Días eléctricos de carwow Híbridos enchufables y 100% eléctricos en oferta

¿Los trayectos cortos perjudican al coche?

10 de septiembre de 2021 de

El uso habitual de un coche es en gran medida realizar trayectos de corta distancia, que son los propios de la vida cotidiana. El centro de trabajo, el supermercado o la escuela de los niños, a menudo están relativamente cerca. Sin embargo, estos viajes cortos no son buenos para la mecánica del coche a largo plazo. Te contamos por qué, y qué vehículos sufren un menor desgaste y son más adecuados para usarlos frecuentemente en trayectos cortos.

En la siguiente tabla hemos seleccionado los automóviles que pueden soportar mejor los viajes cortos:

Top modelos para viajes cortos

Modelo Ofertas desde
Hyundai Ioniq 5 42.170 € Comparar ofertas
VW ID.3 31.411 € Comparar ofertas
VW T-Roc 22.130 € Comparar ofertas
Renault Zoe 29.447 € Comparar ofertas
Toyota Yaris 15.581 € Comparar ofertas

¿Qué es un recorrido corto?

En general, podemos considerar una distancia de menos de diez kilómetros como un trayecto corto, porque en el tiempo que tardamos en recorrer esa distancia el motor no tiene posibilidad de alcanzar la temperatura de funcionamiento requerida. Este es el motivo por el que se producen desgastes prematuros y daños a largo plazo.

Evite los trayectos cortos

Si el motor no llegar a alcanzar completamente la temperatura de funcionamiento en los motores de gasolina, puede llegar combustible sin quemar hasta el cárter (donde está el aceite) que luego no se evapora, sino que se acumula en el aceite. Esto hace que dicho aceite pierda propiedades de lubricación y proteja menos nuestra mecánica. Por esta razón, es aconsejable realizar el cambio de aceite con más frecuencia de lo recomendado por el fabricante si se realizan recorridos cortos frecuentes.

Cuando la mecánica trabaja en frío también repercute negativamente en el sistema de escape. La condensación no se evapora y favorece la corrosión. El medio ambiente y tu bolsillo también salen perdiendo con los recorridos cortos, porque un motor por debajo de su temperatura de trabajo consume más, lo que también se traduce en mayores emisiones. Además, existe el riesgo de que las bujías se llenen cada vez más de carbonilla, lo que dificultará el arranque del coche y posibles fallos de ignición, haciendo que perdamos potencia y desperdiciemos combustible.

Diésel y trayectos de corto recorrido: una mala combinación

Los viajes cortos son especialmente perjudiciales para los vehículos diésel. Esto se debe, para empezar, a que un diésel necesita más tiempo para calentarse que un motor de gasolina. Además, el filtro de partículas que llevan instalados todos los modelos diésel actuales, es particularmente problemático. Se necesita que los gases de escape consigan que alcance una temperatura de al menos 600 grados Celsius para que se quemen las partículas y el hollín que se acumulan en dicho filtro.

Configura aquí tu coche diésel

Contrariamente a lo que se pueda pensar, si no vas a realizar un viaje largo, no conduzcas tu diésel a altas revoluciones con el motor frío para intentar que el filtro queme los residuos acumulados; no hará otra cosa que empeorar la situación.

Los fabricantes han ideado una posible solución para que los trayectos cortos no sean tan dañinos para el diésel. Mediante unos aditivos, se reduce la temperatura de ignición, por lo que las partículas de hollín se queman a 450 grados centígrados. También hacen que la temperatura se alcance en menos tiempo. Los ecológicos sistemas start-stop en este caso no ayudarían, ya que hacen que la temperatura de los gases de escape sea aún más baja, solo alcanza los 250 grados centígrados. Esto significa que no es posible quemar las partículas, lo que puede provocar la obstrucción del filtro. Los raros modelos híbridos diésel no son tan vulnerables como los de mecánica diésel clásica.

¿Los coches eléctricos son adecuados para viajes cortos?

Si te estás planteando la compra de un coche eléctrico, debes saber que es la mejor opción para hacer trayectos cortos de forma frecuente. El motor de los coches eléctricos funciona de manera óptima desde el principio, ya que no usa aceite que demande una determinada temperatura de funcionamiento y el consumo de energía no es mayor en los recorridos cortos. Lo que sí les afecta negativamente en cuanto al consumo es, por ejemplo, el invierno, pero esto es independiente de la distancia que recorramos.

El arranque en frío

¿Qué sucede realmente cuando el motor arranca en frío? Con un aceite que aún no lubrica como debe, la fricción de los componentes móviles puede conducir a un mayor desgaste o incluso rayado en las superficies. El refrigerante también está a temperatura ambiente en este momento y no puede garantizar la disipación uniforme del calor. Si le exigimos demasiada carga al motor en frío, el desgaste del mismo puede aumentar exponencialmente. Por lo tanto, le recomendamos que conduzca a revoluciones bajas y con poca carga durante los primeros kilómetros, hasta que el motor haya alcanzado su temperatura de funcionamiento. Sin embargo, si solo conduce distancias muy cortas, la mecánica va estar constantemente fuera de la temperatura de trabajo.

¿Cómo se sabe si realmente se está conduciendo distancias demasiado cortas a menudo? Una forma sería comprobar el interior del tapón de aceite, si encontramos una especie de lodo blanco es que el motor ha podido trabajar con una lubricación insuficiente. Otro indicador es cuando la varilla del nivel de aceite desprende un olor a gasolina, ya que esto significa que ha entrado combustible en el cárter de aceite. Si encontramos gotas de agua en la varilla también indican que la condensación no se ha evaporado. En estos casos, deberían realizarse los cambios de aceite en intervalos más cortos de lo recomendado por el fabricante, porque definitivamente el motor ha trabajado demasiado tiempo a baja temperatura, o lo que es lo mismo, se realizaron frecuentemente desplazamientos demasiado cortos.

En resumen, una cosa es cierta: los trayectos cortos y continuos dañan la mecánica del coche. Recomendamos en estos casos, que se asegure de que el automóvil alcance la temperatura óptima de funcionamiento de vez en cuando, que viene indicada en la mayoría de cuadro de instrumentos.

Configura aquí tu coche nuevo

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.