¿Cómo funciona un coche híbrido auto recargable?

En el camino hacia la electrificación total del automóvil estamos viendo varias alternativas intermedias entre los motores térmicos tradicionales y los coches 100% eléctricos. Nos referimos a los microhíbridos, los híbridos enchufables o los híbridos auto recargables. De estos últimos queremos hablar hoy, ¿cómo funcionan exactamente estos sistemas con etiqueta ECO de la DGT?

Normalmente a estos híbridos auto recargables les llamamos simplemente híbridos, puesto que nos parecen los que mejor responden a este concepto de propulsión. Si hay una marca que destaque en esta tecnología es sin duda Toyota, puesto que la mayoría de sus modelos cuentan con ella. Sin embargo, también está presente en otras como Kia, Lexus, Renault o Hyundai entre otras.

Sí tienes claro que esta tecnología será la de tu futuro coche, te animamos a que entres a nuestro configurador para ver cuánto puedes ahorrar al recibir ofertas de los concesionarios oficiales de tu zona.

Ir al configurador

Los híbridos auto recargables obtienen la etiqueta ECO de la DGT, puesto que para obtener la CERO deberían tener autonomías eléctricas superiores a los 40 kilómetros. Sin embargo, con el distintivo ECO se benefician de algunas ventajas fiscales, pueden acceder a las zonas de bajas emisiones como las de Madrid o Barcelona y sobre todo consiguen obtener un consumo de combustible notablemente más bajo.

A diferencia de los híbridos enchufables, nuestros híbridos auto recargables no necesitan conectarse a la red eléctrica para que su parte eléctrica funcione. Esta es la principal diferencia entre ambas tecnologías y una de las principales ventajas de nuestros protagonistas. Pero, si no cargan sus baterías con la red eléctrica, ¿cómo lo hacen?

Lo primero que tenemos que aclarar es que los híbridos auto recargables cuentan con baterías notablemente menos capaces que las de los enchufables. Por poner un ejemplo, la de un Toyota Corolla tiene una capacidad útil de 1,3 kWh, mientras que es raro que la de un PHEV baje de los 10 kWh.

Esto ofrece una autonomía eléctrica muy limitada, pero permite que la batería se pueda recargar sólo con la energía extraída de las deceleraciones. De esta manera, la pequeña batería eléctrica está diseñada para estar constantemente recargándose y disponible para apoyar o sustituir al motor térmico en momentos puntuales.

Esto sucede con frecuencia en entornos urbanos, donde las aceleraciones y las paradas son muy frecuentes y estos sistemas brillan por su funcionamiento ya que consiguen reducir considerablemente los consumos respecto a los modelos de combustión.

Si la batería es más bien pequeña, los motores eléctricos de los híbridos auto recargables no se diferencian tanto de los de los híbridos enchufables. Suelen tener una potencia de más de 100 CV para poder mover el coche sin la necesidad del motor térmico o combinarse con él para las aceleraciones realmente fuertes.

Este motor eléctrico se suele alojar directamente en el eje de tracción del coche, mientras que el térmico se aloja bajo el vano del motor y se conecta con las ruedas a través de un sistema de transmisión variable o CVT. Estos cambios no tienen marchas, si no que un sistema de poleas variable ajusta el régimen del motor a las condiciones, lo que en ocasiones puede generar una sensación rara al mantener las revoluciones continuamente altas durante las aceleraciones.

Sea híbrido o no, en nuestro configurador podrás ver cuánto puedes ahorrar en tu coche ideal respecto al precio oficial, ya que te ofrecemos ofertas de los concesionarios oficiales de tu zona. 

Ir al configurador