¿Debería comprar un coche eléctrico?

Si estás pensando en cambiar a un coche eléctrico pero no tienes claro si es el momento adecuado, este artículo es para tí. Cada vez los eléctricos están tomando una mayor importancia y el Gobierno sigue ofreciendo ayudas, así que si necesitas despejar tus dudas, ¡sigue leyendo!

La pregunta es, ¿son los coches eléctricos suficientemente buenos? ¿La infraestructura de carga está suficientemente extendida? ¿Las ayudas realmente compensan? Con esta guía de consejos conseguirás resolver tus dudas y saber si es el momento perfecto para realizar el cambio.

  • Los coches eléctricos son más caros que los convencionales, pero el Gobierno ha lanzado ayudas para la compra de este tipo de vehículos
  • La electricidad es más económica que la gasolina o el diésel
  • Ayuda a ahorrar en todos los sentidos
  • Conducir un coche eléctrico es fácil, agradable y muy relajante
  • Son rápidos y muy silenciosos
  • Por lo general, vienen muy equipados y aportan una importante tecnología
  • Son buenos para el medioambiente

 

 

Coste de mantenimiento inferior y ayudas para la compra

Es cierto que los coches eléctricos son caros en comparación con los coches de gasolina o diésel, pero eso no es lo único con lo que hay que quedarse. Si pensamos en el coste total de la vida del coche, así como en su mantenimiento o su funcionamiento, esa diferencia de precio seguramente nos compensará. A la larga, comprar un coche eléctrico supone un mayor ahorro.

La primera diferencia de precio la observamos en el combustible. Un coche eléctrico puede no tener la misma autonomía que uno con motor de combustión, pero cargar un coche con electricidad es mucho más barato que llenarlo con gasolina o diésel.

¿Cuánto? Dependerá de muchos factores. Si lo cargamos en casa dependerá de la tarifa de electricidad que tengamos, así como de la hora a la que lo carguemos. Si lo que hacemos es confiar en los cargadores públicos, dependerá de la suscripción que tengamos y de los distintos proveedores.

Por ejemplo, si tenemos un Nissan Leaf y lo cargamos en casa, nos costará entre 4 € y 7 € cargarlo al completo, dependiendo de la hora. Esto le ofrecerá una autonomía de 385 kilómetros.

Por su parte, para recorrer la misma distancia con un coche gasolina o diésel, el coste será de alrededor de 20 €. Además, si lo que buscamos es realizar un trayecto por ciudad, el coche eléctrico es el claro ganador.

Por lo tanto, este es uno de los grandes beneficios de tener un coche eléctrico, al que hay que añadir muchos otros. Por ejemplo, en España el Gobierno ha activado una serie de planes para incentivar la compra de este tipo de vehículos, como son el Plan MOVES o el Plan Renove. Con estas ayudas podrás beneficiarte de entre 800 € y 5.500 €, dependiendo de distintos aspectos.

 

¿Cómo es conducir un coche eléctrico?

Resultará fácil que te guste conducir un coche eléctrico, sobre todo porque sus prestaciones son muy atractivas. Uno de los aspectos que más convence es que gracias a la forma en la que el motor aporta la energía, puede alcanzar su máxima potencia desde que empieza a moverse. Por el contrario, en los coches de combustión es necesario revolucionarlo primero para llegar a eso.

Pero, ¿cómo de rápido es un coche eléctrico? Depende de cada modelo. Por ejemplo, el exitoso Renault ZOE consigue ir de 0 a 62mph en unos 10 segundos, aunque en realidad la sensación es de mayor velocidad. Si pensamos, por ejemplo, en el Tesla Model S, este conseguirá lo mismo en solo 2,5 segundos. 

Además de ser rápidos, los coches eléctricos también son excepcionalmente silenciosos y destacan por ser muy fáciles de conducir.

Ya de por sí, las marcas tienden a fabricar este tipo de coches con la intención de aportar un carácter sencillo, ligero y directo. Esto puede verse reflejado en los pedales, que son sensibles y cuentan con una gran funcionalidad. Así, en algunos coches eléctricos no es prácticamente necesario pisar el freno, ya que simplemente con levantar el pie del acelerador disminuye la velocidad.

