Fiat se pasa al eléctrico con la nueva generación del 500

Nuevo Fiat 500 2020

Uno de los iconos de Fiat se renueva, el Fiat 500 estrena por fin una nueva generación con cambios muy significativos, el más destacado es sin duda el abandono de los motores de combustión y la apuesta total por la tecnología eléctrica.

Sólo hay una motorización 100% eléctrica con etiqueta CERO, es un propulsor de 118 CV y una batería de 42 kWh que ofrece una autonomía WLTP de 320 kilómetros. El modelo estrena una plataforma completamente nueva, aunque el aspecto estético es muy similar al de la anterior generación.

Hoy repasamos toda la información disponible para este nuevo modelo, que está llamado a competir con otros modelos de reciente incorporación, como el Honda-e, el Seat Mii electric, el Skoda Citigo iV o el Volkswagen e-Up.

Solo con motor eléctrico

Esta es sin duda la gran novedad de esta tercera generación del Fiat 500. El pequeño urbano italiano abandona totalmente las versiones de combustión. De esta manera el modelo obtiene únicamente la etiqueta CERO de la DGT.

La única motorización disponible actualmente es un propulsor completamente eléctrico que desarrolla una potencia de 87 kW, o lo que es lo mismo 118 CV. Con esta potencia puede acelerar de 0 a 100 km/h en 9 segundos y la velocidad máxima está limitada a 150 km/h.

La batería, que se ubica bajo el habitáculo, lo que ayuda a mantener el centro de gravedad bajo, tiene una capacidad de 42 kWh. Esto se traduce en una autonomía, según el ciclo de homologación WLTP de 320 kilómetros.

En cuanto a los tiempos de carga, Fiat asegura que el nuevo Fiat 500 soporta cargas de hasta 85 kW. El modelo también compatible con carga continua además de alterna e incorpora cables de modo 2 y 3 para cargadores de hasta 11 kW.

Como buen modelo eléctrico, el nuevo Fiat 500 incorpora tres modos de conducción denominados Normal, Range y Sherpa. Es más curioso es este último, puesto que limita la velocidad máxima del coche a 80 km/h para maximizar al máximo la autonomía.

De momento, desconocemos si cuenta con varios niveles de retención para ajusta la recuperación de energía en las deceleraciones, sin embargo, Fiat asegura que el coche se podrá conducir prácticamente utilizando sólo un pedal debido a la fuerte recuperación de energía al dejar de acelerar.

En comparación con algunos de sus rivales, la autonomía del Fiat 500 está en la media o incluso por encima de ella, por ejemplo un Seat Mii electric nos ofrece 259 kilómetros, aunque esta cifra puede verse incrementada en conducción urbana por las constantes deceleraciones.

Nuevas medidas y diseño

Como ya hemos mencionado, este Fiat 500 se asemeja mucho estéticamente a la anterior generación, que ha estado en el mercado durante más de diez años. Sin embargo, cuando sacamos el metro nos percatamos de que ahora emplea una plataforma completamente nueva, sin duda una buena noticia.

El nuevo Fiat 500 mide 3,63 metros de largo y 1,68 m de ancho, de momento desconocemos la altura total. El crecimiento es de seis centímetros tanto a lo largo como a lo ancho en comparación con la anterior generación.

También se incrementa la batalla, o lo que es lo mismo, la distancia entre ejes. Esta cota ahora alcanza os 2,32 metros, unos dos centímetros más que su predecesor. Mejoras que nos permiten adelantar una mejoría ligera en cuanto a habitabilidad y capacidad de carga.

En comparación con otros modelos del segmento, el Fiat 500 sigue siendo más bien pequeño, por ejemplo, un Mitsubishi Space Star le supera con 3,84 m de longitud. Otros sin embargo se quedan por debajo, es el caso del Seat Mii que se para en los 3,55 metros de largo.

En el apartado estético los cambios son más bien discretos y es que la imagen del Fiat 500 es uno de sus mejores argumentos de compra, por lo que variarla en exceso pondría en peligro la receta de este urbano superventas.

