Automáticos

Los coches automáticos son indiscutiblemente más cómodos de conducir que los manuales, ya que no se tiene la necesidad constante de cambiar de marchas. Muchos consumidores prefieren esta opción debido a la holgura a la hora de la conducción, concretamente en un entorno urbano, donde las paradas y los arranques son continuos. Otras grandes ventajas de una mecánica automática son que la transmisión se deteriora menos con el paso de los años o que el consumo de combustible es de menor gasto.

Existen coches automáticos que generan grandes beneficios a la hora de conducirlos, concretamente por la comodidad que ofrecen y el poco gasto que producen en el combustible. Una opción cada vez más preferida por los consumidores que quieren ahorrar todo lo posible en el consumo.

1
Peugeot
508

El Peugeot 508 parte como buque insignia de la marca francesa. Se ha diseñado con curvas sobrias y asombra con sus 4,83 metros de longitud. Con una potencia de 130 CV y un consumo de 3,8 l/100 km, el 508 es sin lugar a dudas la opción más ágil de Peugeot y una apuesta magnífica para conquistar el asfalto con su excelente dirección y motor.

2
Ford

El Ford Mondeo es la berlina favorita de la marca norteamericana y busca revolucionar el mercado del motor. Aporta notables novedades tecnológicas, así como más espacio y acabados especiales. Con una potencia de 150 CV y un consumo de 5,4 l/100 km, el Ford Mondeo busca dejar boquiabiertos hasta a los más exigentes.

3
SEAT

Desde su llegada en 2016 al mercado del motor, el Seat Ateca ha cosechado un gran éxito. Es un coche fiable con unas dimensiones acordes a un vehículo de su segmento. Con una potencia de 115 CV y un consumo de 4,5 l/100 km, el Ateca es una de las mejores opciones del mercado.

4
Toyota

El C-HR se ha acomodado en el segmento de los SUV subcompactos y se ha consolidado como el vehículo híbrido más vendido. Presenta un diseño cuidado al detalle, un habitáculo sorprendentemente holgado, así como un maletero de gran tamaño. Con una potencia de 122 CV y un consumo de 3,8 l/100 km, el Toyota C-HR no puede dejar de estar entre la selección de los mejores coches automáticos del mercado.

5

El Grandland X nace como una interesante alternativa dentro de los SUV por su gran habitáculo interior, amplio maletero y posibilidades de equipamiento. Cuenta con la última tecnología en equipamiento y seguridad, incluyendo faros led inteligentes, control de crucero adaptativo y más de 500 litros de maletero. Con una potencia de 130 CV y un consumo de 5,1 l/100 km, el Opel Grandland X se sitúa como una de las mejores opciones.

La comodidad de los coches automáticos es indiscutible y si se suma un tamaño pequeño, se convierten en un formato perfecto en la conducción urbana.

1
SEAT

El Ibiza es, sin lugar a dudas, un modelo que se considera eterno. Siendo el coche más vendido en España, ha vuelto en una nueva generación más deportiva que nunca con un motor de 115 CV y un consumo de 4,9 l/100 Km. Además de unas prestaciones inigualables para un vehículo de sus dimensiones, el Seat Ibiza ofrece características excepcionales que lo posicionan como una de las mejores opciones.

2
KIA

El revolucionario Picanto ofrece un acabado muy deportivo con una tecnología de serie sorprendente. Mantiene las señas de identidad de la anterior generación y responde a su vez a la creciente tendencia de modelos de cinco puertas. Con una potencia de 67 CV y un consumo de 5 l/100 km, merece estar en el ranking como mejor coche automático pequeño.

3
Opel

El icono de la marca del rayo es una de las opciones favoritas desde hace años. Su versatilidad se suma a un consumo de 5,6 l/100 km y a una potencia exquisita de 100 CV, que responde perfectamente tanto en ciudad como en carretera. El Opel Corsa presenta un estilo moderno y estiloso y ofrece espacio para cuatro adultos.

4
Peugeot
108

El 108 es el resultado de la apuesta de Peugeot por los coches de ciudad. Considerado el urbanita de la marca francesa, el nuevo 108 ha sido rediseñado e incluye cambios significativos tanto en su interior como en su exterior. Con una potencia de 72 CV, un consumo de 4,1 l/100 km y un precio muy competitivo, el nuevo Peugeot 108 se convierte en una muy buena opción.

