¿Quieres vender tu coche? Mejor precio garantizado

Precio y opinión del Mazda CX-3

Un SUV urbano bien afinado y muy agradable de conducir, aunque con una gama escasa.

Opinión de carwow
7/10
Esta es la opinión de nuestro equipo de
expertos
Esta es la opinión de nuestro equipo de expertos tras realizar pruebas exhaustivas con el coche
tras realizar pruebas exhaustivas con el coche

A favor

  • Dinámica
  • Diseño interior
  • Tacto del cambio manual

En contra

  • Un solo motor en la gama
  • Habitabilidad
  • Sin opción de tracción total

Mazda CX-3: ¿Sobre qué te gustaría leer ahora?

Cuánto cuesta el Mazda CX-3

El Mazda CX-3 tiene un precio de venta al público entre 21 045 € y 32 100 €.

Información general

Texto por Redacción Carwow 

El Mazda CX-3 es el SUV de menor tamaño que la firma japonesa ofrece en su gama. Su denominación puede inducir a error, pues no deriva del compacto Mazda3 sino del utilitario Mazda2, con el que comparte plataforma. A la hora de moverse por entornos urbanos le benefician sus contenidas dimensiones (4,28 metros de longitud), sin embargo, la habitabilidad interior se puede quedar corta para quien busque cierta amplitud y versatilidad.

En este momento, su oferta mecánica se ha reducido a un solo motor, el gasolina 2.0 Skyactiv-G de 121 CV, que representa a la perfección la filosofía de Mazda. Es un motor atmosférico muy fino, que huye de modas y ofrece una respuesta como la de los motores de antaño: para dar lo mejor de sí invita a usar el cambio y a subir de vueltas.

Con un diseño interior minimalista y una calidad que se encuentra a mitad de camino entre lo generalista y lo premium, este SUV de cinco puertas plantea una gama muy sencilla con una sola opción mecánica con distintivo ambiental ‘C’ y un solo tipo de tracción (delantera), aunque, eso sí, ofrece la posibilidad de elegir entre un cambio manual y uno automático de seis velocidades. Aquí tienes una guía completa con los SUVs de la marca.

Los acabados disponibles para el Mazda CX-3 son, de más básico a más completo: Origin, Evolution, Evolution Design y Zenith. El primero ya incluye de serie llantas de 16 pulgadas, Apple CarPlay y Android Auto, y pantalla táctil; el segundo suma llantas de 18 pulgadas; el tercero añade tapicería mixta de cuero en colores claros, mientas el cuarto propone una tapicería mixta de cuero en tonos oscuros.

A continuación, una breve descripción de sus principales rivales:

Fiat 500X: un modelo amplio en su interior y con un toque de diseño italiano, que pone la nota de color en el segmento. Ofrece motores diésel y gasolina.

Ford Puma: la versión todocamino del Fiesta. Un modelo que pisa muy bien y ofrece en su gama la siempre interesante versión deportiva ST de 200 CV.

Kia Stonic: un modelo a tener en cuenta, que cumple mejor de lo esperado en todos los aspectos. Se acaba de poner al día con nuevas motorizaciones ‘Mild Hybrid’ y un nivel de equipamiento denominado GT Line.

Nissan Juke: el inventor del concepto crossover en el segmento B. La generación actual ofrece una imagen potente y ha mejorado algún punto débil como el espacio en las plazas traseras.

Opel Crossland: en mitad de la tabla. No destaca especialmente, aunque ha recibido una puesta a punto recientemente.

Peugeot 2008: una buena apuesta por imagen y amplitud. Se distingue por ofrecer una versión 100% eléctrica como complemento a otras motorizaciones en su gama.

Renault Captur: uno de esos productos que ha evolucionado positivamente desde su primera generación hasta ahora. Un SUV generalista muy cumplidor que, además, acaba de estrenar variante híbrida enchufable.

Seat Arona: la apuesta de la firma española, un superventas como lo es el Ibiza del que deriva. Recientemente actualizado en materia de diseño y tecnología.

Skoda Kamiq: ofrece todo lo que se espera de un coche del grupo VW. Un SUV bien resuelto, amplio, con abundante equipamiento y un buen maletero.

SsangYong Tivoli: el coreano ha sabido pulir ciertos detalles con el paso de los años hasta convertirse en un modelo con cierto atractivo. El precio es su mejor baza.

Suzuki Vitara: Con motores ‘Mild Hybrid’ con etiqueta ‘ECO’ y versiones dotadas de tracción integral. Poco tiene que ver con el Vitara original, pero no deja de ser un modelo interesante y con ciertas aptitudes fuera del asfalto.

VW T-Roc: ofrece una amplia gama y es el único que pone sobre la mesa una variante descapotable.

Medidas del Mazda CX-3

El Mazda CX-3 mide 4,28 metros de longitud, 1,54 metros de altura y 1,77 metros de anchura. Es un modelo situado por debajo del nuevo CX-30 y del CX-5 y, con respecto a sus rivales, pese a estar por encima de la media en lo que a longitud se refiere, la distancia entre ejes es más corta con 2,57 metros. La altura libre al suelo de 15,5 cm le permite al menos solventar algún tramo sencillo fuera del asfalto si la ocasión lo requiere.

