Días carwow: Especial verano Coches en oferta y con entrega inmediata hasta el 30 de junio

Estas son las averías más comunes de los coches eléctricos

Un coche eléctrico tiene muchas menos piezas sometidas a desgaste que un coche de combustión interna. Por tanto, el número de componentes que pueden averiarse se reduce mucho. En cualquier caso, hay elementos sometidos a desgaste y que deben ser reparados o sustituidos con el tiempo. Analizamos cuáles son las averías más comunes en un coche eléctrico.

¿Qué se puede averiar en un coche eléctrico?

Un coche eléctrico, al igual que uno de combustión interna, tiene muchos elementos sometidos a desgaste que pueden averiarse. La parte positiva de los coches eléctricos es que el porcentaje de esas piezas que pueden estropearse es mucho menor que en el caso de un vehículo gasolina o diésel. Las marcas estiman que hay en torno a un 60% menos de componentes que requieren mantenimiento y que, por tanto, puedan ser a posteriori reparados o sustituidos.

En un modelo 100% eléctrico no hay que revisar ni sustituir, componentes como: filtro del aire, aceite del motor y su filtro, bujías, embrague, correa de distribución y tubo de escape. Elementos que, además, tienen por norma general un precio elevado de sustitución o reparación.

Vamos ahora con los elementos que sí habría que revisar o sustituir en un coche eléctrico y que están sometidos a desgaste. Neumáticos, filtro del habitáculo, pastillas, discos y líquidos de freno, dirección, amortiguación, líquido refrigerante, escobillas del limpiaparabrisas y, por supuesto, su batería. A priori son muchos componentes, pero la mayoría tienen una muy larga duración como la dirección o amortiguación y otros tienen menor desgaste en un eléctrico que en un coche de combustión como son los neumáticos y los frenos.

Neumáticos y frenos

Los neumáticos, por ejemplo, pese a ser común con los modelos de combustión, tienen un menor desgaste en los coches eléctricos gracias a la forma en la que el coche entrega el par motor. Las ruedas se desgastan menos gracias a las aceleraciones más progresivas y lineales. Lo mismo pasa con los frenos. En un modelo totalmente eléctrico la frenada regenerativa ayuda a no realizar tantas frenadas bruscas y alargar la vida de los frenos.

Por último, hay que añadir que hay elementos comunes entre ambos coches que tienen el mismo desgaste. Hablamos de todo lo relacionado con el interior, asientos, tapicería u otros elementos como escobillas de los limpiaparabrisas, el propio líquido de este o ciertos aspectos sin un gran coste de mantenimiento. Todo lo relacionado con estos elementos tienen un desgaste principalmente por uso, como el líquido del limpiaparabrisas, o por paso del tiempo como la tapicería.

Batería de un coche eléctrico

El componente más caro de un modelo eléctrico es su batería. Es por tanto la avería más cara que podemos afrontar durante la vida útil de nuestro coche. La parte positiva es que la mayoría de los fabricantes actualmente ofrecen una garantía de 8 años o 160.000 km. La parte negativa es que, una vez finalice esa garantía, la sustitución de la batería puede tener un coste de varios de miles de euros.

No hay un precio exacto del coste de una batería a un particular ya que depende de diversos factores. Hay marcas que han optado por ofrecer un sistema de alquiler de batería en el que el cliente paga una cuota mensual de alquiler a cambio de ofrecer una entrada menor a la hora de comprar el coche.

¿Es más barato mantener un eléctrico?

A modo de conclusión, mantener un coche eléctrico es sin duda más barato. Principalmente porque al tener un menor número de piezas sometidas a desgaste, habrá menores componentes que se puedan averiar. Salvo la batería, el resto de los elementos son comunes a los de un coche de combustión interna.

Cuando compramos un modelo totalmente electrificado, el precio desembolsado de inicio por norma general es más alto que en las versiones homónimas de combustión ya sean gasolina o diésel. Pero pese a un coste inicial mayor, las menores emisiones, el menor gasto de combustible/electricidad o las ventajas de aparcamiento en grandes ciudades y las ayudas a la compra como el Plan MOVES III, provocarán a medio/largo plazo, un ahorro considerable para el usuario. Por norma general, las marcas están estimando que es torno a un 30 y 40% más barato mantener un coche eléctrico.

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.