donde se ha producido una rotura de almacenamiento o de provisiones. El precio puede suponer hasta seis veces más que el transporte terrestre.

Barcos

Un carguero medio puede transportar entre 6.000 y 8.000 automóviles de un puerto a otro. Mover un vehículo de semejante tamaño (pueden llegar a medir 350 metros de eslora y 60 de manga) no es barato, pero los costes se diluyen entre una gran cantidad de unidades, algo que no puede ocurrir con las aeronaves. Con todo, es un medio de traslado muy lento, ya que estos buques rara vez superan los 30 km/h. Un almacén, una campa o un centro de distribución sito en Europa puede esperar a que llegue su mercancía un par de meses si la factoría que ha ensamblado los coches está en el sureste asiático. Este es el tiempo medio que tarda un barco de estas características en salir de Japón o China, atravesar el mar de Filipinas, cruzar el océano Índico hasta el mar Rojo y, a través del canal de Suez, llegar al Mediterráneo y desembarcar en uno de sus múltiples puertos.

Camiones y trenes

Los comúnmente denominados “trenes de carretera” tardan entre uno y cinco días en llegar a su destino. Salvo que las entregas se realicen en el mismo país donde se fabricaron los automóviles, se trata de un transporte que suele usarse como paso final entre el centro de distribución y el concesionario donde se sirven los productos. Un camión góndola puede transportar al mismo tiempo entre siete y once coches actualmente (hasta 30 toneladas), una cifra que puede variar con base en el tamaño de los vehículos trasladados del punto A al punto B a una velocidad media de 80 km/h.

Una alternativa al caso anterior son los trenes convencionales. Los envíos mediante ferrocarril pueden demorar desde un par de días hasta varias semanas en función de la distancia que se deba cubrir. Existen trenes kilométricos que pueden alojar cientos de unidades y llevarlas directamente de la planta de producción al puerto o de la misma factoría a un almacén logístico a velocidades relativamente altas (hasta 150 km/h). Lo habitual es que el transporte terrestre sea intermodal para lograr el menor consumo de combustible y el menor coste posible.

Configura aquí tu coche nuevo

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.