 

¿Y qué pasa con el confort?

Los coches eléctricos pueden ser de distintas maneras. Algunos aportan deportividad y comodidad a la par, pero otros se ven obligados a elegir. En el caso del Nissan Leaf o el Renault ZOE, que son eléctricos muy asequibles, predomina el confort y no tanto la deportividad debido al coste tan alto que tiene lidiar con el elevado peso de la batería.

En el caso de los coches eléctricos de alta gama, como el Tesla Model S, el Porsche Taycan o el Jaguar I-Pace, además de comodidad aportan deportividad. Esto es, en parte, gracias a que los fabricantes asumen el elevado coste que supone aportar soluciones al peso de la batería y, al tener un precio de mercado mucho más elevado, pueden rentabilizar esa inversión. 

Es decir, ¡hay coches eléctricos para todos los gustos y bolsillos!

 

Alta tecnología

Los coches eléctricos que están actualmente en el mercado varían enormemente en términos de precio, tamaño, gama y otros muchos factores. Sin embargo, un aspecto que todos tienen en común es que cuentan con un sistema de alta tecnología.

Hay un par de motivos para esto. En primer lugar, los eléctricos tienden a tener un coste más elevado que los coches tradicionales debido a la investigación y desarrollo necesarios para trabajar con baterías. 

Por ello, las personas necesitan sentir que reciben algo a cambio y ofrecer herramientas tecnológicas de lujo e inteligentes, así como una alta seguridad de conducción, es la mejor forma que han encontrado los fabricantes.

El segundo motivo es que este equipo tecnológico es necesario para una gestión eficaz de la automoción eléctrica. Por ejemplo, un coche de combustión no necesita de una navegación por satélite, mientras que un coche eléctrico si. Lo mismo ocurre con las aplicaciones creadas especialmente para controlar los procesos de carga desde los smartphones: son absolutamente necesarias.

 

Conducción sin emisiones

Hasta ahora, hemos hablado de las prestaciones de los coches eléctricos, pero no podemos olvidar que la razón por la que existen (y por la que el Gobierno ha establecido una serie de ayudas económicas) es porque los eléctricos son buenos para el medio ambiente. 

No podemos decir que están libres al 100% de contaminación porque, aunque los coches en sí no emiten dióxido de carbono, su producción sí puede afectar al medio ambiente, así como las centrales eléctricas que producen energía. 

Sin embargo, es una realidad que estos coches son más limpios en términos de CO2 y lo serán al 100% en el momento en el que las centrales eléctricas utilicen más fuentes de energías renovables.

Además, si nos movemos por áreas urbanas, los coches eléctricos son más beneficiosos para la salud, ya que al no expulsar gases contaminantes ni otro tipo de partículas dañinas, evitan dificultades respiratorias, al contrario que en el caso de los coches de combustión.

 

Estilo de vida

Antes de adquirir un coche eléctrico es importante saber que dependiendo de nuestro estilo de vida podría ser bueno para nuestro día a día o podría no serlo.

Por ello, es necesario hacerse una serie de preguntas: ¿Cuántos kilómetros recorro al día? ¿Es suficiente un coche eléctrico? Teniendo en cuenta que la autonomía se reduce mucho en tiempos de frío, ¿podría esto suponer un impedimento? ¿Realizo con mucha frecuencia viajes de largo recorrido? ¿Tengo un segundo vehículo para este tipo de trayectos? ¿Quizás me interesa más un híbrido enchufable? ¿Tengo facilidad para cargar su batería? 

Si la respuesta a todas, o casi todas las preguntas es positiva, entonces claramente el mundo de los coches eléctricos te está esperando.

 

¿Es un buen momento para comprarlo o debo esperar?

Nunca es fácil responder a este tipo de preguntas, pero lo que sí podemos confirmarte es que si los coches eléctricos se adaptan correctamente a tu estilo de vida, entonces son muchas las razones para lanzarte a la aventura. 

Además, actualmente están activos los planes de ayuda del Gobierno, por lo que en términos de coste, es un buen momento.

Si lo tienes claro, o necesitas resolver algunas dudas, configura el coche que deseas en carwow y contacta con alguno de nuestros concesionarios.

Ir al configurador