¿Quieres vender tu coche? Mejor precio garantizado

Cómo y dónde cargar un coche eléctrico

19 de mayo de 2022 de

Si llevamos más de un siglo con coches de combustión y todavía hay dudas de si es mejor echar combustible aquí o allí, imagínate a la hora de cargar un coche eléctrico. Se trata de una tecnología que ya empieza a ser nuestro día a día, pero que no cabe duda de que todavía es algo desconocida para la mayoría de usuarios.

Para complicar un poco más las cosas, la mayoría de los coches eléctricos ofrecen varias alternativas de recarga, incluso con varios tipos de energía eléctrica (monofásica, trifásica o continua). En realidad todo este embrollo de palabras técnicas, cargadores, conectores, enchufes, puntos de recarga… básicamente hablan de lo mismo, electricidad, que es lo único que alimenta el vehículo, y las diferentes alternativas que tenemos para meter esa energía en el coche en lo que varían es en la velocidad con la que se recarga la batería… y el precio que pagamos por esa velocidad.

Dónde podemos cargar un coche eléctrico

Mientras que para rellenar el depósito de gasolina estamos atados a hacerlo en una estación de servicio, hay mucha más variedad de lugares en los que podemos recargar el coche eléctrico, partiendo de que lo podemos hacer en nuestra propia casa, que es lo más recomendable desde el punto de vista del ahorro en la mayoría de los casos.

Para cargar un coche eléctrico tenemos principalmente las siguientes alternativas:

  • En un enchufe doméstico convencional (es lo más lento, pero sirve cualquier enchufe con toma de tierra)
  • En un punto de carga en nuestra propia casa (tipo wallbox o similar)
  • En un punto de carga público (en un centro comercial, en una estación de servicio convencional, en un parking…)
  • En una electrolinera, que son estaciones específicas para coches eléctricos
  • En un supercargador, que suelen estar en las electrolineras.

Cómo cargar un coche eléctrico en casa

Cargar un coche eléctrico en casa es tan sencillo como enchufar un móvil o una plancha y podemos hacerlo en un enchufe convencional o bien instalar un punto de carga en nuestro garaje, que es lo más recomendable por seguridad y por velocidad de carga.

La recarga del coche en nuestra casa es la más recomendable porque es la que sale más barata y la que nos permitirá salir cada día con el “depósito lleno”. Lo habitual es que un coche esté parado en el garaje la mayor parte del día, al menos toda la noche.

Para instalar un punto de carga en una vivienda con un garaje individual es obvio que no hay problemas para instalar un punto de carga para nuestro coche eléctrico, más allá de la dificultad o facilidad para tender la línea de suministro eléctrico desde el contador (que es por donde entra la energía a nuestra casa) hasta el punto de carga.

En el caso de tener que instalar un punto de carga en una plaza de garaje en un parking colectivo, la ley obliga a la comunidad de propietarios a dar los permisos para poder instalar un punto de carga en nuestra plaza. Eso sí, todo el coste de la obra correrá por nuestra cuenta.

¿Cuánto cuesta instalar un punto de recarga en casa?

El coste de la instalación de un punto de carga es muy variable, porque depende de la dificultad y, sobre todo, la distancia que haya desde donde queramos o podamos instalarlo y el contador o acometida de luz de nuestra vivienda. Como referencia, el punto de carga en sí tiene un coste entre 1.000 y 2.000 euros, a los que deberemos sumar alrededor de 150 euros más por cada metro de distancia hasta el contador.

Es muy importante estar al tanto de las posibles ayudas y subvenciones que pueda haber vigentes en nuestra comunidad para la instalación de un punto de recarga para el coche eléctrico. De este modo podemos ahorrar mucho dinero.

¿Puedo cargar un coche eléctrico con un enchufe normal?

Sí, se puede cargar un coche eléctrico en un enchufe doméstico convencional, pero no es lo más recomendable.Los enchufes convencionales admiten una potencia de carga muy baja. El cable de carga que tiene el coche tiene una caja con un sistema de seguridad que limita normalmente la potencia de recarga por debajo de 2 kW para no sobrecargar la línea eléctrica del enchufe.

¿Cuánto tarda en cargar un coche eléctrico en casa?

Dependiendo del tamaño de la batería de nuestro coche eléctrico, el tiempo de carga será el resultado de dividir la capacidad de la batería en kW/h por esos 2 kW. Por ejemplo, un coche eléctrico con una batería de 40 kWh tardaría 20 horas en cargarse a tope si estuviese completamente descargada.

Como te imaginas, este tiempo de recarga no es práctico, por lo que lo normal es instalar un punto de recarga en nuestro garaje (ya sea individual o comunitario), lo que nos permitirá aumentar la potencia de energía que suministramos al coche y reducir el tiempo de carga. Lo recomendable para un coche eléctrico es un punto de carga que admita entre 7 y 11 kW.