5
Citroën
C1

El clásico y más versátil modelo de Citroën cuenta con una conducción perfecta para moverse a la perfección por la ciudad y unos acabados muy variados para los más exigentes. Con una potencia de 72 CV y un consumo de 3,7 l/100 km se posiciona como una buenísima opción.

Los consumidores de vehículos SUV son cada vez más y ya no solo buscan la comodidad de un coche práctico que pueda recorrer todo tipo de terrenos, sino también una manejabilidad más accesible por medio de una caja automática.

1
SEAT

Desde su llegada en 2016 al mercado del motor, el Seat Ateca ha cosechado un gran éxito. Es un coche fiable con unas dimensiones acordes a un vehículo de su segmento. Con una potencia de 115 CV y un consumo de 4,5 l/100 km, el Ateca es una de las mejores opciones del mercado.

2
KIA

Desde su lanzamiento ha cosechado críticas excelentes y se ha convertido en un modelo emblemático para la marca coreana. La nueva versión presenta un aspecto más deportivo y modificaciones en el habitáculo. Además, ha vuelto con un motor de 132 CV y un consumo de 6,8 l/100 km.

3
Peugeot

El Peugeot 3008 es uno de los SUV más atrevidos del momento y uno de los más modernos y arriesgados. El i-cockpit de Peugeot adquiere una nueva dimensión en este coche y ofrece una variedad de motores, así como la posibilidad de acoplar una caja de cambios manual o automática por convertidor de par EAT6. Con un motor de 130 CV y un consumo de 5,3 l/100 km, el Peugeot 3008 se ha convertido en todo un acierto por parte de la marca del león.

4
Citroën

El C5 Aircross de Citroën es un SUV diferente a los demás. Apuesta por el diseño desenfadado, una completa dotación y un interior versátil. Cuenta con una buena relación calidad-precio y un planteamiento familiar, espacioso y práctico como pocos rivales. Cuenta con un motor de 131 CV y un consumo de 5,2 l/100 km.

5
Toyota

El C-HR se ha acomodado en el segmento de los SUV subcompactos y se ha consolidado como el vehículo híbrido más vendido. Presenta un diseño cuidado al detalle, un habitáculo sorprendentemente holgado, así como un maletero de gran tamaño. Con una potencia de 122 CV y un consumo de 3,8 l/100 km, el Toyota C-HR no puede dejar de estar entre la selección de los mejores coches automáticos del mercado.

El consumo de un vehículo es un factor a tener muy en cuenta. La facilidad de un coche automático mezclado con un combustible ecológico es una opción perfecta para poder ahorrar en el consumo.

1
Toyota

El RAV4 es el todoterreno sensación del mercado, en parte por ser el precusor de la era SUV. Cuenta con materiales de muy buena calidad, un diseño sobrio y un espacio muy bien distribuido. Gracias a su potente motor híbrido de 218 CV y un consumo de 4,6 l/100 Km, no deja dudas sobre su ahorro.

2
KIA

KIA se dio a conocer gracias a este modelo y a lo largo de los años ha dejado huella. Con la posibilidad de conducirlo automáticamente y con su motor de 140 CV diésel, ofrece un consumo de 4,3 l/100 Km. Actualmente es un coche más tecnológico y cuenta materiales de alta calidad.

3
SEAT

Emblemático modelo de la marca Seat, que en su nueva generación cuenta con multitud de acabados y un diseño inmejorable. El habitáculo se presenta más amplio gracias a los centímetros ganados entre los ejes y cuenta con un maletero de 400 litros, uno de los más grandes en su segmento compacto. Puede configurarse con un motor de 150 CV diésel que consume 4,4 l/100 Km.

4
Citroën

La multiusos Berlingo siempre ha sido una de las favoritas para todo tipo de consumidores. Cuenta con dos longitudes y es muy personalizable. El nuevo Citroën Berlingo nos presenta un parabrisas adelantado, un frontal alto y corto, así como unos faros antiniebla con unos bordes redondeados. Su motor de 130 CV diésel tiene un consumo de 4,1 l/100 Km, por lo que ofrece un rendimiento magnífico.

