Del propietario y conductor… al usuario: así está cambiando la automoción

Llegan los coches conectados

Propietarios, conductores… hasta ahora estos eran los términos utilizados para denominar a aquellas personas vinculadas con los coches. Ahora, en cambio, ese concepto ha cambiado por el de usuario, en clara alusión al nuevo mundo digital.

Esta es una de las principales conclusiones presentadas hoy en el Libro Blanco de la Movilidad Inteligente como servicio (MMIsC), un documento en el que han formado parte Nissan, ALD Automotive y Grant Thornton, entre otros.

Es una transformación que no sólo afecta a las personas, a los mencionados usuarios, sino también a los fabricantes de automóviles y concesionarios, que ahora también se tienen que centrar en ofrecer servicios de movilidad.

El usuario, siempre en el centro

De esta manera, todos los servicios de las marcas y los concesionarios tendrán que tener al usuario en el centro de su oferta y de su estrategia. Además, no solo deberán ofrecer servicios de acorde a las necesidades de los usuarios sino que, además, tendrán que fidelizarles.

Asimismo, otra de las conclusiones de este informe es que tal y como está ocurriendo con las nuevas normativas europeas para la reducción de las emisiones, los usuarios deben contar con la información necesaria para conocer cuáles son los modelos menos contaminantes y la sostenibilidad de los vehículos que elijan.

Y, por si fuera poco, también se vincula con el usuario la conectividad y la tecnología. De ahí que el usuario deberá aceptar el uso de datos en tiempo real, creando así nuevas oportunidades de negocio.

¿Quién es el dueño de los datos?

Es una de las cuestiones que está comenzando a generar la nueva era de la automoción. Como los coches comienzan a llevar tarjetas de datos instaladas están continuamente emitiendo información. Miles y millones de datos que trazados y analizados pueden ser interesantes comercialmente. Al final no es otra cosa que el internet de las cosas aplicado a la automoción. Todos los coches que se vendan en los próximos años estará conectados.

Esto permitirá saber no sólo los lugares que visitamos, sino también toda la información que genera el vehículo, como posibles averías, estilo de conducción, consumo, estado del vehículo… ¿Te imaginas recibir una llamada del concesionario avisando de que el coche necesita cambiar las pastillas de freno en los próximos tres meses? Pues esto será una realidad…

Asimismo, desde Ganvam, la asociación naciona de vendedores, reclaman un nuevo marco regulatorio en el que se recoja la relación entre fabricantes y distribuidores en todo lo relacionado con los datos y el ‘big data’. Conviene recordar en este sentido que la actual normativa expira en mayo de 2023.

Además, desde Ganvam también quieren hacer hincapié en las nuevas fórmulas de venta de vehículos, como la apuesta que han realizado algunas marcas con algunos modelos con la venta de coches por internet. En este sentido, desde Ganvam señalan que “no se puede prohibir al fabricante el modo en el que vende sus vehículos, pero sí se debería compensar a la red por las inversiones no amortizadas y el coste de los despidos al prescindir de canales de venta”.

Los concesionarios contarán con 12.500 puntos de recarga

Es otra de las medidas que hemos conocido hoy y que demuestran el gran cambio que está sufriendo la automoción y en este caso los concesionarios.

Hablamos de la red de concesionarios en España que invertirá cerca de 68 millones de euros durante 2020 para ampliar los puntos de recarga de vehículos eléctricos pasando de los actuales 2.500 a los 12.500 programados.

Así lo ha anunciado durante el día de hoy Marta Blázquez, vicepresidenta ejecutiva de Faconauto, la federación que aglutina a los concesionarios, durante el evento ‘Ciudadanía y movilidad sostenible, expectativas para una transición justa”, que lo ha organizado Faconauto junto con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y Mobility Car Experience, en el marco de la COP25.

Esta ampliación en el número de puntos de recarga, que supone multiplicar por cinco los puntos actuales, es una estrategia que siguen los concesionarios para dar respuesta al incremento que están viviendo los coches electrificados hoy en día.

En este sentido Blázquez ha señalado que “los concesionarios juegan un papel clave en la implantación del coche eléctrico”. Entre otras razones, continúa Blázquez, porque “están realizando las inversiones para impulsarlo”, ha señalado. “Son la cara de la movilidad que ve el cliente”, afirma. “Además, estos puntos de recarga no solo estarán en la España urbanita, sino también en la vaciada, ya que hay concesionarios en las ciudades pero también en los pueblos”, ha comentado.

“Los concesionarios juegan ya un papel clave en la implantación del vehículo eléctrico porque están poniendo los medios y las inversiones para impulsarlo y porque hay un concesionario en cada ciudad o pueblo importante de nuestro país. Los concesionarios palpan la realidad y son la cara de la movilidad que ve el cliente. También por ello están en disposición de acelerar esta transición y de que sea inclusiva, ya que sus puntos de recarga no estarán sólo en la España urbanita, sino también en la vaciada”, señaló Blázquez.

No solo el eléctrico; también hay que apostar por renovar el parque

Otro de los aspectos en los que han coincidido tanto Faconauto como Ganvam es en que no solo hay que centrarse en el vehículo eléctrico. También hay que retirar los vehículos más antiguos de la circulación, porque son los que más contaminan, han señalado ambas organizaciones.

De ahí que hayan pedido a la administración plantes de achatarramiento, así como una fiscalidad ‘verde’ que penalice su uso.

En este sentido, además, hoy también hemos conocido que, según el informe de ACEA, la asociación de conductores, España cuenta con una antigüedad del parque automovilístico de 12,4 años.

En concreto, según este organismo, en España existe un parque circulante de 24 millones de turismos, de los que 14,8 millones tenían más de diez años de media de edad, es decir el 62% del total de los vehículos que circulan por España.