Esto dependerá mucho del sistema de carga que admita el coche (si es trifásico o monofásico, potencia del cargador integrado en el vehículo, etc.) pero con un punto de carga monofásico de 7 kW, el coche del ejemplo anterior pasaría a cargarse en algo menos de 6 horas, frente a las 20 horas que tardaba en un enchufe normal.

¿Cómo puedo saber la potencia que necesito para cargar mi coche?

Para saber la potencia que necesitamos para cargar nuestro coche tenemos que tener en cuenta tres cosas principalmente: cuánto aumenta nuestra factura mensual al subir la potencia contratada, cuál es el tamaño (capacidad) de las baterías de nuestro coche y cuánto tiempo suele estar el coche aparcado en el garaje.

No tiene sentido contratar una potencia muy alta si nuestro coche pasa habitualmente 12 horas seguidas aparcado sin usarse, un coche eléctrico ya grande tiene una batería alrededor de los 70 kWh, de modo que con una potencia de 7 kW ya lo cargaría en 10 horas por completo. Hay que buscar un equilibrio entre lo que nos sube el fijo de la factura de la luz y el tiempo que necesitamos para cargar el coche.

Además, hay que tener en consideración que en casa no sólo cargamos el coche, debemos guardar un margen para poder conectar el horno, la lavadora, la televisión… y evitar poner a la vez los consumidores de más potencia.

¿Puedo cargar un coche eléctrico con placas solares?

Sí, podemos usar paneles solares para cargar el coche eléctrico, pero debemos tener en cuenta que lo habitual es que el coche esté parado por la noche, cuando los paneles solares no generan electricidad, por lo que deberemos instalar los paneles con una batería para que luego cuando aparquemos el coche por la noche podamos trasvasar esa energía eléctrica generada por los paneles durante el día al coche durante la noche.

Esta batería aumenta el coste de la instalación de los paneles solares. Por lo general, 6 paneles solares producen alrededor de 2kW de potencia. Como dijimos que lo ideal es tener una potencia de recarga en el entorno de los 7 kW, necesitaremos instalar alrededor de 20 paneles.

Cómo cargar un coche eléctrico en puntos de acceso público

Además de cargar nuestro coche en casa o en un punto de carga privado (en nuestro puesto de trabajo, por ejemplo), también podemos hacerlo en electrolineras, estaciones de servicio con puntos de recarga, en parkigs públicos… incluso hay centros comerciales y compañías que ofrecen puntos de recarga gratuitos.

Poco a poco va habiendo una red de puntos de recarga más numerosa, aunque sigue siendo algo escasa por ahora. La recarga en sí es igual de sencilla que en nuestra casa, basta con enchufar el coche al poste de recarga. Sin embargo, el acceso y el pago de esa recarga a veces se complica, porque muchos de esos puntos de recarga pertenecen a redes y compañías a las que deberemos estar suscritos o, como mínimo, tener su app instalada en el móvil.

Debido a esto, es muy importante consultar antes en un mapa de puntos de recarga cuáles son los que tenemos más a mano y asegurarnos de que podemos usarlos nosotros mediante nuestra app o si tenemos la tarjeta de esa compañía.

Una de las ventajas de recargar el coche eléctrico en estos puntos de recarga públicos, sobre todo en el caso de las electrolineras, es que suelen ofrecer grandes potencias de carga, de modo que en poco tiempo recuperamos mucha autonomía. Lo malo de esto es que, cuanto más rápido recargan, más cara es la tarifa que nos van a aplicar, de modo que deberemos estar seguros de que nuestro coche acepta esas cargas rápidas y que le vamos a sacar partido en tiempo.

¿Cuánto tiempo necesito cargar mi coche en una electrolinera?

Esto depende de la potencia del punto de recarga y de la capacidad de nuestra batería. Lo habitual en las electrolineras es que tengan unas potencias de carga entre 50 y 150 kW.

Si nuestro coche admite esa potencia de carga y tiene una batería con una capacidad de 70 kWh, estaría cargado entre una hora y media o media hora, aunque en el caso de potencias de carga superiores a 100 kW, no podemos cargar la batería más allá del 80% a esa velocidad.

Las baterías de los coches se llenan de una forma parecida a como lo hacemos con una botella de agua. Al principio podemos abrir el grifo a tope para irla llenado rápido, pero a medida que nos acercamos al cuello de la botella tenemos que ir cerrando el grifo y llenándola más lentamente para evitar que se desparrame el agua por fuera. Las baterías de los coches eléctricos, con la tecnología actual, no se pueden cargar en supercargadores a plena potencia hasta el 100%.

¿Cuánto cuesta cargar un coche en una estación de carga?

