¿Cómo conducir un coche automático?

20 de diciembre de 2021 de

El mercado del automóvil ha experimentado muchos cambios durante la última década, como por ejemplo el de la transición acelerada hacia las tecnologías de propulsión híbridas y eléctricas. Una de las alteraciones más importantes a nivel técnico que han sufrido los vehículos que se comercializan en la actualidad se halla en su sistema de transmisión y más concretamente en sus cajas de cambios. ¿Sabes que una gran cantidad de marcas ya han renunciado a fabricar cambios de marchas manuales para algunos o la totalidad de sus modelos? Si te preguntas cómo manejar un coche automático o, mejor dicho, cómo conducir un coche con cambio automático, te lo explicamos de forma sencilla en este artículo. ¡Es mucho más fácil de lo que imaginas!

Funcionamiento de un coche automático

Se es realista y objetivo cuando se afirma que un automóvil con transmisión automática es más sencillo de usar que uno con transmisión manual, ya que el número de operaciones que hay que realizar y la cantidad de elementos que hay que tener en cuenta a la hora de conducir es considerablemente inferior. Se trata de acostumbrarse. Con un cambio de marchas automático no hay que preocuparse de pisar un pedal de embrague (que, de hecho, no existe en este caso) ni de coordinar el pie izquierdo con la mano derecha, que es la que movería la palanca de cambios en un coche manual mientras desembragamos (sustituida por un selector de marchas en uno automático). Tan sólo se debe estar pendiente de acelerar, frenar y mover el volante.

Con todo, esta aparente sencillez se puede volver en nuestra contra si nunca hemos conducido un coche automático: podemos equivocarnos y pisar el freno de golpe en lugar de un pedal de embrague inexistente para tal caso, con el riesgo que esto supone para la circulación, para nuestra integridad y para la del vehículo. Lo ideal y más recomendable es que, durante los primeros kilómetros o trayectos con un coche automático, nos acostumbremos a olvidarnos del pie izquierdo y que ejerzamos cierta presión con él sobre el reposapiés sito sobre el paso de rueda. De este modo, evitaremos con mayor facilidad la tentación de desembragar, siendo que se trata de una operación que el automóvil en cuestión es capaz de hacer por sí mismo.

Cuando un coche automático está detenido, su selector de marchas se encuentra en posición P o “parking” (se trata de una especie de bloqueo de la transmisión, complementaria al freno de estacionamiento). También puede estar en posición N o “neutral” (punto muerto), aunque en este caso el vehículo podría desplazarse si es empujado o por la acción de la gravedad en una pendiente (motor y ruedas están desconectados). Para avanzar hacia delante, debemos pisar el pedal del freno para desbloquear la palanca selectora y, apretando un gatillo o botón sito detrás o a un lado de este elemento, moverla hasta la posición D o “drive”. En cuanto soltemos el freno, el coche avanzará. Ídem con la posición R o “reverse” para la marcha atrás.

Recomendaciones para conducir un coche automático

  1. Recuerda que sólo usarás el pie derecho para accionar dos pedales (acelerador y freno). La clave está en habituarse a prescindir del izquierdo con algún truco, como el de la presión en el reposapiés o el de cruzar la pierna izquierda por debajo de la derecha. Puedes crear tu propia solución para acordarte o generar un hábito.
  2. Algunos modelos de automóvil tienen un cambio automático con posiciones adicionales para el selector de marchas. Lo normal es que, como mucho, encuentres una S que quiere decir “sport”. Debes emplearla para una conducción más deportiva o para bajar puertos de montaña con un mayor nivel de retención del freno motor.
  3. Algunos modelos de automóvil tienen un cambio automático secuencial con levas tras el volante o con una función que también deja subir y bajar de marchas manualmente desde la palanca selectora. En el caso de las levas, la derecha selecciona la siguiente relación y la izquierda reduce a la anterior de la preseleccionada.
  4. El ordenador de un coche automático escoge una marcha y la adapta en función de la velocidad a la que se circula, el grado de pendiente positiva y la potencia que se exige al motor presionando el pedal del acelerador. Con la práctica, hundiendo más o menos este pedal, podemos lograr bajar o subir de marcha a demanda.
  5. Probablemente ni siquiera los propietarios habituales de coches automáticos sepan que, cuando se estaciona un automóvil de este tipo, primero hay que activar el freno de mano y, posteriormente, colocar la palanca selectora en la posición P. De lo contrario, se descarga un peso excesivo sobre la transmisión.
  6. La posición N de la palanca de cambios debe usarse exclusivamente cuando deseemos meter el coche en un túnel de lavado con raíles o cuando necesitemos empujarlo o remolcarlo con otro vehículo. En cualquier otro supuesto podemos originar serios daños en la transmisión (también se pueden causar averías por falta de mantenimiento).

Ventajas de un coche automático

La facilidad de uso, la comodidad, la eficiencia en el consumo, la rapidez en las transiciones y la suavidad de marcha son las principales virtudes de un coche con cambio automático con independencia de su tipología. A diferencia de los primeros automóviles de esta clase, los actuales han evolucionado mucho y han perfeccionado su funcionamiento. Son ideales para los trayectos urbanos, ya que en la ciudad es donde más uso se hace del cambio de marchas. En carwow.es tienes una amplia oferta de vehículos con transmisión automática. Configura el que más te guste o el que mejor se adapte a tus necesidades y ahorra en su compra accediendo a los mejores descuentos de los concesionarios que se encuentran más cerca de tu ubicación.

Configura aquí tu nuevo coche

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.

Renault Arkana

El Renault Arkana es un SUV con motores híbridos, carrocería de estilo cupé y con una buena relación entre equipamiento y precio.
7/10
28.890 € - 35.550 €
PVP
Leer opinión Comparar ofertas