¿Son los coches eléctricos un riesgo para las personas con marcapasos? Responde la ciencia

Los marcapasos no son incompatibles con los coches eléctricos. En España hay casi 15.000 personas con uno de estos dispositivos electrónicos implantados bajo la piel, cerca de su corazón, los cuales garantizan el correcto funcionamiento de este órgano tan importante. Sin embargo, ningún componente de los BEV actuales ni los campos magnéticos que pueden generar los mismos suponen un riesgo para estos individuos ni interfieren en el trabajo de los aparatos que necesitan para vivir. Así lo concluye un reciente estudio de la revista científica estadounidense Annals of Internal Medicine en colaboración con el Centro Alemán de Investigación Cardiovascular.

Los campos electromagnéticos de los motores de los coches eléctricos no son lo suficientemente fuertes como para afectar normal funcionamiento de dispositivos cardíacos tales como los marcapasos, unos pequeños aparatos que llevan instalados más personas de las que creemos. Para llegar a esta conclusión, los científicos a cargo del estudio que se publicó en el mencionado medio de comunicación especializado analizaron el electromagnetismo de varios modelos de automóviles eléctricos tan populares como el Tesla Model S, el Volkswagen e-Up!, el BMW i3 y el Nissan Leaf, así como el comportamiento que presentaron los marcapasos de más de un centenar de pacientes experimentales cuando se subieron en estos vehículos y realizaron una labor de recarga de sus baterías.

Los prometedores resultados del análisis mediante monitorización que se llevó a cabo sugirieron que los campos electromagnéticos generados por los automóviles eléctricos no habían causado ningún tipo de disfunción en los marcapasos de los pacientes ni alteraciones en el compás de los latidos de sus corazones. Se podría decir que los fabricantes de vehículos eléctricos tienen en cuenta este tipo de potenciales condicionantes y los toman en serio a la hora de desarrollar sus productos de un modo seguro para toda la población. Además, sus diseños mejoran cada vez más en este sentido.

Estas conclusiones coinciden con anteriores estudios sobre la materia. Por ejemplo, el de la Wright State University’s Boonshoft School of Medicine que se publicó en la revista de la Asociación Americana del Corazón hace unos años. En esta ocasión también se determinó que las ondas que producen esta clase de vehículos mientras cargan o mientras circulan son demasiado bajas y dispersas como para interferir en el buen ejercicio de los marcapasos. Se ensayó con voluntarios de mediana edad y ambos sexos, portadores de estos dispositivos, para medir la interacción electromagnética desde distintos puntos del automóvil y en diversas circunstancias. No hubo, en ningún caso, afecciones en los impulsos artificiales de los marcapasos ni se detectaron insuficiencias cardiacas.

Configura un coche eléctrico

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.