Estos son los volantes más extraños de la historia de la automoción

28 de septiembre de 2021 de

Desde que la industria de la automoción diese sus primeros pasos, uno de los elementos que menos ha cambiado en un coche durante estos últimos 120 años es el volante, ese instrumento con el que el conductor controla la dirección del vehículo. Ha podido variar su tamaño (cada vez menor), su ergonomía (cada vez mayor), los materiales con los que se suele construir (cada vez más ligeros y agradables al tacto), el grosor de su aro y hasta su funcionalidad, ya que se han añadido progresivamente controles, a veces hápticos, con casi infinitas posibilidades. Sin embargo, la forma habitual de este componente siempre ha sido redonda. En este vídeo, Juan Francisco Calero comenta las marcas que se atrevieron a crear volantes fuera de lo común.

Prototipos y automóviles conceptuales casi en su totalidad, existe una serie de modelos en la historia de este sector que destacan, entre otros motivos, por disponer de un volante con un diseño disruptivo, alejado de la normalidad y la figura característica de este elemento, que hasta ahora era esencial para la conducción (en unos años, los pilotos automáticos y la inteligencia artificial podrían hacer prescindir de su incorporación). El ejemplo más reciente es el del nuevo Tesla Model S, una berlina de producción en serie cuyo volante tiene una forma rectangular. No obstante, hay precedentes de volantes extraños desde mediados del siglo pasado, empezando por el Citroën ID19.

Configura aquí tu nuevo coche

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.