Todas las líneas homenajean claramente al ‘Cinquecento’ original que hizo su debut en el año 1957, apenas encontramos rectas y las curvas imponen la curiosa y reconocible silueta de este modelo, que se mantiene con su carrocería de tres puertas.

El punto más fácil para distinguir esta nueva generación del Fiat 500 son sús ópticas, especialmente las delanteras. Ahora los faros superiores se combinan con el capó, aunque mantienen su tradicional forma ovalada.

Desde el inicio de la comercialización se ofrece la carrocería cabrio que se puede ver en las imágenes. No se trata de un descapotable pleno, los pilares laterales son permanentes, pero el techo es de lona y retráctil, otro de los grandes reclamos que ya ofrecía el Fiat 500 en su anterior generación.

El último rasgo que más nos llama la atención es la desaparición del logo de Fiat en la calandra frontal. El emblema es sustituido por el propio nombre del modelo, una clara muestra de que el fabricante italiano está muy orgulloso del pequeño 500. Aun así, en la parte trasera sí podemos encontrar el emblema de Fiat sobre el portón del maletero.

Interior actualizado

El último punto en el que nos detenemos es el interior, puesto que a pesar de que todavía no conocemos muchos de sus detalles, si podemos adelantar enormemente en comparación con el habitáculo de su predecesor.

Lo que más destaca es la gran pantalla táctil que corona el salpicadero, previsiblemente su tamaño se reducirá en las versiones más asequibles, pero cualquier cambio es mejor que el sistema de infoentretenimiento que incorporaba el anterior Fiat 500.

La instrumentación, como no podía ser de otra manera, también se ofrece de manera digital, lo que de nuevo hace que e interior del Fiat 500 gane muchos puntos, tanto estéticos como funcionales.

Otro ausencia que nos llama la atención es la del pomo de cambio, por debajo de la climatización se colocan cuatro grandes teclas ‘P’, ‘R’ , ‘N’ y ‘D’ que nos permiten actuar sobre la transmisión, ya que como buen modelo eléctrico, el nuevo Fiat 500 no tiene caja de cambios.

El Fiat 500 frente a sus rivales

Tal y como hemos señalado de forma previa, el Fiat 500 pertenece a la categoría conocida como segmento A o coches muy pequeños con un enfoque muy urbano.

Se trata de un segmento que cada vez tiene un mayor número de modelos electrificados. Son muchas las marcas que deciden que esta categoría tiene que ser 100% electrificada, ya que es la única manera de bajar las emisiones.

Por ello para situar al nuevo Fiat 500 eléctrico vamos a compararle con todos los competidores que conocemos hasta ahora, no solo de su categoría sino también de otros segmentos superiores, ya sea utilitarios o compactos. Son los siguientes:

Modelo/versión Potencia Batería Autonomía PVP (desde)
Seat Mii electric 83 CV 36,8 kWh 260 km 21.230 €
Renault ZOE 110 CV 40 kWh 300 km 25.800 €
Opel Corsa-e 136 CV 50 kWh 330 km 29.900 €
Volkswagen ID.3 126 CV 50 kWh 330 km 29.950 €
Peugeot e-208 136 CV 50 kWh 340 km 32.100 €
Mini eléctrico 184 CV 32,6 kWh 234 km 33.950 €
Honda-e 136 CV 35 kWh 222 km 34.800 €
Fiat 500 eléctrico 118 CV 42 kWh 320 km 37.900 €

Conclusión

Pues la mejor conclusión para terminar de analizar el Fiat 500 es la tabla anterior. Y no podemos decir otras cosa que, al menos en esta versión primera de lanzamiento, el Fiat 500 está posicionado como un modelo con un precio muy elevado. Por tanto habrá que esperar un poco para ver cómo evoluciona.

Además, por ello, también es bueno saber que todos aquellos que busquen un urbano pequeño y de combustión, ahora quizás sea un buen momento para hacerse con el Fiat 500 actual, un coche que se puede encontrar en carwow desde 14.750 euros, cifra a la que hay que restar cerca de 2.525 euros.