¿En qué se diferencia la batería de un coche eléctrico de la de tu teléfono móvil?

La batería es, probablemente, el componente más importante de casi cualquier dispositivo electrónico inalámbrico y un elemento clave en el desarrollo industrial de la primera mitad del siglo XXI, ya que ha permitido sentar las bases de la descarbonización. Los teléfonos móviles modernos son los aparatos que más baterías consumen del planeta debido al número de terminales que existen y a su altísima rotación, pues la mayoría de las personas cambian su “smartphone” cada seis meses como mínimo y cada tres años como máximo. Sin embargo, las baterías de los coches eléctricos, aunque sean menos y duren más, son mucho más grandes y consumen muchos más recursos, razón por la cual el sector del automóvil se esfuerza en optimizarlas. En este artículo, te explicamos en qué se diferencian las unas de las otras.

La tecnología de las baterías ha evolucionado de una manera casi vertiginosa en las últimas décadas con el desarrollo, impulsado por la demanda y el aumento de prestaciones, de ordenadores portátiles, “smartphones” y “tablets”. Las baterías de los vehículos híbridos y eléctricos se beneficiaron inicialmente de las innovaciones llegadas del campo de la electrónica de consumo, pero ahora son el motor del progreso y del perfeccionamiento. En ambos mundos se persigue aumentar la capacidad y la velocidad de carga de estos acumuladores energéticos con el menor tamaño y peso posibles. Por el momento, la técnica empleada es muy similar en ambos casos: celdas recargables de iones de litio, con un ánodo de grafito y un cátodo de litio, cobalto, manganeso y níquel. Se introdujeron al mercado en 1991. ¡Llevan 30 años con nosotros!

Una de las principales diferencias entre la batería de un móvil y la de un coche eléctrico es el tipo de celda. Por motivos de espacio, su diseño varía: en los teléfonos móviles son prismáticas de configuración plana, tan finas como una tarjeta de crédito (2-3 mm), y tienen un empaquetado rectangular, mientras que en los coches eléctricos están embolsadas y hacen un uso más eficiente del volumen que ocupan. Además, la gestión térmica de esta especie de almacenes energéticos es menos sofisticada en los “smartphones”, por lo que cuentan con un ciclo de vida más corto que en los automóviles, la mayoría de los cuales ya tiene un circuito de refrigeración específico para la batería. También existe una clara divergencia en el compartimento que las aloja, completamente blindado en el caso de los vehículos eléctricos.

Configura aquí tu coche eléctrico

La batería de un coche eléctrico necesitaría agrupar entre 3.000 y 6.000 baterías convencionales de teléfonos móviles, según la capacidad que tuviese. Al margen de su forma, las dimensiones y el peso del acumulador energético vienen determinados por las prestaciones de cada producto, que a su vez se definen con base en las necesidades de los clientes a los que se dirigen. En el caso de un teléfono (70-90 g), el objetivo es que no necesite recargarse en un día entero con un uso intensivo; en el de un automóvil (300-600 kg), es ofrecer una autonomía razonable dentro del tamaño de un coche normal, sin condicionar mucho el diseño ni la funcionalidad y sin añadir excesivo lastre al conjunto. Aquí el coche sufre una desventaja y es que sus proporciones están más estandarizadas, luego el trabajo de ingeniería para alojar la batería es más exhaustivo.

Otro aspecto diferenciador es el voltaje al que funcionan las baterías, pues este se adecúa al voltaje de funcionamiento del circuito electrónico que las alimenta. En el caso de los teléfonos, las baterías suelen tener entre 3,7 V y 3,9 V. En un coche eléctrico, esa tensión nominal puede ser de hasta 800 V. Debido al mayor voltaje del coche eléctrico, también es distinta la potencia de recarga: alrededor de 100 kW en los vehículos eléctricos modernos (y hasta 350 kW) y sólo 25 W en los móviles de nueva generación. El amperaje, por su parte, es de 180 A o más en los automóviles y de 4 A o menos en los dispositivos de telecomunicación. El único aspecto donde la batería de un smartphone es superior a la de un coche es en la densidad energética de las celdas, pero esto se debe a que en los vehículos son necesarios más equipos auxiliares.

Configura aquí tu coche eléctrico

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.

KIA e-Soul

Un SUV urbano con un motor eléctrico espectacular
8/10
35.600 € - 44.400 €
PVP
Leer opinión Comparar ofertas

KIA e-Niro

Un SUV espacioso, muy equipado y completamente eléctrico
8/10
36.025 € - 44.500 €
PVP
Leer opinión Comparar ofertas