El Tesla Model S 2021 se pone al día y promete hasta 1.100 CV y 840 kilómetros de autonomía

Tesla ha mostrado la última y más profunda actualización de su Model S, el buque insignia de su gama de productos 100% eléctrico. Esta renovación, que ha sido desvelada por sorpresa en la página web del fabricante, revela cambios en el diseño exterior e interior de la berlina, pero implica también grandes mejoras en sus características técnicas, tecnológicas y de equipamiento. Así como la transformación de su oferta de versiones por autonomía y potencia, algunas con importantes progresos dinámicos que, según la firma, le convierten en el vehículo de producción más rápido en el cuarto de milla. Ya se encuentra a la venta en España desde 89.990 euros y sus primeras entregas se realizarán en septiembre.

Configurar un coche eléctrico de lujo

El Tesla Model S 2021 se ha presentado súbitamente y sin previo aviso en el configurador online de la marca, aunque su llegada estaba prevista a lo largo de este año. A diferencia de su apariencia exterior, que apenas varía con unos paragolpes de nueva horma y unas llantas de 19” y 21” de distinto aspecto, sus principales novedades estéticas se hallan en su habitáculo, inspirado por el concepto de simplicidad y minimalismo del Model 3, pues renuncia a prácticamente todos los botones físicos e integra de manera invisible y homogénea las salidas de ventilación entre los volúmenes del salpicadero, sin aireadores específicos para tal propósito. El climatizador, de tres zonas, posee función de preacondicionamiento y filtro HEPA, que evita virus, bacterias y olores desagradables.

En este sentido, la cabina incluye ahora un revolucionario volante rectangular (similar al que se emplea en algunos coches de competición, como los Fórmula 1) y una pantalla multimedia sobre la consola central, flotante y en formato horizontal, con el mismo tamaño que la de la edición anterior: 17”. Además, su resolución y respuesta han sido optimizadas para la ocasión y confiere a los pasajeros la posibilidad de entretenerse con videojuegos mediante un mando inalámbrico. Hay otra pantalla multimedia, más pequeña (no han trascendido sus medidas), en la parte trasera, mientras que el cuadro de instrumentos digital para el conductor sigue vigente y no altera su dimensión (12”), pero tiene distinta interfaz. Se ofrecen tres años gratuitos de conectividad Premium con su compra.

La tapicería, totalmente de cuero, puede escogerse en color blanco, beige o negro. Por su parte, las molduras decorativas permiten elegirse en aluminio con madera o fibra de carbono, que se combinan con los diferentes colores de la iluminación ambiental. El sistema de audio se compone de 22 altavoces que, en conjunto, desarrollan 960 W de potencia, y los micrófonos están dotados de cancelación activa de ruido. Para concluir el equipamiento, el modo centinela (cámaras de vigilancia), el piloto automático y los asistentes a la conducción, el paquete para clima frío, el portón del maletero eléctrico, los retrovisores antideslumbrantes, la carga rápida inalámbrica para teléfonos móviles, los puertos USB-C para cada ocupante y el techo de vidrio, con filtro infrarrojo y ultravioleta, siguen estando disponibles.

Por el momento, existen tres variantes del nuevo Model S: una de acceso con dos motores y otras dos de alto rendimiento con tres motores. Todas disfrutan de tracción integral. La versión más asequible, con doble propulsor, se denomina Gran Autonomía y cuenta con  670 CV de potencia y 663 kilómetros de alcance (con base en el ciclo de homologación EPA), una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos y una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h. Su precio parte de 89.990 euros. El Tesla Model S Plaid, con tres motores, tiene 628 kilómetros de autonomía EPA y entrega 1.020 CV de potencia que le conceden pasar a 100 km/h desde parado en 2,1 segundos y alcanzar 320 km/h de velocidad punta. Cuesta 119.990 euros, 70.000 menos que el Porsche Taycan Turbo S (que presenta peores cifras).

La versión más prestacional, que también se ha equipado con triple propulsor, se llama Plaid+ y vale 139.990 euros. Sus cifras se resumen en 840 kilómetros de autonomía (ciclo EPA), más de 1.100 CV de potencia máxima, una aceleración de 0 a 100 km/h inferior a los 2,1 segundos y la misma velocidad máxima que el modelo intermedio: 320 km/h. Si estos datos se trasladan fielmente a la práctica, se trataría del automóvil de producción en serie más rápido del mundo. De hecho y en palabras de Tesla, podría completar el cuatro de milla (400 metros) en menos de 9 segundos, una cifra inédita para un coche “de calle”, es decir, sin recibir modificaciones fuera de la cadena de montaje. Adicionalmente, la compañía ha comunicado que podrá realizar aceleraciones de este tipo consecutivamente sin perder efectividad, gracias a la nueva arquitectura de su batería.

Audi e-tron

Un vehículo que redefine radicalmente el concepto de electromovilidad
9/10
73.144 € - 97.789 €
PVP
Leer opinión Comparar ofertas

Mercedes EQC

Un SUV eléctrico con mucha seguridad y amplitud
7/10
78.600 € - 80.621 €
PVP
Leer opinión Comparar ofertas