¿Qué son los microhíbridos? ¿Por qué reciben la etiqueta ECO?

Un motor en auge

Recientemente la industria de la automoción está teniendo una notable polémica. Hablamos de la etiquetas de la Dirección General de Tráfico. 

Son los distintivos ambientales que otorga este organismo a los diferentes coches en función de su potencial contaminante. Unas pegatinas que se colocan en el parabrisas del coche (mientras que la DGT sólo recomienda su uso, en ciudades como Madrid son obligatorias).

De esta manera, todos los coches que existen en el parque automovilístico español y, sobre todo,  los que se ponen a la venta como vehículo nuevo tienen un distintivo ambiental que les clasifica. 

Hablamos de las etiquetas C (la más común actualmente y destinada a los coches de gasolina o diésel convencionales), la etiqueta ECO (que le permite acceder a lugares con restricciones) y la etiqueta CERO (destinada sólo a los eléctricos y los híbridos enchufables).

De estas etiquetas, la más llamativa e interesante es la etiqueta ECO. Se trata de coches convencionales (es decir no hay que hacer la gran inversión de adquirir un eléctrico o un híbrido enchufable) pero que reciben esta etiqueta porque tienen un sistema de propulsión microhíbrido, híbrido o de gas (ya sea GLP o GNC).

De todos ellos, el sistema más polémico y que ha generado más controversia en los últimos meses es el que incorporan los microhíbridos, también llamados híbridos ligeros. Y decimos que han generado mucho de qué hablar puesto que el número de microhíbridos ha crecido de forma exponencial en los últimos meses. 

Por este motivo, en este reportaje trataremos de entender esta tecnología y saber qué modelos existen.

¿Qué son los microhíbridos?

Los coches microhíbridos son aquellos que combinan un motor térmico (ya sea de gasolina o diésel) con un conjunto de componentes eléctricos. Según afirma Hyundai, una de las marcas que ha introducido esta tecnología en los últimos meses: “emplea como base una batería de 48 voltios y pequeña capacidad, un sistema generador, un motor de arranque y un convertidor”.

Este sistema, por tanto, lo que hace es recuperar la energía cinética en la fase de deceleración y frenado. Y también apoya al motor de combustión interna, principalmente en los momentos de una fuerte aceleración. 

De esta manera, lo que apreciamos cuando estamos al volante de un microhíbrido es que cuando circulamos en ciudad y levantamos el pie del acelerador a baja velocidad, comprobaremos que el motor del coche se para y circularemos los últimos metros en ‘modo a vela’. Esto se traduce en un mayor confort de marcha y también en un menor consumo.

Además, los períodos en los que el coche entra en modo Start/stop son más largos, gracias a la introducción del sistema microhíbrido. Y también el arranque de nuevo del motor se realiza de forma más suave.

Además, los microhíbridos también funcionan si en un momento puntual pedimos una mayor demanda de potencia al motor. De esta manera, el generador eléctrico apoyará al motor térmico ofreciendo toda su potencia. En este último paso el conductor no apreciará nada y salvo que visualice la gestión del motor en el cuadro de instrumentos no sabrá si entra o no el motor eléctrico en funcionamiento.

¿Son iguales que los híbridos?

No. De hecho y aunque se les llame microhíbridos, en realidad su funcionamiento no es el mismo que los híbridos. Entre otras cosas porque en los híbridos, un motor eléctrico –alimentado por una batería- se encarga de propulsar el vehículo.

En los microhíbridos, en cambio, esto no ocurre así, ya que el motor eléctrico en ningún momento propulsa al vehículo. Sí le ayuda, pero no le empuja. Esta es la principal diferencia por la que el híbrido sí puede circular en modo eléctrico y un microhíbrido no puede hacerlo.

¿Qué coches hay microhíbridos?

Pues sin duda la oferta es muy elevada. Principalmente han sido las marcas alemanas las que han apostado fuertemente por esta tecnología. Por ejemplo, sólo entre Mercedes y Audi ya ofrecen cerca de 20 modelos con etiqueta ECO en el mercado. Esto significa, por tanto que una gran parte de su gama cuenta con estos motores.

Comenzando por las marcas generalistas, una de las primeras marcas que cuenta con modelos microhíbridos es Hyundai. La firma coreana ha incluido esta tecnología en el Tucson, en sus dos motores diésel.

De esta manera, tanto el 1.6 CRDi de 136 CV como el 2.0 CRDi de 184 CV disponen de esta tecnología que les permite tener la etiqueta ECO. Asimismo, desde la firma coreana esperan contar con más modelos en su gama a lo largo del año.

Otra firma que también ofrece estos motores microhíbridos es KIA. Esta marca coreana (que también pertenece al grupo de Hyundai) a día de hoy dispone del Sportage como principal modelo microhíbrido y con etiqueta ECO. Además, KIA también incorporará versiones microhíbridas en el próximo XCeed y en el Ceed para finales de año o principios del año que viene.

Continuando con marcas generalistas también ha apostado por esta tecnología Suzuki. La firma japonesa ofrece el Ignis y el Swift con versiones microhíbridas y etiqueta ECO.

También Mazda es un fabricante de modelos con tecnología híbrida y etiqueta ECO. En concreto, lo hemos podido ver en el último lanzamiento de la marca, el Mazda3 y también se espera que lo incorpore el próximo Mazda CX30.

No obstante como decíamos anteriormente son los alemanes premium (salvo BMW, que no apuesta por esta tecnología) los reyes de la tecnología microhíbrida y la etiqueta ECO.

En este sentido Audi ofrece el A4, A5 Coupé, A5 Sportback, A6, S6, A8 y los todocaminos Q5, Q7 y Q8.

Y Mercedes por su parte cuenta con el AMG GT Coupé, Clase C, toda la Clase E y los todocaminos GLE y el coupé CLS.

Sin duda, una amplia tecnología que hoy por hoy está todavía en manos de firmas premium y fabricantes asiáticos pero que, con el paso del tiempo, se extenderá a todavía un mayor número de coches.

Puedes configurar muchos de estos vehículos en la web de carwow para aprovechar nuestros descuentos y disfrutar de estos modelos más ecológicos.