La pregunta que mucha gente se hace. Cuánto cuesta recargar un coche eléctrico. Las recargas en las estaciones de servicio son más caras que en casa y pagamos en gran medida esa mayor velocidad de recarga. Recargar una batería de 70 kWh en un punto de recarga en el que estaremos conectados una hora y media más o menos, nos costará alrededor de los 60 euros.

Guía sobre carga de coches eléctricos

Por desgracia, la recarga de los coches eléctricos no está muy estandarizada y hay varias alternativas. Existen modelos que cargan con corriente alterna monofásica, otros que admiten también corriente trifásica y otros que incluso aceptan cargas ultra rápidas con corriente directa o continua.

Para evitar errores, los enchufes de corriente continua y de corriente alterna son diferentes, pero también hay diferentes tipos de conectores en los de corriente alterna, aunque en Europa el más extendido es el conocido como tipo Menekes (o Tipo 2), pero existen varios formatos, como veremos a continuación.

Modos de carga de vehículos eléctricos

Existen 4 modos de recarga del vehículo eléctrico, diferenciados principalmente por el rango de potencias de suministro y, por lo tanto, la velocidad de recarga:

  • Modo 1: es el modo más lento, conocido como recarga de emergencia y es el que usamos al conectar el vehículo a un enchufe convencional tipo schuko.
  • Modo 2: es un modo de carga normal con potencias de hasta 3,7 kW con corriente monofásica alterna.
  • Modo 3: es un modo de carga semi rápido, con potencias entre 7,1 y 22 kW normalmente. Se realiza con corriente alterna monofásica o trifásica.
  • Modo 4: modo de recarga ultra rápido, con potencias entre 50 y 300 kW, con corriente directa o continua.

Tipos de conectores y cargadores eléctricos

Cada tipo de recarga requiere de uno o varios tipos de conectores para cargar los coches eléctricos. En la actualidad existen principalmente los siguientes tipos de enchufes:

  • Enchufe Schuko: sirve para lo que se conoce como recargas de emergencia. Es un cable que permite conectar el cargador integrado en el coche con cualquier enchufe doméstico que disponga de toma de tierra. Es el más universal, pero también el más lento.
  • Enchufe Tipo 1: su nombre técnico es SAE J1772, es un tipo de conector muy extendido en Japón. Es el más habitual en los primeros modelos eléctricos. Tiene cinco bornes, dos de comunicación con el vehículo, fase, neutro y toma de tierra. Sólo admite cargas con corriente alterna monofásica.
  • Enchufe Tipo 2: más conocido como Menekes, es el estándar más habitual en Europa. Dispone de 7 bornes de los cuales dos son de comunicación, tres para las fases, un neutro y una toma de tierra. Esto le permite admitir cargas tanto con corriente alterna monofásica como con alterna trifásica.
  • Enchufe Tipo 3: conocido como Scame, está en desuso en la actualidad al ser desestimado en Europa, donde fue el Tipo 2 o Menekes el elegido como estándar.
  • Enchufe CHADEMO: cuenta con 10 bornes, lo que le permite servir tanto para cargas con corriente alterna (monofásica y trifásica) o con corriente continua. Es un estándar japonés, pero varios fabricantes europeos también lo utilizan.
  • Enchufe CCS: conocido como Combo 2, este tipo de enchufe es el que Europa y EE.UU. han tomado como estándar. Permite las recargas en modos 2,3 y 4 con una sola toma. Es una especie de Menekes al que se le añaden dos bornes más de gran tamaño en la parte inferior que son los que se utilizan en las recargas rápidas con corriente continua.
  • Cargadores inalámbricos: no muy extendidos, es probable que se acaben por imponer los cargadores por inducción inalámbricos para coches eléctricos, funcionan mediante inducción.

Tipos de recarga de vehículos eléctricos

Como hemos visto hasta ahora, existen varias formas de cargar el coche eléctrico y principalmente se diferencian en la potencia de energía que suministramos y el tiempo que tardamos en cargar las baterías.

Para una misma potencia de recarga, será el tamaño de la batería (su capacidad) lo que va a determinar el tiempo de recarga del coche eléctrico y su autonomía.

Teniendo en cuenta la velocidad de recarga de las baterías, en los coches eléctricos tenemos los siguientes tipos de recarga:

  • Recarga convencional: con potencias entre 1 y 3,7 kW, con corriente alterna monofásica.
  • Recarga semi-rapida: con potencias entre 7,4 y 50 kW, con corriente alterna monofásica o trifásica.
  • Recarga rápida: con potencias por encima de 50 kW, siempre con corriente contínua.

Configura aquí tu coche eléctrico

Suscríbete al Newsletter Editorial de carwow introduciendo tu email a continuación para recibir actualizaciones con nuestros últimos vídeos, opiniones, noticias y publicaciones de blog.

Podrás darte de baja de estos emails cuando quieras. Una vez te suscribas, estás consintiendo los Términos y Condiciones así como accediendo a nuestra Política de Privacidad.