5
Peugeot
308

Peugeot ha renovado toda su gama convirtiendo a modelos como el 308 en una opción muy atractiva gracias a su diseño deportivo y un potente motor diésel de 130 CV con un consumo sorprendente de 3,6 l/100 Km. Tiene un diseño moderno y atractivo, y cuenta con una terminación deportiva GT para las mecánicas más sencillas.

Si algo se busca en un coche familiar es la comodidad, no solo en el espacio interior, sino también en la conducción. Y es por eso que cada vez se demandan más vehículos familiares de transmisión automática. En esta lista encontrarás los favoritos de carwow.

Toyota ha relanzado la familia Corolla y ha creado este modelo exclusivo con orientación familiar para captar la atención de los consumidores que busquen un motor híbrido. El fabricante ha dado especial importancia a los avances tecnológicos y al confort. Con un motor de 180 CV y un consumo de 3,9 l/100 Km, el nuevo Toyota Corolla se posiciona como una de las mejores opciones.

2
Hyundai

La gran monovolumen de Hyundai reaparece con un nuevo diseño, una gama mecánica mejorada, y una dotación tecnológica envidiable. Con una potencia de 136 CV y un consumo de 8,4 l/100 km, la Hyundai H-1 Travel supone una opción realmente interesante.

3
Ford

Una de las joyas de la firma norteamericana. El S-Max es un modelo que lo tiene todo: espacio, tecnología, seguridad, potencia y un consumo bajo. Con una potencia de 150 CV y un consumo de 5 l/100 km, el Ford S-Max es una opción más que acertada.

Dentro de la gama familiar de Opel, el Insignia Sports Tourer da la nota por sus grandes características. Con un gran pack de tecnología y seguridad, y un espacio interior muy amplio, es una opción fantástica como vehículo familiar. Sin olvidar su motor diésel de 170 CV con consumo 5,6 l/100 km.

5
SEAT

Considerado desde siempre como la opción favorita de SEAT para las familias. Sigue sus propios pasos y reaparece en una gran versión, con más espacio y seguridad. Con un motor de 150 CV y un consumo de 7 l/100 km, el Alhambra se posiciona como una opción acertada.

FAQs

Un vehículo automático tiene una caja de cambios que varía las velocidades por sí misma, en lugar de una caja de cambios manual que necesita de la palanca de cambios y el embrague. Los coches automáticos tienen más sentido en un entorno urbano, donde puede resultar tedioso cambiar de marchas constantemente y pisar el pedal del embrague, sobre todo si estás en un atasco. En carretera también tienen beneficios, ya que no utilizan tantos engranajes y reducen el consumo de combustible. La principal desventaja de las cajas de cambios automáticas es que son más caras que un manual, por lo que es importante considerar cuál va a ser el uso del vehículo.
Para arrancar un coche automático normalmente se debe poner el selector de marchas en el "P" (Aparcar) y mantener el pie en el freno. Una vez el motor esté en marcha, hay que mover el selector de marchas a la posición "D" (Conducir) hacia adelante. Si lo que se quiere es dar marcha atrás, el selector debe estar en la posición "R" (Retroceder). La mayoría de los coches automáticos vienen con un modo "S", (Sport), que se recomienda usar cuando no se tiene intención de volver a utilizar el selector en un rato largo como por ejemplo cuando se va por autopista, consiguiendo que la velocidad sea mayor. La desventaja de usar el modo Sport es que gasta más combustible de lo normal.
DSG es una caja de cambios que fue diseñada por Volkswagen para ofrecer las mejores partes de una caja manual y una automática. Desde entonces, otros fabricantes ya han lanzado sus propias versiones a partir de la misma DSG. La transmisión de engranajes DSG tiene dos embragues, por lo que se puede preseleccionar la próxima marcha, algo que ayuda a reducir los tiempos de cambio y hace que el automóvil acelere más rápido que uno con una caja manual o automática convencional. Los más aficionados a conducir de forma automática prefieren las cajas de cambios DSG porque los cambios rápidos hacen sentir más gratificación al volante y porque los engranajes generalmente se pueden seleccionar usando las levas de detrás del volante. Sin embargo, la caja de cambios DSG tiene algunas desventajas, como por ejemplo que cuestan más que una caja de cambios manual o que pueden ser un poco bruscas a bajas velocidades, lo que dificulta especialmente el estacionamiento.