¿Cuál es el tamaño de batería más adecuado para un coche eléctrico?

4 de abril de 2022 de

Además de una infraestructura de recarga lo suficientemente extensa, uno de los aspectos que más preocupan actualmente al cliente potencial de coches eléctricos es su autonomía real. Esta es la distancia que puede llegar a recorrer sin agotar su batería en la práctica y no en condiciones de laboratorio, que es como se homologan estas cifras en las fichas técnicas con base en el procedimiento WLTP. Según sus necesidades de movilidad y el modo de empleo de su vehículo, esta clase de consumidor deberá optar por un tipo de batería u otro. Lo explicamos.

La cantidad de kilómetros durante los que un automóvil “EV” puede circular sin detenerse varía en función del modelo, la capacidad neta de la batería y su composición química, el peso total del conjunto, la resistencia al avance o el perfeccionamiento aerodinámico de la carrocería, la eficiencia del sistema de propulsión, la temperatura ambiental, la orografía, la velocidad media, el estilo de conducción y el número de componentes auxiliares de los que se haga uso, sobre todo del climatizador. Con nuestra calculadora de autonomía para coches eléctricos, el usuario de carwow.es puede tomar una mejor decisión de compra en este sentido, pero en este artículo vamos a razonar porqué no siempre es mejor el acumulador energético más grande y capaz.

La intención de compra de coches eléctricos en España

La autonomía, el nuevo y verdadero lujo

Algunas de las marcas de coches eléctricos con más autonomía son Mercedes, Tesla y BMW, pero a medida que pasan los años fabricantes “generalistas” o menos orientados a la alta calidad y a las altas prestaciones como Volkswagen, Skoda, KIA, Hyundai o Ford también instalan en sus productos baterías de gran capacidad con autonomías que superan los 500 kilómetros según ciclo de homologación WLTP (aplicado desde 2018). Generalmente, se trata de vehículos con un coste de adquisición elevado, si bien ese precio varía mucho en función de la batería equipada.

Por ejemplo, un Ford Mustang Mach-E, en combinación de su batería de menor capacidad (75,7 kWh brutos) vale 55.600 euros, mientras que dotado del acumulador más grande (98,7 kWh brutos) cuesta 60.800 euros. Es decir, una diferencia de 5.200 euros. En el primer caso, este SUV puede recorrer entre 400 y 440 km por carga completa; en el segundo, puede ir de los 500 a los 610 km (depende de la versión, que modifica la potencia y el número de propulsores). Justificar o compensar tal sobrecoste a base de kilometraje puede no tener sentido si, por lo general, se va a usar el automóvil en entornos urbanos o semiurbanos. Qué decir si no hay intención de recorrer largas distancias porque se prefiere viajar en tren, en avión o en un coche de combustión.

5 coches eléctricos más baratos que sus homólogos térmicos

Autonomía real vs autonomía homologada

Las autonomías publicadas por las marcas de automóviles eléctricos en sus fichas técnicas deben entenderse como un rango máximo de utilización y no como uno medio. Cuando un coche de esta tipología se enfrenta a una conducción en condiciones reales, se obtienen autonomías del orden de un 25% inferiores sobre las declaradas (casi la mitad si la climatología es adversa o la temperatura exterior es muy baja). Siguiendo con el ejemplo del Mustang Mach-E, la autonomía real de su versión de acceso (batería pequeña y motor trasero) ronda los 330 km.

Partiendo de este fundamento, el cliente que valora la compra de un coche eléctrico debe ser consciente del alcance real del modelo que desea y no confiar en el que dice la empresa que lo construye. Los 440 km del Mustang Mach-E RWD de 269 CV son factibles siempre y cuando se circule relajadamente por ciudad o por vías secundarias, pero nunca a alta velocidad. Aun así 330 km es muy poco menos de la autonomía real de la que disponen muchos coches con motor de gasolina con un pequeño depósito de combustible y un consumo elevado. Además, es un rango de uso más que suficiente para realizar largos trayectos si se planifican bien las paradas para cargar la batería. Aquí va un enlace a nuestro mapa de puntos de recarga para “EVs”.

¿Cuánto puedo llegar a ahorrar con un coche eléctrico?

Los inconvenientes de las grandes baterías

Llevar una batería más grande en la parte inferior del coche sólo tiene una ventaja: la mayor autonomía que ofrece. A cambio, los inconvenientes de esto son mucho más numerosos. Será cada consumidor el que valore si le compensan o no, pero aquí va un dato revelador: el 95% de los conductores españoles no recorren más de 50 km diarios en sus coches durante más de 300 días al año. Hoy en día, un automóvil eléctrico promedio puede circular hasta 300 kilómetros con una sola carga al 100%, lo que significa que un usuario español normal sólo tendría que recargarlo una vez cada seis días (aunque nuestra recomendación es recargarlo entre el 60% y el 80% diariamente). Veamos, una por una, las desventajas que suponen las baterías grandes:

  1. Se necesita más tiempo para cargar: si sabemos cómo se recarga y cómo funciona un coche eléctrico, también sabemos que la recuperación de energía en un cargador lleva mucho más tiempo que llenar un depósito de carburante. Aunque las potencias de recarga que admiten estos automóviles cada vez son mayores (algunos ya van por 350 kW), cuanta más capacidad tiene una batería, más se tarda en cargarla a cualquier porcentaje.
  2. Más peso significa peor comportamiento y mayor consumo: una batería más grande es más pesada si tiene la misma densidad energética que otra más pequeña. Aproximadamente y con la tecnología que se emplea en la actualidad, por cada kWh de capacidad bruta se añaden 6 kg de peso en el coche. Esto no sólo lastra la eficiencia del sistema de propulsión sino que conlleva una peor dinámica, ya que el vehículo se vuelve menos ágil.
  3. Se traduce en más emisiones indirectas: los vehículos eléctricos se caracterizan por su ecología y sostenibilidad, pero si bien es cierto que no tienen emisiones locales de gases contaminantes o de efecto invernadero, la fabricación de sus baterías en origen sí puede “minar” el medio ambiente en caso de que la fuente de energía para producirlas no sea limpia y renovable. En definitiva, una batería más grande requiere más recursos de todo tipo.
  4. Un mayor precio que será difícil enmendar: los coches eléctricos son más caros, a igualdad de tamaño y categoría, que los térmicos (salvo excepciones). Esta es una de las razones por las que todavía hay pocos coches eléctricos en España. Cuanto más grande es el acumulador, más costoso es el coche y más distancia hay que recorrer para amortizarlo (mira cuánto vale la batería de un coche eléctrico). Pensemos bien si nos merece la pena.

Configura aquí tu nuevo coche eléctrico

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.

Hyundai Ioniq 5

Es un SUV eléctrico de tamaño mediano que destaca por la gran amplitud que ofrece. Hay versiones con entre 170 y 306 caballos.
8/10
46.220 € - 63.270 €
PVP
Leer opinión Comparar ofertas

Ford Mustang Mach-E

Un SUV eléctrico de nombre ilustre, que reinventa la movilidad en la firma del óvalo
9/10
63.767 € - 85.172 €
PVP
Leer opinión Comparar ofertas