Interior y maletero del Mazda CX-3

Espacio interior

No es el punto fuerte del nipón. Especialmente en las plazas traseras. Ni por anchura ni por altura ni por espacio longitudinal, el Mazda CX-3 es recomendable para quienes den importancia al espacio, pues es un modelo más bien pequeño. A un coche de este segmento no se le puede exigir mucho en este apartado debido a las limitaciones que imponen sus medidas exteriores, pero lo cierto es que el Mazda tiene rivales que ofrecen mejores cotas interiores.

Pero la calidad de acabado sí es un punto destacable del CX-3. Junto a sus cualidades dinámicas y su motor, el japonés gusta por la puesta en escena que despliega dentro del habitáculo. El diseño es limpio y muy minimalista, y los materiales que recubren el salpicadero, las puertas y los asientos, son atractivos, especialmente en los niveles de acabado más altos. En conjunto, el interior del Mazda resulta apetecible al tacto y a la vista. Esta es, sin duda, una de las cualidades distintiva de la marca, no solo en este modelo sino en toda su gama.

Maletero

Tampoco destaca el CX-3 con su maletero de 350 litros, que ofrece un volumen solo normal en comparación a su competencia.

Multimedia

Entre sus elementos destacados figuran un head-up display que proyecta la información en una pantalla independiente situada encima de la instrumentación, no en el parabrisas. En su última actualización ha mejorado la dotación con la llegada de la conexión inalámbrica a Apple CarPlay y Android Auto y de una cámara que ofrece una vista cenital para facilitar las tareas de aparcamiento.

¿Qué motores tiene el Mazda CX-3?

La única opción disponible es el motor 2.0 Skyactiv-G, un 2 litros atmosférico de cuatro cilindros y 121 CV, que funciona con mucha suavidad. Se asocia en todo caso a la tracción delantera, aunque permite elegir entre un cambio manual de seis velocidades y uno automático de convertidor de par con igual número de relaciones. El cambio manual de este coche resulta especialmente agradable de utilizar y además reduce el consumo medio de combustible en casi 1 litro cada 100 kilómetros (dato oficial), entre otras cosas, porque el motor incluye un sistema de desconexión de cilindros que ayuda a ello. Este sistema no está disponible cuando el motor se asocia al cambio automático.

Mazda es una marca que suele ir a contracorriente en muchos apartados, el de los motores es uno de ellos. Cuando la mayoría de los fabricantes recurre a cilindradas más bien pequeñas y sistemas de sobrealimentación, la firma nipona apuesta por todo lo contrario. Ejemplo de ello es el CX-3, un coche perteneciente al segmento B-SUV que se mueve con un motor de 2 litros de aspiración poco ‘apretado’. Esto es algo muy raro de ver en el mercado actual. La potencia máxima la entrega a 6.000 rpm y su cifra de par máximo no es muy elevada. Esto quiere decir que, si se quiere sacar partido a sus posibilidades, toca bajar marchas y jugar en la zona alta del cuentavueltas. Sin duda, esta característica satisfará a quienes disfruten al volante y no tanto a los demás, pues en una conducción normal y relajada la respuesta del motor puede parecer pobre.

Prueba de conducción del Mazda CX-3

Conducción

El Mazda CX-3 pisa bien. Esa sensación de calidad general que transmite a la vista se hace extensible a su comportamiento dinámico, que ofrece un punto de precisión que gustará a quienes disfruten de unas reacciones ágiles y directas al volante.

Consumo

El consumo oficial WLTP es 6,2 l/100 km con el cambio manual y 7,1 l/100 km con el cambio automático de convertidor de par. Unas cifras, sobre el papel, bastante buenas para un motor atmosférico de gasolina de esa cilindrada.

Prestaciones 

No brilla este coche por una aceleración especialmente rápida o por una capacidad de recuperación muy buena. Sirva como dato objetivo los 9,9 segundos que necesita la versión automática para alcanzar los 100 km/h desde parado. No obstante, si se conduce llevando el motor en el régimen adecuado, sí es posible encontrar cierta viveza. En todo caso, es un motor agradable por su finura y muy recomendable para nostálgicos que añoran esas épocas en las que el turbo no estaba tan presente.

Ayudas a la conducción

De serie incluye:

  • Sis­te­ma de asis­ten­cia a la fre­na­da en ciu­dad de­lan­te­ro (SCBS)
  • Re­co­no­ci­mien­to de pea­to­nes (De­lan­te­ro)
  • Asis­ten­te de ar­ran­que en cues­ta

Qué opinión tiene carwow del Mazda CX-3

No es el modelo más amplio de su categoría ni el que más rápido para el crono a la hora de acelerar. Pero sí ofrece un tacto de conducción muy bueno y un interior en el que, dejando a un lado la habitabilidad, pasan los kilómetros con sumo gusto.